Mu­je­res de po­lí­ti­cos

Pulso - - Opinion -

tas por el CADP, con el fin de ga­ran­ti­zar un di­rec­to­rio que to­me sus de­ci­sio­nes ajeno a pre­sio­nes. Por úl­ti­mo, y res­pec­to del di­rec­tor nom­bra­do por los tra­ba­ja­do­res, se­ña­lar que es­ta me­di­da con­cuer­da con re­co­men­da­cio­nes de la OC­DE y sir­ve al pro­pó­si­to de que es­té re­pre­sen­ta­da la sen­si­bi­li­dad de los tra­ba­ja­do­res de la em­pre­sa en su ór­gano di­rec­ti­vo. Sin em­bar­go, el pro­yec­to de­ja abier­ta la po­si­bi­li­dad de que in­clu­so un di­ri­gen­te sin­di­cal pue­da ejer­cer co­mo di­rec­tor, lo que su­po­ne una dua­li­dad de ro­les que vul­ne­ra el mis­mo prin­ci­pio que sus­ten­ta al pro­yec­to, es de­cir, que el di­rec­to­rio y sus in­te­gran­tes ejer­zan sus fun­cio­nes con au­to­no­mía y ve­lan­do por el in­te­rés de la em­pre­sa en su con­jun­to. Ser la mu­jer o la ex mu­jer de un po­lí­ti­co ha ad­qui­ri­do una con­no­ta­ción pú­bli­ca que al­can­za los ni­ve­les más al­tos de ex­po­si­ción. Tan so­lo por el he­cho de com­par­tir o ha­ber com­par­ti­do su vi­da con un hom­bre que se de­di­ca a la po­lí­ti­ca, su reali­dad se pue­de vol­ver dra­má­ti­ca. La ver­dad es que hoy la ciu­da­da­nía les exi­ge al­tos es­tán­da­res éti­cos al po­lí­ti­co y a su en­torno más cer­cano, en cu­yo nú­cleo está su mu­jer. La pre­gun­ta que que­da es: ¿has­ta dón­de ellos uti­li­zan a sus mu­je­res pa­ra sus fi­nes o ellas el po­der de sus hom­bres pa­ra pro­ve­cho per­so­nal? Al mi­rar ha­cia ade­lan­te, inevi­ta­ble­men­te, em­pe­za­mos a di­vi­sar la fi­gu­ra de la con­tro­ver­ti­da Clai­re Un­der­wood. Mó­ni­ca Reyes San­tia­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.