Ne­ce­si­to un res­pi­ro,

Pulso - - Front Page - por Ga­briel Ces­tau

TE­NE­MOS LA suer­te de vi­vir ro­dea­dos de va­lles y mon­ta­ñas. Sin em­bar­go, es­to tie­ne co­mo cos­to que la cir­cu­la­ción del ai­re sea más res­trin­gi­da. Ca­da año, cuan­do lle­ga el in­vierno, nues­tros pul­mo­nes su­fren las con­se­cuen­cias de la con­ta­mi­na­ción, y nos pa­sa­mos mu­chas ho­ras en ur­gen­cias mé­di­cas a cau­sa de las afec­cio­nes res­pi­ra­to­rias. Pa­ra me­jo­rar es­ta si­tua­ción he­mos di­se­ña­do pla­nes de des­con­ta­mi­na­ción que han da­do fru­tos, y hoy po­de­mos de­cir que el ai­re que res­pi­ra­mos es más pu­ro que el de ha­ce va­rias dé­ca­das. Úl­ti­ma­men­te, pa­ra per­fec­cio­nar es­tos pla­nes se ha­bla de im­po­ner una res­tric­ción de cir­cu­la­ción tam­bién a los vehícu­los ca­ta­lí­ti­cos. Efec­ti­va­men­te, con­tri­bui­ría a me­jo­rar la ca­li­dad del ai­re y a re­du­cir la con­ges­tión, pe­ro de­be­mos pre­gun­tar­nos si es la me­jor al­ter­na­ti­va que te­ne­mos en­tre ma­nos. Al­gu­nos es­tu­dios han de­mos­tra­do que las res­tric­cio­nes han si­do in­efi­ca­ces, en par­te por­que las per­so­nas com­pran un se­gun­do au­to de me­nor ca­li­dad (por es­ca­sez de re­cur­sos), y por lo mis­mo, más con­ta­mi­nan­te. En­ton­ces, se­ría más pro­ve­cho­so in­tro­du­cir los in­cen­ti­vos ade­cua­dos, por ejem­plo, a tra­vés de la uti­li­za­ción de vehícu­los hí­bri­dos o eléc­tri­cos. Por eso de­be­mos pen­sar en cam­biar la re­la­ción de pre­cios en­tre au­tos con­ven­cio­na­les y al­ter­na­ti­vos, pa­ra que es­tos úl­ti­mos sean más ac­ce­si­bles. Pa­ra lo­grar­lo exis­ten va­rios me­ca­nis­mos. Uno fac­ti­ble se­ría exo­ne­rar de IVA a los au­tos me­nos con­ta­mi­nan­tes. Otra al­ter­na­ti­va es apro­ve­char los ba­jos pre­cios del pe­tró­leo pa­ra au­men­tar los im­pues­tos a los com­bus­ti­bles, lo cual en­ca­re­ce­ría la uti­li­za­ción de vehícu­los a com­bus­tión, aun­que se de­be re­co­no­cer que es­ta me­di­da se­ría im­po­pu­lar. En ter­cer lu­gar, de­be­ría per­mi­tir­se la im­por­ta­ción de au­tos al­ter­na­ti­vos usa­dos pa­ra re­du­cir su pre­cio re­la­ti­vo, pues las im­por­ta­cio­nes de au­tos con­ven­cio­na­les es­tán res­trin­gi­das a los nue­vos. Y fi­nal­men­te se po­dría in­cre­men­tar el cos­to de los per­mi­sos de cir­cu­la­ción de los vehícu­los más vie­jos, que son los más con­ta­mi­nan­tes. Co­mo en Chi­le el pre­cio de te­ner un ai­re pu­ro es más al­to que en otras par­tes del mun­do, da­da la to­po­lo­gía del país, lo que gas­te­mos en au­tos me­nos con­ta­mi­nan­tes no es tri­vial, sino que una bue­na in­ver­sión con im­pac­tos di­rec­tos so­bre nues­tra sa­lud y nues­tros bol­si­llos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.