Cris­tó­bal Vi­dau­rre: “Se­rá una ca­rre­ra li­ga­da a la na­tu­ra­le­za, por el de­sier­to flo­ri­do ”

Pulso - - Evasión - MACARENA ZAR­HI COR­DE­RO

DEL AU­TO A LA BI­CI­CLE­TA “Se­rá un lu­gar sin con­ta­mi­na­ción don­de se vi­vi­rá de la mag­ni­tud del de­sier­to”.

CON­VO­CA­TO­RIA “En nues­tro equi­po aún que­dan cu­pos pa­ra los que es­tén so­los se in­cri­ban pa­ra ir en gru­po”.

EPICA GAES ATA­CA­MA “Es­ta po­dría ser una de las ca­rre­ras más fa­mo­sas del mun­do”.

—El pi­lo­to de rally, Cris­tó­bal Vi­dau­rre, se ba­jó del au­to y se su­birá a una bi­ci­cle­ta, un de­por­te con el que es­tá fa­mi­lia­ri­za­do por­que des­de los 15 años prac­ti­ca el mountain bike. Es­tá en­tre­nan­do pa­ra Épi­ca Gaes Ata­ca­ma, ca­rre­ra de mountain bike ex­tre­ma que se desa­rro­lla­rá del 5 al 10 de sep­tiem­bre en el nor­te de Chi­le.

Aun­que ten­drá mu­chas si­mi­li­tu­des a los even­tos de rally co­mo los cam­pa­men­tos, en se­gu­ri­dad, co­mi­da, ali­men­ta­ción, alo­ja­mien­tos, hay al­go di­fe­ren­te ya que al uti­li­zar una bi­ci­cle­ta, el com­pe­ti­dor de­be estar mu­cho más co­nec­ta­do con la na­tu­ra­le­za, si­tuán­do­se en un lu­gar don­de no hay con­ta­mi­na­ción y vi­vien­do de for­ma in­ten­sa la mag­ni­tud del de­sier­to. El de­por­tis­ta con­tó có­mo se es­tá pre­pa­ran­do su equi­po Vi­dau­rre Bi­kes, que usa­rá bi­ci­cle­tas La­pie­rre.

¿Có­mo se puede lle­gar a in­te­grar un equi­po co­mo Vi­dau­rre?

—Hay que ins­cri­bir­se, sin em­bar­go, una de mis gran­des preo­cu­pa­cio­nes es rea­li­zar una bue­na ase­so­ría a las per­so­nas que es­ta­rán en nues­tro equi­po pa­ra que pue­dan apren­der en un pe­río­do cor­to de tiem­po la ex­pe­rien­cia ne­ce­sa­ria pa­ra que la com­pe­ten­cia sea lo más gra­ta po­si­ble.

¿Qué sig­ni­fi­ca par­ti­ci­par en un even­to de es­te ti­po?

— Es una pa­sión que he te­ni­do siem­pre. Hoy es­toy muy vin­cu­la­do a es­te te­ma, le ha­go cla­ses a adul­tos, com­pi­to al igual que mis hi­jos, por lo que mi vi­da tie­ne mu­cho que ver con la bi­ci­cle­ta. Es­ta se­rá una ca­rre­ra lar­ga que im­pli­ca un gran desafío.

¿Có­mo es­tá en­tre­nan­do pa­ra es­ta ca­rre­ra?

—La du­ra­ción arri­ba de la bi­ci­cle­ta es muy im­por­tan­te, por lo que re­co­mien­do en­tre­nar al me­nos ocho ho­ras se­ma­na­les. La idea es pa­rar un po­co an­tes pa­ra no lle­gar con el cuer­po ago­ta­do a la ca­rre­ra. La es­truc­tu­ra po­dría ser en­tre tres y cua­tro ve­ces a la se­ma­na con un pe­río­do no me­nor a una ho­ra y me­dia y pa­sar va­rias ho­ras arri­ba de la bi­ci­cle­ta pa­ra que el cuer­po se acos­tum­bre, lo que se­rá cla­ve pa­ra cu­brir ki­lo­me­tra­je.

¿Qué ru­ta y ho­ra­rio son los más re­co­men­da­bles pa­ra prac­ti­car en San­tia­go?

—Los ho­ra­rios se los puede fa­bri­car uno mis­mo. Ob­via­men­te el fin de se­ma­na es más fácil. Hay cir­cui­tos muy bo­ni­tos co­mo la Ha­cien­da el Du­razno en La Dehe­sa, un lu­gar muy en­tre­te­ni­do pa­ra an­dar en mountain bike. En la ciudad, la ci­clo­vía que se en­cuen­tra al cos­ta­do del río Ma­po­cho es una bue­na al­ter­na­ti­va, por ser re­la­ti­va­men­te pla­na y po­seer una gran ex­ten­sión.

¿Qué le pa­re­ce que en Chi­le se ha­ga es­te ti­po de ca­rre­ra?

—He com­pe­ti­do en ca­rre­ras de seis eta­pas en el sur de Chi­le, pe­ro lo que su­ce­de­rá en el nor­te se­rá dis­tin­to; una ex­pe­rien­cia muy in­tere­san­te ya que el de­sier­to tie­ne una be­lle­za di­fe­ren­te y una mís­ti­ca muy en­tre­te­ni­da. Es un lu­gar muy bo­ni­to, ade­más jus­to se­rá la épo­ca del de­sier­to flo­ri­do, se ve­rán lu­ga­res po­co co­ti­dia­nos por lo que se­rá in­tere­san­te pe­da­lear ahí, lo­gran­do con la bi­ci­cle­ta una co­ne­xión es­pe­cial con la na­tu­ra­le­za. Se­rá una bue­na opor­tu­ni­dad de co­no­cer el de­sier­to de una ma­ne­ra di­fe­ren­te.

¿Quié­nes con­for­man el equi­po al que per­te­ne­ce?

—Es­ta­mos lo­gran­do con­vo­car la ma­yor can­ti­dad de per­so­nas que hoy tie­nen las ga­nas, pe­ro no tie­nen equi­po que les per­mi­ta sen­tir­se se­gu­ros an­te es­te desafío, ya que son mu­chos ki­ló­me­tros y dis­tan­cias lar­gas. Lo que no­so­tros que­re­mos ha­cer a tra­vés de es­te equi­po es que las per­so­nas in­tere­sa­das se sien­tan atraí­das y se­gu­ras, sa­bien­do que no van a estar com­pi­tien­do so­los en el de­sier­to. To­da­vía que­dan cu­pos pa­ra los que se quie­ran atre­ver a en­fren­tar es­te gran desafío.

¿Cuán­ta gen­te in­te­gra es­te equi­po?

—Son dos equi­pos de do­ce per­so­nas ca­da uno. Aquí hay que or­ga­ni­zar­los y se ha­ce con de­ta­lles. Por ejem­plo, las per­so­nas más fuer­tes se­rán los en­car­ga­dos de lle­var los re­pues­tos, lo que im­pli­ca un po­co más de pe­so. Hay per­so­nas en el equi­po que tie­nen ro­les dis­tin­tos co­mo los que tie­nen que ir mar­can­do el rit­mo, en el fon­do to­dos tie­nen una fun­ción con vías de que jun­tos lle­gue­mos a la me­ta.

¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra Chi­le que re­ci­ba una ca­rre­ra de es­ta ca­te­go­ría?

—Lo en­cuen­tro fan­tás­ti­co, ya que nues­tro país se es­tá sien­do co­no­ci­do por di­fe­ren­tes ra­zo­nes y una de ellas es la geo­gra­fía. Nues­tro de­sier­to es una ma­ra­vi­lla, hay lu­ga­res que son em­ble­má­ti­cos y que pa­ra los ex­tran­je­ros tie­nen una atrac­ción muy gran­de. No­so­tros co­mo chi­le­nos es­ta­mos acos­tum­bra­dos a sor­pren­der­nos con nues­tra geo­gra­fía, pe­ro otros ven co­mo una no­ve­dad co­no­cer el de­sier­to más ári­do del mun­do. Oja­lá es­ta ca­rre­ra se ha­ga fa­mo­sa y que en el fu­tu­ro sea im­per­di­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.