Pro­gre­so so­cial y cre­ci­mien­to,

Pulso - - Portada - por Jo­sé To­más Va­len­te.

R—por

OBERT KEN­NEDY, 18 de mar­zo de 1968: “Nues­tro PIB tie­ne en cuen­ta, en sus cálcu­los, la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca y la pu­bli­ci­dad del ta­ba­co […] En cam­bio, no mi­de la sa­lud de nues­tros ni­ños, la ca­li­dad de su edu­ca­ción o la ale­gría de sus jue­gos. No in­clu­ye la be­lle­za de nues­tra poe­sía o la for­ta­le­za de nues­tros ma­tri­mo­nios, la in­te­li­gen­cia de nues­tro de­ba­te pú­bli­co o la in­te­gri­dad de nues­tros re­pre­sen­tan­tes […] En re­su­men, el PIB lo mi­de to­do, ex­cep­to aque­llo que ha­ce la vi­da dig­na de vi­vir­se”. El elo­cuen­te dis­cur­so del en­ton­ces can­di­da­to a la Pre­si­den­cia de EEUU acier­ta en mu­chas de las fa­llas que tie­ne la me­di­ción del PIB. Sin em­bar­go, ol­vi­dar­nos del PIB al ha­blar de de­sa­rro­llo y ca­li­dad de vi­da, es un error. El PIB, con sus li­mi­ta­cio­nes e im­pre­ci­sio­nes, sí ha de­mos­tra­do co­rre­la­cio­nar­se con nues­tras po­si­bi­li­da­des co­mo so­cie­dad y un buen ejem­plo de es­to fue lo de­cla­ra­do por el mi­nis­tro Val­dés la se­ma­na pa­sa­da: la gra­tui­dad en edu­ca­ción su­pe­rior de­pen­de del PIB. Des­pués de un par de años don­de las ban­de­ras de los de­re­chos so­cia­les ha­bían ol­vi­da­do la im­por­tan­cia del PIB, nos en­fren­ta­mos ca­ra a ca­ra -nos gus­te o no- con la in­de­fec­ti­ble reali­dad de que de­pen­de­mos de es­te pa­ra rea­li­zar mu­chos de los cam­bios que año­ra­mos. Nos da­mos cuen­ta que fue in­ge­nuo ha­blar de re­for­mas al bie­nes­tar sin con­si­de­rar los re­cur­sos es­ca­sos, así co­mo es un error pen­sar que el PIB per cá­pi­ta es una me­di­da per­fec­ta del bie­nes­tar de la po­bla­ción. Al pa­re­cer, la ru­ta al pro­gre­so su­gie­re un ca­mino in­ter­me­dio, ca­mino ava­la­do por el re­cien­te­men­te pu­bli­ca­do Ín­di­ce de Pro­gre­so So­cial (So­cial Pro­gress In­dex). El men­cio­na­do ín­di­ce considera 53 va­ria­bles, agru­pa­das en tres ca­te­go­rías: ne­ce­si­da­des bá­si­cas, bie­nes­tar y opor­tu­ni­da­des; y con­clu­ye que hay una es­tre­cha re­la­ción -aun­que no per­fec­ta- en­tre PIB per cá­pi­ta y pro­gre­so so­cial. Si bien a al­gu­nos pue­de sor­pren­der, Chi­le des­ta­ca por su buen IPS da­do su ni­vel de PIBpc y los úni­cos paí­ses que nos su­pe­ran en IPS, nos aven­ta­jan tam­bién en PIBpc. Las cau­sa­li­da­des son siem­pre di­fí­ci­les de pro­bar, pe­ro la evi­den­cia su­gie­re que sien­do el pro­gre­so so­cial el ob­je­ti­vo, no po­de­mos ol­vi­dar el cre­ci­mien­to del PIB. Co­mo di­jo en una oca­sión J.F. Ken­nedy: la ma­rea cre­cien­te le­van­ta to­dos los bar­cos.

@jt­va­len­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.