- OPI­NIÓN: El in­com­pren­si­ble gol­pe en Tur­quía,

Si bien es una bue­na no­ti­cia el fra­ca­so del le­van­ta­mien­to, el he­cho sin du­da im­pul­sa­rá el au­to­ri­ta­ris­mo del Pre­si­den­te Er­do­gan.

Pulso - - Portada - por Da­ni Ro­drik

fue el com­por­ta­mien­to ca­si ama­teur de los gol­pis­tas, que lo­gra­ron cap­tu­rar al je­fe de ga­bi­ne­te, pe­ro apa­ren­te­men­te no hi­cie­ron un in­ten­to sig­ni­fi­ca­ti­vo por de­te­ner a Er­do­gan u otros po­lí­ti­cos se­niors. Los prin­ci­pa­les ca­na­les de te­le­vi­sión pu­die­ron se­guir ope­ran­do por ho­ras, y cuan­do los sol­da­dos apa­re­cie­ron en los es­tu­dios, su in­com­pe­ten­cia fue ca­si có­mi­ca.

Los avio­nes bom­bar­dea­ron ci­vi­les y ata­ca­ron el Par­la­men­to (un com­por­ta­mien­to muy po­co ca­rac­te­rís­ti­co de los mi­li­ta­res tur­cos fue­ra de áreas de in­sur­gen­cia kur­da). Las re­des so­cia­les es­ta­ban lle­nas de imá­ge­nes de sol­da­dos sa­ca­dos de sus tan­ques y des­ar­ma­dos (y al­gu­nas ve­ces mu­cho peor) por mul­ti­tu­des de ci­vi­les, es­ce­nas que nun­ca pen­sé que ve­ría en un país que ha em­pe­za­do a odiar los gol­pes mi­li­ta­res, pe­ro to­da­vía ama a sus sol­da­dos.

Er­do­gan fue rá­pi­do en cul­par a su ex alia­do, el exi­lia­do sa­cer­do­te Fet­hu­llah Gü­len, quien li­de­ra un gran mo­vi­mien­to is­lá­mi­co des­de las afue­ras de Fi­la­del­fia. Hay ra­zo­nes ob­vias pa­ra ver­lo con un po­co de escepticismo, pe­ro el re­cla­mo es me­nos ex­cén­tri­co de lo que mu­chos ven. Sa­be­mos que hay una fuer­te pre­sen­cia gü­le­nis­ta en­tre los mi­li­ta­res (sin la cual la me­di­da an­te­rior del Go­bierno con­tra los ofi­cia­les no ha­bría si­do po­si­ble). De he­cho, los mi­li­ta­res fue­ron el úl­ti­mo bas­tión gü­le­nis­ta en Tur­quía, da­do que Er­do­gan em­pe­zó una pur­ga so­bre los sim­pa­ti­zan­tes del mo­vi­mien­to en la po­li­cía, Po­der Ju­di­cial y los me­dios.

Tam­bién sa­be­mos que Er­do­gan es­ta­ba pre­pa­rán­do­se pa­ra una gran ju­ga­da con­tra los gü­le­nis­tas en el Ejér­ci­to. Unos po­cos ofi­cia­les ya ha­bían si­do arres­ta­dos por fa­bri­car evi­den­cia en jui­cios pre­vios, y se ru­mo­rea­ba que una pur­ga de gran es­ca­la de ofi­cia­les gü­le­nis­tas se es­ta­ba ela­bo­ran­do pa­ra el Con­se­jo Su­pre­mo Mi­li­tar del pró­xi­mo mes. con­tra el mo­vi­mien­to de Gü­len. Mi­les se­rán ex­pul­sa­dos de sus po­si­cio­nes en el Ejér­ci­to y en otras par­tes, de­te­ni­dos y juz­ga­dos con po­co res­pe­to al im­pe­rio de la ley o la pre­sun­ción de inocen­cia. Ya hay lla­ma­dos alar­man­tes a re­ins­tau­rar la pe­na de muer­te pa­ra los gol­pis­tas, que en la ex­pe­rien­cia re­cien­te mues­tra que es una ca­te­go­ría bas­tan­te am­plia pa­ra Er­do­gan. Par­te de la vio­len­cia con­tra los sol­da­dos cap­tu­ra­dos au­gu­ra un ja­co­bi­nis­mo que pon­dría en ries­go lo que que­da de pro­tec­cio­nes al de­bi­do pro­ce­so en Tur­quía.

El in­ten­to de gol­pe es una ma­la no­ti­cia pa­ra la eco­no­mía tam­bién. La re­cien­te re­con­ci­lia­ción de Er­do­gan con Ru­sia e Is­rael pro­ba­ble­men­te es­tu­vo motivada por un de­seo de res­tau­rar el flu­jo de ca­pi­tal ex­tran­je­ro y tu­ris­mo. Tal es­pe­ran­za aho­ra se ve di­fí­cil de al­can­zar. El fa­lli­do gol­pe de Es­ta­do re­ve­la que las di­vi­sio­nes po­lí­ti­cas son más pro­fun­das que lo que los más pe­si­mis­tas creían. Es­te di­fí­cil­men­te es un en­torno atrac­ti­vo pa­ra in­ver­sio­nis­tas o vi­si­tan­tes.

Pe­ro, po­lí­ti­ca­men­te, el fa­lli­do gol­pe es una ben­di­ción pa­ra Er­do­gan. Co­mo él lo di­jo mien­tras to­da­vía no es­ta­ba cla­ro quién que­da­ría al man­do, “es­te le­van­ta­mien­to es un re­ga­lo de Dios pa­ra no­so­tros, por­que se­rá la ra­zón pa­ra lim­piar nues­tro Ejér­ci­to”. Aho­ra que el gol­pe ha fa­lla­do, ten­drá apo­yo pa­ra ha­cer los cam­bios cons­ti­tu­cio­na­les que ha bus­ca­do ha­ce tiem­po pa­ra for­ta­le­cer la Pre­si­den­cia y con­cen­trar el po­der en sus ma­nos. El fra­ca­so del gol­pe, en­ton­ces, im­pul­sa­rá el au­to­ri­ta­ris­mo de Er­do­gan y ha­rá po­co por ayu­dar a la de­mo­cra­cia en Tur­quía. Si el gol­pe hu­bie­ra si­do exi­to­so, no obs­tan­te, el gol­pe a las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas se­gu­ra­men­te hu­bie­ra si­do más se­ve­ro, y con efec­tos de más lar­go pla­zo. Es­to nos da por lo me­nos una ra­zón pa­ra estar con­ten­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.