Re­gu­la­ción y nueva Co­mi­sión de Va­lo­res

Pulso - - Opinion - ES­TE­BAN GAR­CÍA NA­DAL

EL PRO­YEC­TO que re­for­ma la ins­ti­tu­cio­na­li­dad re­gu­la­to­ria del mer­ca­do de va­lo­res, trans­for­man­do la ac­tual Su­pe­rin­ten­den­cia de Va­lo­res y Se­gu­ros en una Co­mi­sión de Va­lo­res y Se­gu­ros, pre­ten­de sub­sa­nar una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que se ha cri­ti­ca­do des­de ha­ce lar­go tiem­po co­mo una de las ma­yo­res de­bi­li­da­des de la ac­tual su­pe­rin­ten­den­cia: es­ta se es­truc­tu­ra so­bre la fi­gu­ra uni­per­so­nal del su­per­in­ten­den­te, quien con­cen­tra so­bre sí la au­to­ri­dad pa­ra in­ves­ti­gar y san­cio­nar las po­si­bles in­frac­cio­nes a es­tos mer­ca­dos (lo que na­tu­ral­men­te des­pier­ta du­das res­pec­to de la im­par­cia­li­dad y el de­bi­do pro­ce­so).

La ini­cia­ti­va pro­mue­ve el es­ta­ble­ci­mien­to de un Con­se­jo, es­to es, de una es­truc­tu­ra re­so­lu­ti­va co­le­gia­da, cu­yas de­ci­sio­nes re­fle­jen la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de­mo­crá­ti­ca y de­li­be­ra­ti­va en la que se desa­rro­llan los mer­ca­dos glo­ba­li­za­dos, ga­ran­ti­zan­do de es­te mo­do una con­fluen­cia de pers­pec­ti­vas y cri­te­rios que di­si­pen los cues­tio­na­mien­tos que hoy se for­mu­lan a la fi­gu­ra del su­per­in­ten­den­te.

Di­cho Con­se­jo, com­pues­to por cin­co in­te­gran­tes, ten­drá la di­rec­ción y ad­mi­nis­tra­ción del or­ga­nis­mo re­gu­la­dor y su­per­vi­sor que se­rá la Co­mi­sión de Va­lo­res y Se­gu­ros. En tan­to, la in­ves­ti­ga­ción y for­mu­la­ción de car­gos que­da­rá en ma­nos de una uni­dad es­pe­cia­li­za­da, ba­jo la res­pon­sa­bi­li­dad de un fis­cal, acor­de con la má­xi­ma de­mo­crá­ti­ca de la se­pa­ra­ción de fun­cio­nes y ga­ran­tías de un de­bi­do pro­ce­so.

Otro pun­to a des­ta­car es la de­la­ción com­pen­sa­da, que fa­ci­li­ta la de­tec­ción y san­ción de de­li­tos e in­frac­cio­nes de di­fí­cil per­se­cu­ción, exi­mien­do de pe­na­li­dad a quien, ha­bien­do par­ti­ci­pa­do de aquel, lo de­nun­cie. Si bien es­ta fue cri­ti­ca­da ba­jo el ar­gu­men­to de que fa­ci­li­ta­ría la im­pu­ni­dad, lo cier­to es que ape­la al mal me­nor, da­do que, no ca­be du­da, el in­te­rés su­pe­rior ra­di­ca en des­cu­brir y san­cio­nar los ilí­ci­tos y sus prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles, aun si ello im­pli­ca be­ne­fi­ciar a uno de ellos. En de­fi­ni­ti­va, se tra­ta de un pro­yec­to que apun­ta en la di­rec­ción co­rrec­ta pa­ra el es­ta­ble­ci­mien­to de una nueva ins­ti­tu­cio­na­li­dad del mer­ca­do de va­lo­res.

El au­tor es so­cio de Gar­cía Ma­glio­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.