¿Un mun­do sin des­equi­li­brios?

En el ám­bi­to de la ren­ta va­ria­ble, los in­ver­sio­nis­tas ya mi­ran ha­cia un 2017 que de­be­ría re­gis­trar un cre­ci­mien­to más ro­bus­to.

Pulso - - Opinion - ÁLVARO PE­REY­RA

com­pli­car la frá­gil re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca mun­dial.

Evi­den­te­men­te, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de Es­ta­dos Uni­dos si­gue sien­do gra­dual y mo­des­to pe­ro pro­gre­si­vo, con una Reserva Fe­de­ral (Fed) que no po­drá su­bir su ta­sa de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria sino has­ta pa­sa­das las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, sim­ple­men­te por­que el en­torno in­ter­na­cio­nal si­gue con­vul­sio­na­do. Por aho­ra Eu­ro­pa no adop­ta­rá nue­vas me­di­das mo­ne­ta­rias sin an­tes de­ter­mi­nar el real im­pac­to eco­nó­mi­co que ha­bría te­ni­do el vo­to in­glés so­bre la re­gión. En Inglaterra y Ja­pón se adop­ta­rán me­di­das mo­ne­ta­rias adi­cio­na­les en el corto pla­zo en pos de reac­ti­var sus eco­no­mías, mien­tras Chi­na si­gue cre­cien­do sa­lu­da­ble­men­te. Por su parte, al­gu­nos paí­ses en vías de de­sa­rro­llo, co­mo Bra­sil, se en­cuen­tran en la lí­nea de adop­tar me­di­das mo­ne­ta­rias pro cí­cli­cas en un mun­do don­de apa­ren­te­men­te los pre­cios de los com­mo­di­ties, en par­ti­cu­lar del pe­tró­leo, pa­re­ce­rían ha­ber en­con­tra­do pi­vo­tes de corto pla­zo.

En EEUU el da­to de crea­ción de em­pleo de ma­yo (so­lo de 11 mil) se bo­rró com­ple­ta­men­te de la men­te de los in­ver­sio­nis­tas lue­go que la eco­no­mía ge­ne­ra­se 287 mil nue­vos em­pleos en ju­nio, de­jan­do el pro­me­dio men­sual du­ran­te el pri­mer se­mes­tre del año en 172 mil em­pleos por mes. Sin em­bar­go, es es­ta mis­ma ano­ma­lía es­ta­dís­ti­ca la que no per­mi­ti­rá que la Fed pue­da su­bir la ta­sa de ins­tan­cia mo­ne­ta­ria (ac­tual­men­te en 0,5%) has­ta fi­nes de año o prin­ci­pios de 2017. En­tran­do a la pró­xi­ma reunión de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, los días 26 y 27 de ju­lio, nin­gún miem­bro con vo­to de la Fed pue­de con­fir­mar que un da­to si­mi­lar al de ma­yo no se re­pe­ti­rá en los me­ses si­guien­tes, atan­do por en­de a la Fed a la es­pe­ra de un ca­mino da­to-de­pen­dien­te más des­pe­ja­do, acom­pa­ña­do se­gu­ra­men­te de un am­bien­te político más ál­gi­do a me­di­da que nos acer­ca­mos a la elec­ción pre­si­den­cial. for­mal­men­te que el shock político au­to in­du­ci­do en ju­nio im­pli­ca­rá que ten­drá que adop­tar me­di­das mo­ne­ta­rias adi­cio­na­les en agos­to. Es­to, por­que se es­ti­ma que la eco­no­mía po­dría in­clu­so con­traer­se el ter­cer tri­mes­tre, pro­duc­to de una pa­rá­li­sis ge­ne­ra­li­za­da de con­su­mo e inversión que se ha re­gis­tra­do des­de que se co­no­cie­ron los re­sul­ta­dos del re­fe­rén­dum has­ta que se re­or­ga­ni­zó el Go­bierno pa­ra hacer fren­te a la po­si­ble sa­li­da de la UE.

En Ja­pón, el for­ta­le­ci­do Go­bierno de Shin­zo Abe no so­lo po­dría anunciar en los pró­xi­mos días un nue­vo pro­gra­ma fis­cal, que su­ma­ría 2% de su PIB, sino tam­bién un pro­gra­ma mo­ne­ta­rio en pos de amor­ti­guar la des­ace­le­ra­ción que ha­bría re­gis­tra­do el sec­tor ex­por­ta­dor tras la vio­len­ta apre­cia­ción del yen en el pri­mer se­mes­tre del año.

Chi­na con­ti­núa cre­cien­do sa­lu­da­ble­men­te; sin em­bar­go, si­gue te­nien­do ca­da cier­to tiem­po que in­yec­tar li­qui­dez de corto pla­zo pa­ra evi­tar con­ges­tio­nes fi­nan­cie­ras sin ex­pli­ca­ción for­mal al­gu­na. Pa­ra al­gu­nos, el Ban­co Cen­tral de Chi­na po­dría adop­tar nue­vas me­di­das pro cí­cli­cas el ter­cer tri­mes­tre, aun cuan­do los da­tos sub­ya­cen­tes mues­tran una eco­no­mía más es­ta­ble. Fi­nal­men­te, da­do el de­te­rio­ro que ha su­fri­do la eco­no­mía bra­si­le­ña y las me­no­res pre­sio­nes in­fla­cio­na­rias en me­ses re­cien­tes, es de es­pe­rar que el ci­clo de ba­jas de in­te­rés sea el te­nor del se­gun­do se­mes­tre, pe­ro sin que aún se ha­yan re­suel­to los pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les y políticos del país.

En con­clu­sión, uno po­dría su­po­ner erró­nea­men­te, da­do el com­por­ta­mien­to de la ren­ta va­ria­ble, que en un mes los des­equi­li­brios ma­cro­eco­nó­mi­cos mundiales se han di­si­pa­do. No obs­tan­te, es­tos con­ti­núan la­ten­tes, ya que las au­to­ri­da­des mo­ne­ta­rias es­tán te­nien­do que do­ble­gar sus es­fuer­zos pa­ra reac­ti­var la eco­no­mía mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.