Tras cin­co años, gru­po Luk­sic lle­va a CSAV a to­ma el man­do de la cuar­ta na­vie­ra mun­dial

La fu­sión en­tre Ha­pag Lloyd y UASC ge­ne­ra­rá si­ner­gías anua­les por so­bre los US$400 millones, de las cua­les cerca de un ter­cio po­drían ya rea­li­zar­se du­ran­te el 2017.

Pulso - - Portada - C. CA­BE­LLO/G. ORE­LLA­NA

—Fu­sión en­tre Ha­pag Lloyd -cu­yo prin­ci­pal ac­cio­nis­ta es Va­po­res- y UASC pon­drá al gru­po Luk­sic en­tre las cua­tro ma­yo­res na­vie­ras del mun­do. Pa­ra lle­gar has­ta aquí, el gru­po reali­zó un fuer­te plan de re­es­truc­tu­ra­ción y así dar vuel­ta el ne­go­cio.

—Aun­que los acer­ca­mien­tos en­tre Ha­pag Lloyd -na­vie­ra ale­ma­na cu­yo ma­yor ac­cio­nis­ta es la chi­le­na CSAV- y Uni­ted Arab Ship­ping Com­pany (UASC) co­men­za­ron a fi­nes del año pa­sa­do, fue re­cién es­ta se­ma­na cuan­do se anun­ció la fu­sión de am­bas com­pa­ñías.

La mo­vi­da no só­lo crea­rá un gi­gan­te de la in­dus­tria na­vie­ra -con ven­tas anua­les por unos US$12 mil millones si se su­ma la fac­tu­ra­ción de am­bas por se­pa­ra­do- sino que ade­más pon­drá a Va­po­res, el histórico gru­po na­cio­nal, al man­do de uno de los cua­tro prin­ci­pa­les ac­to­res de es­ta in­dus­tria a ni­vel mun­dial.

Se tra­ta de un re­sul­ta­do que ha­ce al­gu­nos años ha­bría si­do im­pen­sa­do, con­si­de­ran­do las fuer­tes pér­di­das que ve­nía su­frien­do el gru­po. En 2011, año que mar­ca el in­gre­so del gru­po Luk­sic a la pro­pie­dad -que por dé­ca­das con­tro­ló el em­pre­sa­rio Ricardo Cla­ro-, Va­po­res per­dió US$1.250 millones y las pers­pec­ti­vas eran pe­si­mis­tas.

Se tra­tó del peak de una cri­sis que ade­más de Va­po­res afec­tó a sus com­pe­ti­do­res. El ori­gen de es­to fue el des­aco­ple en­tre la ofer­ta y la de­man­da: has­ta en­ton­ces, la in­dus­tria ve­nía cre­cien­do del or­den del 10% anual, lo que lle­va­ba a las em­pre­sas a am­pliar su flo­ta de ma­ne­ra ve­loz.

Así, con­si­de­ran­do que la en­tre­ga de los bu­ques tar­da unos cua­tro años, las na­vie­ras te­nían el equi­va­len­te al 40% de su flo­ta per­ma­nen­te­men­te en cons­truc­ción. La bom­ba es­ta­lló cuan­do ba­jó de ma­ne­ra brus­ca la de­man­da: la ofer­ta que­dó des­a­li­nea­da y las na­vie­ras ini­cia­ron una gue­rra de pre­cios, afec­tan­do los már­ge­nes y bo­rran­do las uti­li­da­des.

En esa si­tua­ción, co­men­ta una alta fuen­te del sec­tor na­vie­ro, pro­vo­có drás­ti­cos cam­bios en la in­dus­tria, que de­ri­va­ron en una con­so­li­da­ción de los ac­to­res, ade­más de alian­zas o joint-ven­tu­res ope­ra­ti­vos. En ese con­tex­to, Va­po­res te­nía dos ca­mi­nos: su­mar­se o des­apa­re­cer.

Allí en­tró Ha­pag Lloyd. En 2014, la na­vie­ra ale­ma­na bus­ca­ba un so­cio y Va­po­res apa­re­ció en el ca­mino. El gru­po Luk­sic, en una mo­vi­da as­tu­ta, fir­mó un pac­to de ac­cio­nis­tas con el Go­bierno de la ciu­dad de Ham­bur­go y Küh­ne, uno de los ma­yo­res clien­tes de la in­dus­tria, que la pu­so en el con­trol de la fir­ma.

Los cam­bios han si­do drás­ti­cos. Se­gún fuen­tes cer­ca­nas a CSAV cuan­do el gru­po Luk­sic asu­mió el con­trol de la com­pa­ñía so­lo un 6% de la flo­ta que ope­ra­ba era pro­pia, el 96% res­tan­te, arren­da­da. Hoy, el 50% de las na­ves son pro­pias, en lí­nea con el pro­me­dio de la in­dus­tria.

EL NUE­VO AC­TOR. Una vez que se con­cre­te la ope­ra­ción, CSAV ve­rá re­du­ci­da su par­ti­ci­pa­ción en Ha­pag-Lloyd, pa­san­do del 31,4% ac­tual a 22,6%. Sin em­bar­go, tan­to la em­pre­sa chi­le­na, co­mo la Ciu­dad de Ham­bur­go y Küh­ne se man­ten­drán co­mo los con­tro­la­do­res de la fir­ma ger­ma­na con una par­ti­ci­pa­ción com­bi­na­da de cerca de 52%. Ade­más, se acor­dó que CSAV al­can­ce una par­ti­ci­pa­ción de un 25% pa­ra se­guir in­flu­yen­do en la adop­ción de acuer­dos.

Ac­tual­men­te, en la in­dus­tria de los por­ta­con­te­ne­do­res man­dan cua­tro grandes em­pre­sas, da­do el ma­ne­jo de ru­tas glo­ba­les que tie­nen: la da­ne­sa Maersk, la ita­lia­na MSC y y la fran­ce­sa CMA CGM. En tér­mi­nos de fac­tu­ra­ción Ha­pag Lloyd ocu­pa el cuar­to pues­to. To­dos ellos su­man un 55% de par­ti­ci­pa­ción del mercado.

En la in­dus­tria se­ña­lan que el pa­so da­do por Ha­pag Lloyd es cla­ve, pues es vis­to co­mo una oportunidad de oro pa­ra re­du­cir cos­tos, ge­ne­rar aho­rros y lo­grar si­ner­gías, las que se es­ti­man en unos US$400 millones anua­les. De ellas, cerca de un ter­cio po­drían ya ob­te­ner­se du­ran­te el 2017. Ade­más se re­du­ci­rá sig­ni­fi­ca- ti­va­men­te las ne­ce­si­da­des de inversión du­ran­te los pró­xi­mos años.

Con la fu­sión de las em­pre­sas CSAV con­ta­rá con 237 na­ves con eda­des y ta­ma­ños pro­me­dio muy su­pe­rio­res a los de la in­dus­tria, in­clui­dos seis nue­vos barcos de 18.800 TEUs. Adi­cio­nal­men­te pro­duc­to de la com­ple­men­ta­ri­dad de sus ser­vi­cios, CSAV re­for­za­rá su po­si­ción y di­ver­si­fi­ca­rá su por­ta­fo­lio co­mer­cial en trá­fi­cos re­le­van­tes, tan­to en los “Es­te- Oes­te” co­mo en los “Nor­te-Sur”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.