G-20: apro­ve­char la pre­si­den­cia de Chi­na,

Se ne­ce­si­ta una re­for­ma del sis­te­ma mo­ne­ta­rio mun­dial que re­va­lúe rol del dó­lar y el pa­pel que po­drían desem­pe­ñar los SDR o DEG.

Pulso - - Front Page - por Jo­sé An­to­nio Ocam­po

Es­to sub­ra­ya otra fuen­te de in­cer­ti­dum­bre: los ti­pos de cam­bio. Las prin­ci­pa­les mo­ne­das han te­ni­do pro­ble­mas en los úl­ti­mos años: el eu­ro su­frió una im­por­tan­te ba­ja en 20142015, el dó­lar es­ta­dou­ni­den­se ba­jó des­pués de que la Re­ser­va Federal die­ra se­ña­les de que­rer pos­ter­gar el au­men­to de sus ti­pos y aho­ra la li­bra bri­tá­ni­ca ha caí­do por la in­cer­ti­dum­bre tras el re­fe­ren­do del Bre­xit. In­clu­so ha ha­bi­do quie­nes han plan­tea­do sos­pe­chas de que exis­te una de­va­lua­ción com­pe­ti­ti­va.

En tiem­pos en que los cam­bios en la política de un país re­per­cu­ten en to­da la eco­no­mía glo­bal, po­dría ser vi­tal for­ta­le­cer la coope­ra­ción pa­ra me­jo­rar la es­ta­bi­li­dad ge­ne­ral. Y, de he­cho, en cier­ta me­di­da los lí­de­res mun­dia­les han re­co­no­ci­do es­te im­pe­ra­ti­vo.

Des­de el ini­cio de la cri­sis fi­nan­cie­ra mun­dial en 2008, se han em­pren­di­do mu­chas ini­cia­ti­vas pa­ra re­for­zar la coope­ra­ción ma­cro­eco­nó­mi­ca. Por ejem­plo, el G-20 lan­zó el “Pro­ce­so de eva­lua­ción mu­tua”, por el cual se eva­lúa a los paí­ses miem­bros si­guien­do in­di­ca­do­res acor­da­dos en co­mún. Tam­bién ha me­jo­ra­do la su­per­vi­sión de las po­lí­ti­cas ma­cro­eco­nó­mi­cas por par­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, con la im­ple­men­ta­ción de un nue­vo con­jun­to de he­rra­mien­tas de su­per­vi­sión mul­ti­la­te­ral cen­tra­das en las eco­no­mías prin­ci­pa­les. Se ha di­cho que es­tas re­for­mas cons­ti­tu­yen el sis­te­ma de coope­ra- ción ma­cro­eco­nó­mi­ca mul­ti­la­te­ral más ela­bo­ra­do de la his­to­ria.

Y, aun así, al G-20 le re­sul­ta ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil cum­plir el ob­je­ti­vo acor­da­do en 2009 de “ac­tuar en con­jun­to pa­ra ge­ne­rar un cre­ci­mien­to glo­bal só­li­do, sos­te­ni­ble y equi­li­bra­do”. En­tre los obs­tácu­los más im­por­tan­tes se en­cuen­tra la in­ca­pa­ci­dad de mo­ti­var a al­gu­nas eco­no­mías en su­pe­rá­vit a im­pul­sar po­lí­ti­cas de es­tí­mu­lo del cre­ci­mien­to pa­ra com­pen­sar los efec­tos re­ce­si­vos del ajus­te en los paí­ses de­fi­ci­ta­rios. ha­cer ma­yor uso de la úni­ca mo­ne­da glo­bal que se ha crea­do has­ta hoy: los De­re­chos Es­pe­cia­les de Gi­ro (SDR o DEG) del FMI? Si se es­ta­ble­cie­ra co­mo mo­ne­da de re­ser­va mun­dial prin­ci­pal se lo­gra­rían mu­chos be­ne­fi­cios de lar­go al­can­ce. To­dos los paí­ses (no so­lo las prin­ci­pa­les po­ten­cias eco­nó­mi­cas) dis­fru­ta­rían de “se­ño­rea­je” o las uti­li­da­des que apor­ta­ra la emi­sión de mo­ne­da. Más aún, co­mo su­gi­rie­ra el eco­no­mis­ta del FMI Jac­ques Po­lak, el FMI po­dría fi­nan­ciar sus pro­gra­mas emi­tien­do DEG, eli­mi­nan­do así las en­go­rro­sas ne­go­cia­cio­nes pa­ra ase­gu­rar cré­di­tos o ele­var las cuo­tas de los miem­bros. Asi­mis­mo, los DEG po­drían apo­yar el desa­rro­llo: por ejem­plo, se los po­dría asig­nar en ma­yo­res pro­por­cio­nes a los paí­ses en desa­rro­llo, que tie­nen ma­yor de­man­da de re­ser­vas en mo­ne­da ex­tran­je­ra.

La pre­si­den­cia chi­na del G-20 po­dría ser el im­pul­so ne­ce­sa­rio pa­ra es­te cam­bio. Zhou Xiao­chuan, go­ber­na­dor del Ban­co Po­pu­lar de Chi­na, fue de los pri­me­ros en cues­tio­nar el pa­pel del dó­lar ha­ce unos sie­te años, y Chi­na ha tra­ba­ja­do con cons­tan­cia pa­ra in­ter­na­cio­na­li­zar el ren­min­bi, lo­gran­do que en 2015 la jun­ta del FMI acep­ta­ra aña­dir­lo a la ca­nas­ta de mo­ne­das in­ter­na­cio­na­les que de­ter­mi­na el va­lor de los DEG.

Más allá de su ma­yor uso en los pro­gra­mas del FMI, los go­bier­nos po­drían emi­tir bo­nos de­no­mi­na­dos en DEG. Ade­más, los ban­cos pri­va­dos po­drían au­men­tar el uso de es­ta uni­dad mo­ne­ta­ria, tal co­mo al­gu­nos ban­cos eu­ro­peos hi­cie­ron uso de la lla­ma­da Uni­dad Mo­ne­ta­ria Eu­ro­pea que ayu­dó a pa­vi­men­tar el ca­mino pa­ra el eu­ro.

La cum­bre del G-20 en Chi­na es una opor­tu­ni­dad pa­ra me­jo­rar la coope­ra­ción ma­cro­eco­nó­mi­ca y adop­tar re­for­mas de pe­so pa­ra el sis­te­ma mo­ne­ta­rio in­ter­na­cio­nal. Con­ven­dría no des­per­di­ciar­la, pa­ra be­ne­fi­cio de los paí­ses en desa­rro­llo y de los desa­rro­lla­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.