Ciudad pa­ra to­dos: la re­vo­lu­ción de las eco­no­mías com­par­ti­das

Es un cam­bio de pa­ra­dig­ma que no só­lo afec­ta al sis­te­ma de trans­por­tes y al­ter­na­ti­vas de alo­ja­mien­to, sino que a la ma­ne­ra en que fun­cio­nan y se pla­ni­fi­can las ur­bes mo­der­nas.

Pulso - - Empresas & Mercados - EFRAÍN MO­RA­GA

SAN­TIA­GO es una ur­be que es­tá su­frien­do los efec­tos pro­pios del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y el con­se­cuen­te au­men­to del po­der ad­qui­si­ti­vo de sus ciu­da­da­nos. Es­to se ve re­fle­ja­do en el in­cre­men­to del par­que au­to­mo­tor, y el im­pac­to ne­ga­ti­vo que es­to ge­ne­ra en la con­ges­tión, la se­gre­ga­ción eco­nó­mi­ca y es­pa­cial y la con­ta­mi­na­ción.

En ese con­tex­to, se ins­ta­la el con­cep­to que plan­tea la eco­no­mía com­par­ti­da, una re­vo­lu­ción que cam­bia el pa­ra­dig­ma so­bre el cual se ha cons­trui­do la ciudad y que bus­ca “com­par­tir” en vez de “po­seer”, cu­yo po­ten­cial es va­lo­ra­do en unos US$110 mil mi­llo­nes por el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts (MIT). Una idea que es­tá cam­bian­do la for­ma en la que se re­la­cio­nan los di­fe­ren­tes ele­men­tos de la ciudad y la ma­ne­ra en la que se desa­rro­lla la in­ter­ac­ción co­mer­cial de los ser­vi­cios.

Es­ta ten­den­cia es­tá de­fi­ni­da por el cam­bio que ha ge­ne­ra­do la pe­ne­tra­ción de las re­des so­cia­les y las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción en di-

¿Qué pa­só? La eco­no­mía com­par­ti­da es un con­cep­to que bus­ca com­par­tir en lu­gar de po­seer y se ins­tau­ra co­mo una au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción que vie­ne a cam­biar el pa­ra­dig­ma so­bre el cual se ha cons­trui­do la ciudad.

¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne? Es­ta ten­den­cia ha cam­bia­do la for­ma en la que se re­la­cio­nan los di­fe­ren­tes ele­men­tos de la ciudad y la ma­ne­ra en la que se desa­rro­lla la di­ná­mi­ca de in­ter­ac­ción co­mer­cial de los ser­vi­cios.

¿Có­mo me puede afec­tar? De a po­co, los ciu­da­da­nos, los pla­ni­fi­ca­do­res ur­ba­nos y las au­to­ri­da­des, de­be­rán en­fren­tar­se a la po­si­bi­li­dad de cam­biar nor­ma­ti­vas que se adap­ten al nue­vo pa­ra­dig­ma de las eco­no­mías com­par­ti­das. ver­sos ám­bi­tos de la vi­da eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca y so­cial de la ciudad, cu­ya prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca es que per­mi­te co­nec­tar sin in­ter­me­dia­rios las ne­ce­si­da­des de las per­so­nas con la for­ma en que se sa­tis­fa­cen.

Un buen ejem­plo de es­to son los sis­te­mas de trans­por­te pri­va­do com­par­ti­do o “car­poo­ling” que ca­da vez co­bran más fuer­za, tan­to en las ur­bes, co­mo en los desa­rro­lla­do­res de apps.

Uber, un icono Uno de los sím­bo­los de la lucha por ins­tau­rar la idea de las eco­no­mías com­par­ti­das es Uber. Con ope­ra­cio­nes en 400 ciu­da­des y más de 60 paí­ses, per­mi­te el tras­la­do de sus usua­rios a un pre­cio con­ve­nien­te, un fe­nó­meno que ha en­con­tra­do re­sis­ten­cia en­tre los ta­xis­tas en to­do el mun­do.

So­le­dad La­go, ge­ren­te de co­mu­ni­ca­cio­nes de Uber pa­ra el Cono Sur, sos­tie­ne que las eco­no­mías com­par­ti­das “per­mi­ten la in­ter­ac­ción en­tre dos per­so­nas, una que tie­ne un bien y otra que quie­re ha­cer uso de és­te, de mo­do de sa­tis­fa­cer la ne­ce­si­dad de am­bos. Es­te in­ter­cam­bio se ve fa­vo­re­ci­do cuan­do se abre un ca­nal di­gi­tal pa­ra co­nec­tar a es­tas dos per­so­nas” y agre­ga : “es­ta­mos con­ven­ci­dos que es­ta va a ser la nueva for­ma de ha­cer ne­go­cios en el mun­do y de re­la­cio­nar­se con el en­torno”.

Por su par­te, Rodrigo Tron­co­so, di­rec­tor del Cen­tro de Da­tos del Ins­ti­tu­to Li­ber­tad y De­sa­rro­llo (LyD), ma­ni­fies­ta que “Uber man­tie­ne una au­to­rre­gu­la­ción que en la prác­ti­ca, ha mos­tra­do ser su­pe­rior a la le­gis­la­ción es­ta­tal, por­que el ser­vi­cio es me­jor y tie­ne el cos­to es el del trans­por­te pú­bli­co, pe­ro con es­tán­da­res del trans­por­te pri­va­do”, di­ce Tron­co­so.

En ese sen­ti­do, el in­ves­ti­ga­dor de LyD sos­tie­ne que “es­to po­dría sig­ni­fi­car un cam­bio de pa­ra­dig­ma en có­mo se di­se­ña el trans­por­te pú­bli­co de pa­sa­je­ros, ha­cien­do que la exis­ten­cia de bu­ses con re­co­rri­dos rí­gi­dos sea al­go ob­so­le­to”.

Re­for­mu­la­ción ur­ba­na La en­tra­da de las eco­no­mías com­par­ti­das no só­lo sig­ni­fi­ca un cam­bio en el sis­te­ma de trans­por­tes, sino tam­bién en el de alo­ja­mien­tos, por me­dio de apli­ca­cio­nes co­mo Airbnb, que cu­bre al­re­de­dor de dos mi­llo­nes de pro­pie­da­des en 192 paí­ses y 33 mil ciu­da­des. En el fon­do, es una re­for­mu­la­ción del rol que cum­plen las per­so­nas en la cons­truc­ción de la ciudad.

Pa­blo Allard, de­cano de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra y Ar­te de la Uni­ver­si­dad del De­sa­rro­llo (UDD), cree que a par­tir de es­ta re­vo­lu­ción “va a ha­ber una ba­ja en el cos­to de mu­chos de los ser­vi­cios ur­ba­nos, por­que se van a eli­mi­nan­do in­ter­me­dia­rios, cos­tos de transac­ción y un mon­tón de so­bre­cos­tos que hoy día afec­tan la pro­vi­sión de és­tos”.

Sin em­bar­go, aun cuan­do las eco­no­mías com­par­ti­das re­pre­sen­tan una se­rie de ven­ta­jas fren­te al mo­de­lo ac­tual de ciudad, ne­ce­sa­ria- Son las ciu­da­des que cuen­tan con los ser­vi­cios de trans­por­te pri­va­do de Uber en más de 66 pai­ses. men­te tie­nen que en­fren­tar los desafíos que apun­tan ha­cia el cum­pli­mien­to de cier­tas nor­ma­ti­vas y com­pro­mi­sos des­de el pun­to de vis­ta tri­bu­ta­rio, si­tua­ción que ya es­tá en dis­cu­sión en los es­ta­men­tos le­gis­la­ti­vos.

El de­cano de la UDD sos­tie­ne que es ne­ce­sa­rio “re­sol­ver qué pa­sa­rá con la in­for­ma­ción y pri­va­ci­dad de los usua­rios que van a estar par­ti­ci­pan­do de es­tas pla­ta­for­mas co­la­bo­ra­ti­vas y có­mo se van a po­der re­gu­lar a tra­vés de un sis­te­ma le­gal tra­di­cio­nal, pa­ra­dig­mas que son to­tal­men­te nue­vos”, te­mas que van a ser dis­cu­ti­dos en VII Fo­ro San­tia­go 2041, que se rea­li­za­rá el 11 de agos­to.

De la mano con el de­sa­rro­llo de la eco­no­mía com­par­ti­da, va la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca, y en ese sen­ti­do, la cla­ve de Uber y Airbnb fue la vi­sión que les per­mi­tió apro­ve­char las he­rra­mien­tas dis­po­ni­bles y el es­ce­na­rio plan­tea­do por la ciudad.

FO­TO : BLOOM­BERG

Uber ha ge­ne­ra­do un cam­bio de mo­de­lo re­le­van­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.