¿Con­trol de In­ver­cap sigue en dispu­ta? He­re­de­ro de Juan Rass­muss bus­ca su­bir su par­ti­ci­pa­ción en la ma­triz de CAP

Ha­ce cerca de un mes, Juan Rass­muss Raier ha­bría ofre­ci­do ad­qui­rir ac­cio­nes pa­ra su­bir su pe­so en la com­pa­ñía. En­tre 2012 y 2015 el hi­jo del fa­lle­ci­do em­pre­sa­rio re­es­truc­tu­ró so­cie­da­des y ca­pi­ta­li­zó In­ver­sio­nes Hie­rro Vie­jo, due­ña del 38,67% de In­ver­cap.

Pulso - - Portada - MA­XI­MI­LI­ANO VILLENA

—Tras va­rios años de dipu­ta por el con­trol de CAP, Juan Rass­muss Eche­co­par de­ci­dió de­jar el país pa­ra ra­di­car­se en Pa­ra­guay. No por los con­flic­tos con el pre­si­den­te de la com­pa­ñía, Ro­ber­to De An­dra­ca, sino por las me­jo­res op­cio­nes que di­cho país ofre­cía ade­más de los ne­go­cios fo­res­ta­les que ahí man­tie­ne. El em­pre­sa­rio de ori­gen pe­ruano de­ci­dió mi­grar pe­ro no sin an­tes in­ter­po­ner una ac­ción ju­di­cial con­tra el fis­co chi­leno, re­es­truc­tu­rar sus so­cie­da­des de in­ver­sión y en­tre­gar a sus nie­tos par­te de su for­tu­na. Rass­muss mu­rió en mar­zo de es­te año, pe­ro su hi­jo em­pe­zó a asu­mir un rol pro­ta­gó­ni­co en las so­cie­da­des des­de mu­cho an­tes y hoy, ase­gu­ran cer­ca­nos, es­tá dis­pues­to a au­men­tar su par­ti­ci­pa­ción en In­ver­cap.

El 1 de ju­nio de es­te año, se ar­chi­vó la de­man­da que el em­pre­sa­rio pre­sen­tó en 2014 con­tra el fis­co de­bi­do a que no se le per­mi­tió re­nun­ciar a su “Per­ma­nen­cia De­fi­ni­ti­va” en el país, en­tre­ga­da por el Es­ta­do en 1960. Rass­muss de­ci­dió ra­di­car­se en Pa­ra­guay des­de 2013 por “mo­ti­vos per­so­na­les”, y aun­que en el mer­ca­do se­ña­lan que la ra­zón fue por im­pues­tos, la ver­sión es ta­jan­te­men­te des­car­ta­da por quie­nes co­no­cie­ron el ca­so.

A fa­vor del fis­co in­ter­vino el Con­se­jo de De­fen­sa del Es­ta­do, or­ga­nis­mo que en un es­cri­to ex­pli­có que no se puede re­nun­ciar a la re­si­den­cia de­fi­ni­ti­va pe­ro que se puede per­der si du­ran­te un año se ale­ja del país. Sin em­bar­go, tam­bién es­gri­mió que des­de un pun­to de vis­ta tri­bu­ta­rio, la pér­di­da de la re­si­den­cia en Chi­le pa­ra una per­so­na que tie­ne in­ver­sio­nes en di­fe­ren­tes paí­ses, puede re­sul­tar­le un as­pec­to po­si­ti­vo a fin de evi­tar el gra­va­men que le puede afec­tar se­gún nues­tra le­gis­la­ción.

Con es­te he­cho, va­rios en el mer­ca­do co­men­za­ron a es­pe­cu­lar so­bre el des­tino de las in­ver­sio­nes de Juan Rass­muss en el país. A tra­vés de In­ver­sio­nes Hie­rro Vie­jo man­tie­ne el 36,87% de In­ver­cap, hol­ding que a su vez po­see el 31,32% de CAP. Sin em- En­fren­ta­dos Ras­muss nun­ca ha lo­gra­do ejer­cer un con­trol so­bre la com­pa­ñía, de­bi­do al apo­yo que Ro­ber­to De An­dra­ca sus­ci­ta en­tre los otros ac­cio­nis­tas. bar­go, nun­ca ha lo­gra­do ejer­cer un con­trol so­bre la com­pa­ñía, de­bi­do al apo­yo que Ro­ber­to De An­dra­ca sus­ci­ta en­tre los otros ac­cio­nis­tas.

El con­flic­to al­can­zó su peak en 2010 con el in­gre­so de Mitsubishi a los ac­ti­vos mi­ne­ros de CAP (CMP) y el pac­to de la ja­po­ne­sa con CAP, la que Juan Rass­muss Raier (hi­jo) vi­vió en car­ne pro­pia pues ejer­ce co­mo di­rec­tor del hol­ding des­de 2009, mis­mo año en que su pa­dre per­dió el si­llón en el di­rec­to­rio de la ace­re­ra.

Si en ese año ad­vir­tió la po­si­bi­li­dad de ven­der su par­ti­ci­pa­ción en In­ver­cap, lo cier­to es que hoy en día la si­tua­ción es dis­tin­ta. Jun­to a Ce­min – ma­triz mi­ne­ra de Rass­muss-, el hi­jo del em­pre- sa­rio es­tá dis­pues­to a au­men­tar su par­ti­ci­pa­ción en la ma­triz de CAP, se­ña­lan fuen­tes cer­ca­nas. En esa lí­nea, ex­pli­can que su in­gre­so a la com­pa­ñía no fue en el me­jor mo­men­to y que la re­la­ción no ha me­jo­ra­do con los años, y que se reunió con De An­dra­ca ha­ce cerca de un mes, jus­ta­men­te pa­ra plan­tear­le di­cha po­si­bi­li­dad: au­men­tar la par­ti­ci­pa­ción en la so­cie­dad.

Con una for­tu­na es­ti­ma­da en al me­nos US$1.000 mi­llo­nes, na­die du­da de la ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra del em­pre­sa­rio, pe­ro la po­si­bi­li­dad de que la es­truc­tu­ra de pro­pie­dad de la com­pa­ñía cam­bie, es le­ja­na.

Juan Rass­muss Eche­co­par reali­zó en­tre 2012 y 2014 una

se­rie de re­es­truc­tu­ra­cio­nes so­cie­ta­rias des­ti­na­das a sim­pli­fi­car el con­trol de sus in­ver­sio­nes en Chi­le. En 2014 do­nó el 90% de su pa­tri­mo­nio per­so­nal -$1.000 mi­llo­nes a tra­vés de las so­cie­da­des Agrí­co­la Ba­tu­co y Agrí­co­la Los Al­men­dros - a sus nie­tos y el re­ma­nen­te a su hi­jo, pe­ro en sep­tiem­bre de 2015 reali­zó el úl­ti­mo gran mo­vi­mien­to. In­ver­sio­nes Hie­rro Vie­jo, so­cie­dad a tra­vés de la que par­ti­ci­pa en In­ver­cap, au­men­tó su ca­pi­tal des­de los $136 mil mi­llo­nes $303 mil mi­llo­nes tras ab­sor­ber a una se­rie de so­cie­da­des. Se es­pe­ra que con­ti­núen los mo­vi­mien­tos en el bra­zo mi­ne­ro, pe­ro tam­bién los cons­tan­tes ru­mo­res so­bre la dispu­ta por el con­trol en CAP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.