Edi­to­rial

El pe­si­mis­mo en el sec­tor privado es una con­se­cuen­cia na­tu­ral de las re­for­mas y men­sa­jes de la au­to­ri­dad. Ello ha pro­vo­ca­do que sea di­fí­cil ver el va­so me­dio lleno, aun­que se pue­de in­ten­tar.

Pulso - - Opinion -

ES CIER­TO que la se­gui­di­lla de re­for­mas que han lle­va­do adelante las au­to­ri­da­des de la Nue­va Ma­yo­ría ha gol­pea­do el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de Chi­le. Así lo han ma­ni­fes­ta­do ca­si sin ex­cep­ción di­ver­sos ana­lis­tas y en­ti­da­des, in­clui­do el pro­pio Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal. Es cier­to que el áni­mo y el dis­cur­so an­ti em­pre­sa­rial (an­ti lu­cro, an­ti “po­de­ro­sos de siem­pre”) con el cual lle­gó el Go­bierno, tam­bién afec­tó las re­la­cio­nes en­tre el sec­tor privado y la ad­mi­nis­tra­ción gu­ber­na­men­tal.

Es cier­to que el men­sa­je de al­gu­nos par­la­men­ta­rios ofi­cia­lis­tas ge­ne­ró ma­yor preo­cu­pa­ción ante la po­si­bi­li­dad de que en el Con­gre­so apli­ca­ran una apla­na­do­ra o re­tro­ex­ca­va­do­ra.

Es cier­to, y na­tu­ral, que fren­te a un fu­tu­ro in­cier­to, las de­ci­sio­nes de inversión tien­den a pa­ra­li­zar­se, por lo que era de es­pe­rar­se -aun­que no se con­si­de­ra­ra en los su­pues­tos ini­cia­les- que el sec­tor privado ba­ja­ría el rit­mo de las in­ver­sio­nes. No hay em­pre­sa­rios que es­tén dis­pues­tos a de­jar de hacer un buen ne­go­cio so­lo por un asun­to político de no in­ver­tir. To­dos si­guen tra­ba­jan­do, y muy fuer­te, ante las po­bres ci­fras de ex­pan­sión de la ac­ti­vi­dad.

Es cier­to que aun­que el cam­bio de ga­bi­ne­te en el que in­gre­sa­ron Burgos y Val­dés ali­men­tó ex­pec­ta­ti­vas más op­ti­mis­tas res­pec­to de que el Go­bierno en­men­da­ría el ca­mino, fi­nal­men­te no su­ce­dió al­go tan drás­ti­co y ne­ce­sa­rio co­mo lo es­pe­ra­do. El gi­ro del men­sa­je de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let ha­cia el cre­ci­mien­to, lle­gó so­lo una vez que el me­nor di­na­mis­mo eco­nó­mi­co hi­zo in­via­ble la am­bi­cio­sa agen­da. Rea­lis­mo sin re­nun­cia fue la frase ocu­pa­da pa­ra ello. Y, por lo de­más, a Ro­dri­go Val­dés le ha cos­ta­do bas­tan­te po­der ins­tau­rar su agen­da de aus­te­ri­dad.

Pe­ro tam­bién es in­dis­cu­ti­ble que pa­re­ce una exa­ge­ra­ción, vista por ojos ex­tran­je­ros, que las ex­pec­ta­ti­vas em­pre­sa­ria­les es­tén igua­les o peo­res que las ob­ser­va­das en la re­ce­sión pro­vo­ca­da por la cri­sis sub­pri­me. De he­cho, un ar­tícu­lo en Bloom­berg es­ta se­ma­na ma­ni­fes­ta­ba que “los em­pre­sa­rios de Chi­le pue­den pa­re­cer his­té­ri­cos al ver al so­cia­lis­mo en ca­da es­qui­na y al aler­tar so­bre un Ar­ma­ge­dón eco­nó­mi­co”. Des­de afue­ra se ven más las opor­tu­ni­da­des que des­de den­tro de los paí­ses, co­men­tó ha­ce al­gu­nas se­ma­nas la pre­si­den­ta del gru­po San­tan­der, al ana­li­zar lo que es­tá ocu­rrien­do en Chi­le. Ello ex­pli­ca el gran nú­me­ro de com­pras de in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros de em­pre­sas chi­le­nas.

¿Es qui­zá el mo­men­to de ver el va­so me­dio lleno, co­mo nos di­cen las au­to­ri­da­des? Pro­ba­ble­men­te sí. Hay que des­ta­car la es­ta­bi­li­dad ma­cro del país, que el Go­bierno ha di­cho ex­pre­sa­men­te que la agen­da de re­for­mas lle­gó has­ta aquí (aun­que sus efec­tos se se­gui­rán per­ci­bien­do), y si bien el pre­cio del co­bre ha ba­ja­do os­ten­si­ble­men­te des­de sus má­xi­mos, se ha es­ta­bi­li­za­do al­go por so­bre los US$2. Sin em­bar­go, el cam­bio de áni­mo no es au­to­má­ti­co ni por fal­ta de vo­lun­tad. Al­go que ayu­da­ría se­ría ver que la dis­cu­sión téc­ni­ca pri­ma por so­bre la po­lí­ti­ca, por ejem­plo en el pró­xi­mo Pre­su­pues­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.