¡Arre­gle­mos só­lo lo que es­tá ro­to!,

La dis­cu­sión so­bre la edu­ca­ción se hace con pre­ci­pi­ta­ción y po­ca me­su­ra, co­mo si to­do es­tu­vie­ra ma­lo y na­da bueno hu­bie­ra.

Pulso - - Portada - por Ser­gio Ola­va­rrie­ta

HOY SE dis­cu­te so­bre la edu­ca­ción en Chi­le co­mo si to­do es­tu­vie­ra ma­lo, co­mo si no hu­bie­ra na­da bueno, y con bas­tan­te pre­ci­pi­ta­ción y po­ca me­su­ra. Co­mo dice el re­frán, si no es­tá ro­to no lo arre­gle, o arre­gle so­lo lo que es­tá ro­to. Y yo agre­ga­ría, “no por arre­glar lo ro­to, ter­mi­ne rom­pien­do el ja­rrón com­ple­to”.

In­ten­ta­ré una sín­te­sis de lo que se ha con­sen­sua­do pa­ra en­fo­car­nos so­lo en lo que desea­mos co­rre­gir. Es po­si­ti­vo que nues­tro país ten­ga una de las ma­yo­res co­ber­tu­ras de la re­gión en edu­ca­ción, in­clu­yen­do la su­pe­rior. La ca­li­dad es re­la­ti­va­men­te bue­na y me­jo­ra len­to, pe­ro me­jo­ra, en com­pa­ra­ción con La­ti­noa­mé­ri­ca (pe­ro no con la ra­pi­dez de otros paí­ses de re­cien­te desa­rro­llo, co­mo Sin­ga­pur o Co­rea; me­jor mi­rar pa­ra allá que pa­ra Argentina). Las uni­ver­si­da­des chi­le­nas (pú­bli­cas, tra­di­cio­na­les pri­va­das y pri­va­das nue­vas) han lo­gra­do li­de­rar los ran­kings en La­ti­noa­mé­ri­ca (y al mis­mo tiem­po au­men­tan­do co­ber­tu­ra y con gas­tos del Es­ta­do re­la­ti­va­men­te me­no­res que los de otros paí­ses). Han apa­re­ci­do ac­to­res nue­vos tan­to en la edu­ca­ción me­dia (par­ti­cu­lar, sub­ven­cio­na- da y pú­bli­ca) y tam­bién en la su­pe­rior de mu­cha ca­li­dad. En ge­ne­ral, los re­cur­sos des­ti­na­dos (pri­va­dos y Es­ta­do) a edu­ca­ción han ido au­men­tan­do.

Pe­se a es­tos avan­ces, se han iden­ti­fi­ca­do desafíos im­por­tan­tes: las di­fe­ren­cias sus­tan­ti­vas en la for­ma­ción prees­co­lar; la inequi­dad en el ac­ce­so a una “bue­na” edu­ca­ción fo­men­ta­da por una ma­la con­cep­ción de prue­ba de se­lec­ción; la fal­ta de co­ber­tu­ra en edu­ca­ción me­dia en me­no­res en si­tua­ción de ries­go; sos­te­ne­do­res con di­fe­ren­cias de re­cur­sos y ca­pa­ci­dad de ges­tión; en­deu­da­mien­to de jó­ve­nes con tí­tu­los de ba­ja pro­duc­ti­vi­dad; po­bre fi­nan­cia­mien­to de la in­ves­ti­ga­ción; ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas de­ja­das a la de­ri­va fi­nan­cie­ra; una edu­ca­ción sin sin­to­nía con los re­que­ri­mien­tos del país; pa­ros in­ter­mi­na­bles que di­la­pi­dan re­cur­sos y tiem­pos de las per­so­nas/ins­ti­tu­cio­nes más vul­ne­ra­bles, ca­ren­cias de ca­rre­ras téc­ni­cas don­de el Es­ta­do tie­ne ce­ro rol; fal­ta de cum­pli­mien­to de la re­gu­la­ción (acre­di­ta­ción, fi­nan­cia­mien­to), y la ma­la -ex­ce­si­va o inequi­ta­ti­va- re­gu­la­ción en otras áreas (uni­ver­si­da­des es­ta­ta­les con con­tro­les cuá­dru­ples mi­nis­te­rio / Con­tra­lo­ría / acre­di­ta­ción / trans­pa­ren­cia ver­sus ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das con muy po­co con­trol). Pa­ra no rom­per más el ja­rrón, y arre­glar so­lo la par­te ro­ta, su­gie­ro al­gu­nos cri­te­rios que la so­lu­ción (ley) de­be­ría con­si­de­rar. Pri­me­ro, pre­ser­var a los ac­to­res que lo es­tán ha­cien­do bien (co­le­gios, maes­tros, uni­ver­si­da­des, fa­mi­lias), con­ti­nuar apo­yán­do­los in­clu­so más, e in­cen­ti­var a los que no, a me­jo­rar o a sa­lir. Se­gun­do, preo­cu­par­se no so­lo de los jó­ve­nes, sino de to­dos quie­nes ne­ce­si­tan edu­ca­ción (ni­ños, adul­tos, adul­tos ma­yo­res). Ter­ce­ro, y co­mo los re­cur­sos son es­ca­sos, de­be­rían in­ver­tir­se don­de sean más equi­ta­ti­vos y pro­duc­ti­vos, y pro­cu­rar que la so­lu­ción au­men­te el to­tal des­ti­na­do a edu­ca­ción (que no ha­ya so­lo sus­ti­tu­ción o in­clu­so dis­mi­nu­ción), com­bi­nan­do el apor­te del Es­ta­do y de pri­va­dos (fa­mi­lias, fun­da­cio­nes, em­plea­do­res, et­cé­te­ra). Cuar­to, ge­ne­rar una re­gu­la­ción efi­cien­te -ba­ra­ta de im­ple­men­tar, con­tro­lar y efec­ti­va en sus in­cen­ti­vos.

SO­BRE ES­TA ba­se pro­pon­go al­gu­nas me­di­das co­rrec­ti­vas (des­de lo más eco­nó­mi­co y sen­ci­llo): 1. Mo­di­fi­car la PSU e ins­ta­lar una prue­ba -al me­nos dos ve­ces al año- ba­sa­da en ap­ti­tu­des (ló­gi­ca, com­pren­sión lec­to­ra y ope­ra­cio­nes ma­te­má­ti­cas). 2. Trans­pa­ren­cia de in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra y es­tra­té­gi­ca de las en­ti­da­des que re­ci­ben fon­dos pú­bli­cos, y ren­di­mien­to a un en­te (no a va­rios, mi­nis­te­rio, su­pe­rin­ten­den­cia, Con­tra­lo­ría) de di­chos fon­dos. 3. Me­jo­rar la Ley de Acre­di­ta­ción evi­tan­do con­flic­tos de in­te­rés y que per­mi­ta sus­ti­tu­ción por acreditaciones in­ter­na­cio­na­les más fuer­tes. 4. Prio­ri­za­ción de com­pe­ten­cias bá­si­cas en edu­ca­ción es­co­lar/me­dia: cien­cia, ma­te­má­ti­ca y tec­no­lo­gía + ló­gi­ca, len­gua­je es­pa­ñol e in­glés (y si hay re­cur­sos: de­por­te). 5. Ar­ti­cu­lar la con­ti­nua­ción de es­tu­dios y trans­fe­ren­cia de cré­di­tos des­de edu­ca­ción me­dia, a téc­ni­ca, de téc­ni­ca a pro­fe­sio­nal (no to­do el mun­do tie­ne que ter­mi­nar con un gra­do uni­ver­si­ta­rio, ni tie­ne que ha­cer to­da su en­se­ñan­za de un gol­pe).

La ma­yo­ría de es­tas ac­cio­nes no re­quie­re de gran­des re­cur­sos, pe­ro ellas ten­drían efec­tos muy re­le­van­tes en los desafíos iden­ti­fi­ca­dos.

Adi­cio­nal­men­te y en or­den de prio­ri­dad su­gie­ro: prio­ri­zar la edu­ca- ción prees­co­lar y bá­si­ca (da re­tor­nos por mu­cho más tiem­po, y tie­ne un efec­to mul­ti­pli­ca­dor y de equi­dad in­ne­ga­ble); prio­ri­zar la edu­ca­ción téc­ni­ca, tan ne­ce­sa­ria pa­ra la pro­duc­ti­vi­dad de una gran ma­yo­ría de jó­ve­nes (in­clu­yen­do un CFT es­ta­tal, ade­más de los pri­va­dos bue­nos); op­ti­mi­zar el sis­te­ma de cré­di­to exis­ten­te pa­ra apo­yar a quie­nes no al­can­cen a be­cas o apo­yo de gra­tui­dad (que fi­nal­men­te es igual una be­ca); apor­te es­ta­tal ba­sal a en­ti­da­des es­ta­ta­les; y si los re­cur­sos al­can­zan, a las en­ti­da­des que pro­veen bie­nes pú­bli­cos.

Si por arre­glar lo ro­to ter­mi­na­mos que­bran­do el ja­rrón com­ple­to, o si el arre­glo nos cues­ta ca­rí­si­mo, no so­lo es­ta­re­mos afec­tan­do la edu­ca­ción, sino que es­ta­re­mos pos­ter­gan­do otras in­ver­sio­nes en bie­nes pú­bli­cos re­le­van­tes (ejem­plo, sa­lud, in­fra­es­truc­tu­ra fí­si­ca, en­tre otros).

Lo an­te­rior ge­ne­ra­rá más frus­tra­ción que la que hoy exis­te; y co­rre­mos el ries­go de que en un de­ce­nio es­te­mos dis­cu­tien­do lo mis­mo, que lo­gra­mos ha­cer­nos car­go so­lo de al­gu­nos desafíos, pe­ro que in­clu­so al­gu­nos as­pec­tos po­si­ti­vos que te­nía­mos, los per­di­mos. Arre­gle­mos lo ne­ce­sa­rio y pre­ser­ve­mos lo bueno. Sea­mos in­te­li­gen­tes y efi­cien­tes. Los ni­ños de hoy y del fu­tu­ro en Chi­le lo re­quie­ren.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.