Acuer­do de paz en Co­lom­bia me­jo­ra­ría pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas en me­diano pla­zo

Hoy es el día de la in­de­pen­den­cia y co­mien­za un nue­vo año le­gis­la­ti­vo en el Con­gre­so co­lom­biano, mar­ca­do por el acuer­dos de paz en­tre el Go­bierno y las FARC.

Pulso - - Actualidad & Politica - CA­TA­LI­NA GÖPEL

¿Qué pa­sa? Los co­lom­bia­nos de­be­rán vo­tar en los pró­xi­mos me­ses un ple­bis­ci­to so­bre los acuer­dos de paz en­tre el Go­bierno y las FARC, que per­mi­ti­rán po­ner fin al con­flic­to ar­ma­do más lon­ge­vo de Amé­ri­ca La­ti­na.

¿Por qué? Tras años de ne­go­cia­cio­nes en­tre am­bas par­tes, el TC co­lom­biano au­to­ri­zó la rea­li­za­ción del re­fe­ren­do que per­mi­ti­rá vo­tar la ins­tau­ra­ción de la paz per­pe­tua en ese país.

¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne? De triun­far el ple­bis­ci­to, la eco­no­mía co­lom­bia­na ten­dría un im­pul­so sus­tan­cial, por una ma­yor con­fian­za en la in­dus­tria y los ne­go­cios, pe­se a un cre­cien­te escepticismo por la exis­ten­cia de otros gru­pos ar­ma­dos que no for­man par­te en las ne­go­cia­cio­nes de paz. —La fir­ma del acuer­do de paz en­tre el go­bierno co­lom­biano y la gue­rri­lla de las Fuer­zas Ar­ma­das Revolucionarias de Co­lom­bia (FARC) es­tá ca­da vez más cerca. El pac­to no só­lo ten­drá re­per­cu­sio­nes des­de el ám­bi­to his­tó­ri­co, ya que pon­drá fin al con­flic­to ar­ma­do más ex­ten­so de Amé­ri­ca La­ti­na. Tam­bién ge­ne­ra­rá un im­pul­so a las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas del país en el me­diano pla­zo, Ca­da vez más cerca es­tá la paz en­tre Co­lom­bia y las FARC. En la fo­to San­tos, Cas­tro y “Ti­mo­chen­ko”.

pe­ro no com­pen­sa­rá la des­ace­le­ra­ción que en­fren­ta Co­lom­bia, ni los cos­tos fis­ca­les de la in­te­gra­ción de las FARC a la so­cie­dad co­lom­bia­na.

Hoy co­mien­za un nue­vo año le­gis­la­ti­vo en Co­lom­bia, mis­mo día en que se ce­le­bra el aniver­sa­rio 206 de la in­de­pen­den­cia del país, mar­ca­do por la re­cien­te apro­ba­ción de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal co­lom­bia­na de la rea­li­za­ción de un ple­bis­ci­to pa­ra la paz, en el que los ciu­da­da­nos de ese país de­be­rán vo­tar si aprue­ban o no las ne­go­cia­cio­nes sos­te­ni­das des­de 2012 en­tre el Go­bierno y las FARC, es de­cir, el acuer­do fi­nal pa­ra ter­mi­nar el con­flic­to y la cons­ti­tu­ción de una paz es­ta­ble y du­ra­de­ra.

Un in­for­me rea­li­za­do por Ca­pi­tal Eco­no­mics so­bre las pers­pec­ti­vas del acuer­do de paz re­ve­ló que el pac­to de­be-

ría dar un im­pul­so sus­tan­cial a la eco­no­mía co­lom­bia­na, ya que “da­rá lu­gar al de­sa­rro­llo de una se­rie de áreas ru­ra­les al in­te­rior del país que ha­bían si­do ocu­pa­das por las FARC y, por lo tan­to, ha­bían es­ta­do fue­ra del al­can­ce del go­bierno y las em­pre­sas” Ello pro­mo­ve­ría su de­sa­rro­llo e in­cor­po­ra­ción a la eco­no­mía en ge­ne­ral, im­pul­san­do el cre­ci­mien­to po­ten­cial.

PRO­CE­SO DE PAZ. El acuer­do con las FARC no cam­bia­rá el pa­no­ra­ma a cor­to pla­zo, Co­lom­bia to­da­vía vi­ve una des­ace­le­ra­ción y se es­pe­ra que el PIB ron­de el 2% es­te año, mu­cho me­nor al 3,1% de 2015, ade­más de un cons­tan­te ajus­te de la eco­no­mía por el pre­cio del pe­tró­leo y los efec­tos de una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y fis­cal más res­tric­ti­va, di­cen ana­lis­tas.

Y si bien la rea­li­za­ción de un re­fe­ren­do pa­ra la apro­ba­ción del acuer­do ha­ce que el re­sul­ta­do fi­nal to­da­vía sea in­cier­to, se­gún el in­for­me de Ca­pi­tal Eco­no­mics, el triun­fo tam­bién po­dría lle­var a un au­men­to de la in­ver­sión ex­tran­je­ra pro­duc­to de una me­jo­ra en la con­fian­za y una ma­yor se­gu­ri­dad en los ne­go­cios.

El analista se­nior de IHS pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca, Art­hur Dhont, di­jo que “pa­ra la mayoría de los ac­to­res, el pro­ce­so de paz no va a cam­biar sus­tan­cial­men­te su am­bien­te ope­ra­cio­nal”, ya que an­tes po­dían ver ata­ques de las FARC con­tra el sec­tor pe­tro­le­ro, in­fraes­truc­tu­ra eléc­tri­ca, ca­mio­nes y car­gas de ca­rre­te­ra y ex­tor­sión de pe­que­ños ne­go­cios, tam­bién de mi­ne­ría, pe­ro ha­ce más de un año y me­dio que no es­ta­rían El ELN rei­te­ró su in­te­rés de dia­lo­gar por la paz, pe­ro di­jo que el pro­ce­so de­be ser di­fe­ren­te al de las FARC. Du­ran­te es­te mes los tra­ba­jos del oleo­duc­to pe­tro­le­ro de Ca­ño Li­món-Co­ve­ñas (Co­lom­bia) fue­ron in­te­rrum­pi­dos por ata­ques gue­rri­lle­ros. sien­do afec­ta­dos por es­ta gue­rri­lla, sino que por el Ejér­ci­to de Li­be­ra­ción Na­cio­nal (ELN), un gru­po mu­cho más pe­que­ño y que no es­tá in­vo­lu­cra­do en las con­ver­sa­cio­nes de paz.

Hoy, el Con­gre­so re­ci­bi­rá más de 40 pro­yec­tos le­gis­la­ti­vos pa­ra apli­car los acuer­dos de paz por par­te del Go­bierno, los que de­bie­ran ser apro­ba­dos rá­pi­da­men­te pa­ra ac­ti­var el “Ac­to Le­gis­la­ti­vo pa­ra la Paz”.

To­da­vía no es con­vo­ca­do ofi­cial­men­te, ni hay fe­cha, pe­ro se­gún los pla­zos le­ga­les, es pro­ba­ble que el re­fe­ren­do se reali­ce en sep­tiem­bre. Pa­ra que los acuer­dos de paz sean apro­ba­dos, los vo­tos por el “SÍ” de­ben su­pe­rar el 13% del uni­ver­so elec­to­ral (cerca de 4 mi­llo­nes de vo­tos) y ga­nar­le a los ob­te­ni­dos por el “NO”.

En el pro­ce­so po­drán par­ti­ci­par los ciu­da­da­nos co­lom­bia­nos y re­si­den­tes en el ex­tran­je­ro, en los con­su­la­dos de ca­da país. De triun­far el acuer­do de paz, el Pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos es­tá obli­ga­do a im­ple­men­tar­lo, pe­ro en el ca­so con­tra­rio se de­be­rá res­pe­tar la de­ci­sión de los vo­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.