Uni­ver­si­da­des sa­ni­ta­rias

Pulso - - Intro - —por JUAN IG­NA­CIO EY­ZA­GUI­RRE— In­ge­nie­ro ci­vil PUC y MBA-MPA Har­vard @jiey­za­gui­rre

ES CU­RIO­SO el “llo­ri­queo” -en jer­ga mi­nis­te­rial de mo­da- de los rec­to­res fren­te a la re­for­ma de la edu­ca­ción su­pe­rior con­si­de­ran­do que el pri­mer pi­lar que ins­pi­ra la pro­pues­ta es la ca­li­dad de la edu­ca­ción. La ló­gi­ca pa­ra me­jo­rar­la es la si­guien­te (ci­to di­rec­ta­men­te del pro­yec­to de ley): eli­mi­nar “el en­fo­que que pri­vi­le­gia la ló­gi­ca de mer­ca­do y la com­pe­ten­cia co­mo me­ca­nis­mo de asig­na­ción de re­cur­sos”, por­que “ado­le­ce de una fa­lla fun­da­men­tal, la ca­li­dad”. Se­gún el Go­bierno, “la com­pe­ten­cia no se da so­bre la ba­se de atri­bu­tos de ca­li­dad, sino en ba­se a la pu­bli­ci­dad”. Qui­zá pa­ra al­gu­nos, los rec­to­res llo­ri­quean por­que con la re­for­ma de­be­rán re­em­pla­zar a sus as­tu­tos pu­bli­cis­tas por aca­dé­mi­cos pa­ra atraer alum­nos. Pa­ra otros, las ra­zo­nes son más pro­fun­das y tie­nen que ver con las re­glas del jue­go que im­pon­drá la mal lla­ma­da “gra­tui­dad”. En re­em­pla­zo de los per­ver­sos me­ca­nis­mos de mer­ca­do se pro­po­ne un ré­gi­men si­mi­lar al que ri­ge a las em­pre­sas sa­ni­ta­rias. Es­to es: el go­bierno de­fi­ne las ta­ri­fas (aran­ce­les) de acuer­do con la es­truc­tu­ra de cos­tos de una em­pre­sa mo­de­lo (ca­rre­ra mo­de­lo). Así, pa­ra las ca­rre­ras de De­re­cho ti­po A, se im­po­ne un aran­cel. Pa­ra Me­di­ci­na ti­po B, otro. Ade­más, el mi­nis­te­rio es­ta­ble­ce­rá el nú­me­ro de va­can­tes por ca­rre­ra, de­fi­nien­do cuan­tos pro­fe­so­res con­tra­tar, sa­las cons­truir, la­bo­ra­to­rios le­van­tar, et­cé­te­ra, et­cé­te­ra. Pe­ro las sa­ni­ta­rias en Chi­le fun­cio­nan bas­tan­te bien, ar­gu­men­ta­rán en el Go­bierno. Sin du­da, pe­ro la na­tu­ra­le­za de su ac­ti­vi­dad es muy dis­tin­ta. Es en­tre­gar agua. La mis­ma agua po­ta­ble en ca­da ca­sa. Sin di­fe­ren­cia­ción ni crea­ti­vi­dad. So­lo agua. Por ello, el es­fuer­zo de las sa­ni­ta­rias se con­cen­tra en la efi­cien­cia de cos­tos. Ha­cer to­do lo más ba­ra­to po­si­ble cum­plien­do con que el agua sea po­ta­ble y lle­gue a las ca­sas. Con­ce­bir el queha­cer de las uni­ver­si­da­des ba­jo es­ta ló­gi­ca no es so­lo una abe­rra­ción. Es un in­sul­to. Por eso “llo­ri­quean” los rec­to­res. Ade­más, una par­te fun­da­men­tal de su tra­ba­jo se­rá el lobby que de­be­rán ha­cer pa­ra que aprue­ben sus pla­nes los sa­bios del mi­nis­te­rio, quie­nes sa­brían me­jor que to­dos qué ha­cer con las uni­ver­si­da­des. Es cu­rio­so que el pro­yec­te ob­je­te jus­ta­men­te la pu­bli­ci­dad de las uni­ver­si­da­des, cuan­do to­do apun­ta a que la “gra­tui­dad” no es más que un es­lo­gan pu­bli­ci­ta­rio con al­tos cos­tos pa­ra la ca­li­dad de la edu­ca­ción su­pe­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.