En la úl­ti­ma dé­ca­da los in­gre­sos reales ca­ye­ron en eco­no­mías avan­za­das

En ca­si dos ter­cios de ho­ga­res en 25 eco­no­mías avan­za­das, los in­gre­sos reales ca­ye­ron o se man­tu­vie­ron sin cam­bios en­tre 2005 y 2014.

Pulso - - Economia & Dinero -

ma­yo­ría de las fir­mas no pla­nea re­cor­tar las con­tra­ta­cio­nes ni la in­ver­sión.

“Has­ta el mo­men­to, no hay una evi­den­cia cla­ra de una des­ace­le­ra­ción agu­da y ge­ne­ral en la ac­ti­vi­dad”, sos­tu­vo la en­ti­dad en un re­por­te.

Un son­deo de Reuters pu­bli­ca­do el miér­co­les mos­tró que los eco­no­mis­tas con­si­de­ran en pro­me­dio que exis­te un 60% de po­si­bi­li­da­des de que la eco­no­mía bri­tá­ni­ca su­fra una re­ce­sión el año pró­xi­mo y que la ma­yo­ría pre­vé que el BOE re­du­ci­ría las ta­sas de in­te­rés el 4 de agos­to.

Co­mo aún no se han pu­bli­ca­do da­tos du­ros que de­mues­tren el im­pac­to del Bre­xit en la eco­no­mía, los inversionistas es­tán aten­tos a cual­quier se­ñal que in­di­que qué es­tá pa­san­do.

La li­bra es­ter­li­na se apre­ció 0,77% fren­te al dó­lar de­bi­do a que el re­por­te del cen­tral bri­tá­ni­co tu­vo un tono me­nos pe­si­mis­ta que otros, que han mos­tra­do caí­das en la con­fian­za del con­su­mi­dor y de las em­pre­sas.

La se­ma­na pa­sa­da, el Ban­co de In­gla­te­rra sor­pren­dió a los mer­ca­dos al man­te­ner sin cam­bios las ta­sas de in­te­rés en vez de re­du­cir­las a un mí­ni­mo his­tó­ri­co. No obs­tan­te, tam­bién di­jo que la ma­yo­ría de sus in­te­gran­tes apro­ba­rían un pa­que­te de es­tí­mu­lo en la reunión del 4 de agos­to. Ade­más de un recorte de ta­sas, eso po­dría sig­ni­fi­car la reanu­da­ción de com­pras de bo­nos y otras me­di­das. AGEN­CIAS — Un es­tu­dio de McKin­sey Glo­bal Ins­ti­tu­te, lla­ma­do “¿ Más po­bres que sus pa­dres?”, en­con­tró que en­tre los años 2005 y 2014, los in­gre­sos reales de ho­ga­res en 25 eco­no­mías avan­za­das se man­tu­vie­ron sin cam­bios o ca­ye­ron pa­ra en­tre 65% y 70% de los ho­ga­res, un po­co más de 540 mi­llo­nes per­so­nas. Y aun­que las trans­fe­ren­cias de di­ne­ro o las me­no­res ta­sas de im­pues­tos han mi­ti­ga­do par­te del im­pac­to, ca­si un 25% de to­dos los ho­ga­res vio que su ren­ta dis­po­ni­ble se es­tan­có o ca­yó en esa dé­ca­da.

“Sin una ac­ción, el fe­nó­me­nos po­dría te­ner con­se­cuen­cias so­cia­les y eco­nó­mi­cas co­rro­si­vas”, ad­vir­tie­ron los au­to­res del in­for­me, agre­gan­do que la ge­ne­ra­ción más jo­ven de hoy es­tá en ries­go de ter­mi­nar sien­do más po­bre que la de sus pa­dres. “Los tra­ba­ja­do­res más jó­ve­nes y me­nos edu­ca­dos fue­ron los que re­sul­ta­ron más afec­ta­dos por es­te es­tan­ca­mien­to o re­duc­ción de in- gre­sos en­tre 2002 y 2012.

McKin­sey tam­bién des­ta­có que los in­gre­sos que se es­tan­can o que caen en la ma­yo­ría de la po­bla­ción po­drían re­du­cir el cre­ci­mien­to de la de­man­da y ele­var la ne­ce­si­dad de gas­to so­cial. “Las con­se­cuen­cias so­cia­les son po­si­bles”, aco­tó.

Y ¿qué hay de­trás del fe­nó­meno? Se­gún la con­sul­to­ra la pro­fun­da re­ce­sión y la len­ta re­cu­pe­ra­ción tras la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008 es la cau­sa prin­ci­pal, pe­ro los cam­bios vistos en el mer­ca­do laboral, co­mo un me­nor por­cen­ta­je de los suel­dos en re­la­ción al PIB y las ten­den­cias de­mo­grá­fi­cas de lar­go pla­zo de en­ve­je­ci­mien­to y me­nor ta­ma­ño de ho­ga­res, tam­bién in­flu­ye­ron. “An­tes de la re­ce­sión, el au­men­to del PIB apor­ta­ba ca­si 18 pun­tos por­cen­tua­les al cre­ci­mien­to pro­me­dio de los in­gre­sos de los ho­ga­res, pe­ro du­ran­te los sie­te años pos­te­rio­res a la re­ce­sión, ese apor­te ba­jó a cua­tro pun­tos por­cen­tua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.