Frau­des: pre­ve­nir y de­tec­tar­los

Pulso - - Opinion - JO­SÉ MON­SAL­VE

EL TE­MA de los frau­des re­pre­sen­ta una ma­te­ria re­la­cio­na­da con con­trol de da­ños: có­mo ma­ne­jar de la me­jor for­ma po­si­ble las dis­tin­tas fa­ce­tas fi­nan­cie­ras, le­ga­les y co­mu­ni­ca­cio­na­les li­ga­das a un frau­de cor­po­ra­ti­vo. El peor es­ce­na­rio es que es­tos frau­des lle­guen a cons­ti­tuir­se en un ca­so de en­ver­ga­du­ra fi­nan­cie­ra y/o me­diá­ti­ca, lo que po­dría acon­se­jar que es­ta si­tua­ción se sus­ten­te con una au­di­to­ría fo­ren­se, cu­ya co­ber­tu­ra y al­can­ces son de na­tu­ra­le­za mu­cho más am­plia, to­da vez que el ob­je­ti­vo fi­nal de es­tas re­vi­sio­nes es di­men­sio­nar el ta­ma­ño del fo­ra­do y emi­tir in­for­mes pa­ra ser usa­dos en las cor­tes. ¿Có­mo ser efec­ti­vos en pre­ve­nir y evi­tar­nos el es­ce­na­rio del ma­ne­jo de cri­sis que es­to re­pre­sen­ta? Aquí ca­be re­cor­dar las con­clu­sio­nes de la ACFE (Aso­cia­ción de Exa­mi­na­do­res de Frau­de Cer­ti­fi­ca­dos) so­bre la con­ve­nien­cia de te­ner me­ca­nis­mos de de­nun­cia, así co­mo tam­bién los soft­wa­re es­pe­cia­li­za­dos con in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que ayu­dan tan­to a pre­ve­nir co­mo a una de­tec­ción más opor­tu­na. Tam­bién el go­bierno cor­po­ra­ti­vo de­be te­ner pre­sen­te que en los ca­sos de frau­de cor­po­ra­ti­vo de al­ta ge­ren­cia, la exis­ten­cia de in­cen­ti­vos o pre­sio­nes de cum­plir me­tas exa­ge­ra­das de cor­to pla­zo cons­ti­tu­ye un ries­go. Los ac­to­res de la ca­de­na de ge­ne­rar es­ta­dos fi­nan­cie­ros con­fia­bles, co­mi­tés de au­di­to­ría, área con­ta­ble, au­di­to­res in­ter­nos y au­di­to­res ex­ter­nos, así co­mo el área de com­plian­ce re­gu­la­to­rio, tie­nen co­mo ta­rea iden­ti­fi­car y con­tro­lar en for­ma efec­ti­va los cri­te­rios con­ta­bles so­bre los que se ela­bo­ran los es­ta­dos fi­nan­cie­ros. Lo­grar con­sis­ten­cia es cen­tral a la idea de mi­ti­gar ries­gos que pue­dan afec­tar el ac­ti­vo más re­le­van­te: la repu­tación cor­po­ra­ti­va. Si ha­ce­mos bien lo an­te­rior, ha­bre­mos he­cho to­do lo po­si­ble pa­ra lo que hoy es una obli­ga­ción o de­ber: el cui­da­do y di­li­gen­cia pa­ra una so­cie­dad que nos de­man­da, con ra­zón, un ac­tuar éti­co y res­pon­sa­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.