“No veo his­te­ria en el sec­tor em­pre­sa­rial. Las de­ci­sio­nes de inversión son ra­cio­na­les”

“El Go­bierno tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de li­de­rar la re­cu­pe­ra­ción de las con­fian­zas”

Pulso - - Portada - Una en­tre­vis­ta de LUCY ARAVENA LÓPEZ

UNA in­gra­ta, por no de­cir una du­ra se­ma­na ha te­ni­do el sec­tor em­pre­sa­rial chi­leno. Es­ta se ini­ció con las pa­la­bras del mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ro­dri­go Val­dés, quien el lu­nes lla­mó a los pri­va­dos a “más tra­ba­jo y me­nos llo­ri­queo” mien­tras des­ta­ca­ba a una com­pa­ñía de me­nor ta­ma­ño que uti­li­zó ga­ran­tías en­tre­ga­das por el Go­bierno pa­ra to­mar un prés­ta­mo e in­ver­tir en ca­pi­tal fi­jo.

Y si bien al día si­guien­te el ti­tu­lar de Ha­cien­da sa­lió a po­ner pa­ños fríos, acla­ran­do que no se qui­so re­fe­rir a na­die en par­ti­cu­lar y que su idea era só­lo ins­tar a “mi­rar el va­so me­dio lleno”, las de­cla­ra­cio­nes de Val­dés no de­ja­ron in­di­fe­ren­tes a la Con­fe­de­ra­ción de la Pro­duc­ción y del Co­mer­cio (CPC). Des­de An­to­fa­gas­ta, la mul­ti­gre­mial no tar­dó en reac­cio­nar y en­vió una de­cla­ra­ción ma­ni­fes­tan­do su sor­pre­sa y la­men­tan­do los di­chos del mi­nis­tro.

Pe­ro no fue to­do. El mis­mo mar­tes la agen­cia Bloom­berg pu­bli­có una no­ta va­lo­ran­do la for­ta­le­za del país, y cri­ti­can­do a los em­pre­sa­rios. Es­ti­mó que “la co­mu­ni­dad de ne­go­cios de Chi­le pue­de pa­re­cer a ve­ces un ma­no­jo his­té­ri­co, al ver el so­cia­lis­mo en ca­da es­qui­na”, ar­gu­men­tan­do que la con­fian­za em­pre­sa­rial ante las re­for­mas del Go­bierno ha caí­do a ni­ve­les más ba­jos que cuan­do que­bró Leh­man Brot­hers. Ante es­ta aba­ti­da se­ma­na, el pre­si­den­te de la CPC, Al­ber­to Salas, de­fien­de a sus pares y lla­ma al Go­bierno a li­de­rar la re­cu­pe­ra­ción de las con­fian­zas.

¿Qué es­pe­ra de la dis­cu­sión del pro­yec­to de ley de Pre­su­pues­tos 2017?

—Chi­le go­za de bue­na repu­tación in­ter­na­cio­nal por la res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal y ma­cro­eco­nó­mi­ca que ha te­ni­do. Eso nos ha per­mi­ti­do un buen desem­pe­ño y ac­ce­so a fi­nan­cia­mien­to in­ter­na­cio­nal en me­jo­res con­di­cio­nes. Es­pe­ro que esa res­pon­sa­bi­li­dad se man­ten­ga en el pró­xi­mo pre­su­pues­to y pri­me la sen­sa­tez de cui­dar los ac­ti­vos que te­ne­mos.

Ha­cien­da re­du­jo la pro­yec­ción de cre­ci­mien­to de 2016 a2% a 1,75% ¿Con­cuer­da con esa ci­fra o cree que se que­dó ‘corto’ el mi­nis­tro Val­dés sien­do que la OC­DE pre­vé un 1,5%?

—Las pro­yec­cio­nes que ha­cen los dis­tin­tos or­ga­nis­mos téc­ni­cos y eco­no­mis­tas es­tán en­tre 1 y 2%. Más allá de eso, es­to no de­be­ría de­jar­nos tran­qui­los. Por el con­tra­rio, de­be­mos pre­gun­tar­nos có­mo sa­li­mos de ese ran­go en el que es­ta­mos en­tram­pa­dos ha­ce al­gu­nos años y vol­ve­mos a ta­sas de cre­ci­mien­to más al­tas, más cer­ca­nas al po­ten­cial de Chi­le, por­que co­mo siem­pre lo he di­cho, el cre­ci­mien­to es la me­jor he­rra­mien­ta pa­ra que to­das las per­so­nas ten­gan más y me­jor tra­ba­jo, pa­ra que me­jo­ren su ca­li­dad de vi­da y la de sus fa­mi­lias. No es cre­cer por cre­cer, es cre­cer pa­ra que la pros­pe­ri­dad lle­gue a to­dos.

¿En ese sen­ti­do, cree que el país re­cu­pe­ra­rá el cre­ci­mien­to y su­pe­rará la ba­rre­ra de 2% en que es­tá en­tram­pa­do des­de 2014?

—Con la in­for­ma­ción con que con­ta­mos hoy día, no veo nin­gu­na fuer­za que nos ha­ga cre­cer a ta­sas muy dis­tin­tas. El es­ce­na­rio no per­mi­te ver me­jo­res pers­pec­ti­vas ha­cia adelante. Con un pa­no­ra­ma ex­terno com­ple­jo, la inversión es­tan­ca­da y ex­pec­ta­ti­vas ne­ga­ti­vas, el mercado la­bo­ral de­te­rio­rán­do­se, ma­yor res­tric­ción fis­cal, el cre­ci­mien­to pa­re­ce que se­gui­rá ba­jo si no ha­ce­mos al­go al res­pec­to. Lo que Chi­le ne­ce­si­ta es vol­ver a cre­cer al 5% y de­be­mos tra­ba­jar pa­ra lo­grar­lo. Y en es­to, la au­to­ri­dad tie­ne un rol cla­ve.

¿Qué ele­men­tos de­be­rían dar­se pa­ra que el país re­to­me una

sen­da de cla­ra re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca?

—En pri­mer lu­gar, se de­be vol­ver a va­lo­rar la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y a ins­ta­lar la re­le­van­cia del cre­ci­mien­to co­mo con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra que las per­so­nas ten­gan ma­yo­res opor­tu­ni­da­des. A eso de­be­mos su­mar el crear un am­bien­te pro­pi­cio pa­ra la inversión y el em­pren­di­mien­to. Es­to re­quie­re des­pe­jar la in­cer­ti­dum­bre y te­ner re­glas cla­ras que den cer­te­za ju­rí­di­ca. Son es­tos in­gre­dien­tes los que po­drían ge­ne­rar un cam­bio en las ex­pec­ta­ti­vas pa­ra vol­ver al círculo vir­tuo­so de la inversión y el cre­ci­mien­to.

¿Y en con­cre­to, có­mo el Go­bierno po­dría des­pe­jar las in­cer­ti­dum­bres y te­ner re­glas cla­ras que afian­cen la cer­te­za ju­rí­di­ca?

—Aún se man­tie­nen re­for­mas pen­dien­tes, co­mo la Cons­ti­tu­cio­nal, lo que ge­ne­ra in­cer­ti­dum­bre, por­que no co­no­ce­mos los con­te­ni­dos que se dis­cu­ti­rán. Los cam­bios al Có­di­go de Aguas tam­bién ge­ne­ran in­cer­te­za en re­la­ción a los even­tua­les cam­bios a la pro­pie­dad. Res­pec­to a la Re­for­ma La­bo­ral, creo que se­ría positivo que sea­mos ca­pa­ces de con­sen­suar una ley cor­ta en be­ne­fi­cio de to­dos. ¿

Có­mo ve la de­ci­sión del TC de ca­li­fi­car inad­mi­si­ble el re­que­ri­mien­to de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad pre­sen­ta­do por Chi­le Va­mos con­tra la Re­for­ma La­bo­ral? ¿Es­pe­ra­ba que fue­se dis­tin­ta?

—La dis­cu­sión de la Re­for­ma La­bo­ral, la­men­ta­ble­men­te ter­mi­nó tan mal co­mo em­pe­zó. Co­mo lo ha se­ña­la­do la pro­pia mi­nis­tra del Tra­ba­jo, de­bi­do a los va­cíos que tie­ne el pro­yec­to apro­ba­do se en­tra­rá a un pro­ce­so de ju­di­cia­li­za­ción de las ne­go­cia­cio­nes co­lec­ti­vas. De acuer­do al pri­mer fa­llo del Tribunal Cons­ti­tu­cio­nal, la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va que­da ra­di­ca­da en to­dos los tra­ba­ja­do­res, sea que es­tén or­ga­ni­za­dos en sin­di­ca­tos o que no lo es­tén. Es im­por­tan­te que se re­gu­len los va­cíos que es­tá de­jan­do la nor­ma, pa­ra que tan­to tra­ba­ja­do­res co­mo em­plea­do­res ten­ga­mos cla­ri­dad al mo­men­to de ne­go­ciar.

Y en ese as­pec­to ¿Qué vie­ne pa­ra adelante?

—Aun­que con­fío en la res­pon­sa­bi­li­dad de los tra­ba­ja­do­res chi­le­nos, es efec­ti­vo y nos preocupa una even­tual ju­di­cia­li­za­ción de las re­la­cio­nes la­bo­ra­les. Por eso es tan im­por­tan­te aten­der cuan­to an­tes los as­pec­tos que es­tán que­dan­do des­re­gu­la­dos en la ac­tual re­for­ma.

¿Cree que el pro­ce­so de mo­der­ni­za­ción de la Di­rec­ción del Tra­ba­jo pue­da abrir un es­pa­cio pa­ra una bue­na im­ple­men­ta­ción de la Re­for­ma La­bo­ral?

—No co­no­ce­mos los de­ta­lles del pro­ce­so de mo­der­ni­za­ción de la Di­rec­ción del Tra­ba­jo. Es­pe­ra­mos que se es­té con­si­de­ran­do avan­zar ha­cia una ins­ti­tu­ción más au­tó­no­ma, con un ele­va­do ni­vel de pro­fe­sio­na­li­za­ción y una ade­cua­da do­ta­ción de per­so­nal. Es­to re­que­ri­rá de una ley, por lo que to­ma­rá un tiem­po que se­gu­ra­men­te su­pe­rará los seis me­ses que fal­tan pa­ra la en­tra­da en vi­gen­cia de la ley. Res­pec­to a la im­ple­men­ta­ción de la Re­for­ma La­bo­ral, la Di­rec­ción del Tra­ba­jo en­fren­ta­rá im­por­tan­tes re­tos, co­mo di­lu­ci­dar en ca­so de desacuer­do de las par­tes, de­fi­nir cuá­les son los ser­vi­cios mí­ni­mos de las em­pre­sas en ca­so de huel­ga y aco­tar la per­ti­nen­cia de los equi­pos de emer­gen­cia.

¿Có­mo ayu­dan o en­tor­pe­cen a la alian­za pú­bli­co-pri­va­da, las pa­la­bras del mi­nis­tro Val­dés cuan­do lla­mó a los em­pre­sa­rios a “más tra­ba­jo y me­nos llo­ri­queo” ?

—Las des­ca­li­fi­ca­cio­nes no ayu­dan en la re­cu­pe­ra­ción de las con­fian­zas y el me­jo­ra­mien­to del cli­ma y de las ex­pec­ta­ti­vas, que son con­di­cio­nes ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rias pa­ra reac­ti­var el cre­ci­mien­to, la inversión y el em­pleo. Los em­pre­sa­rios tra­ba­ja­mos du­ro to­dos los días y tam­bién es­ta­mos ha­cien­do un im­por­tan­te apor­te al país en ma­te­ria de pro­duc­ti­vi­dad. Nos pa­re­ce que nues­tros pun­tos de vista, así co­mo el de to­dos los chi­le­nos, de­bie­ran ser es­cu­cha­dos con res­pe­to.

Por el con­tra­rio ¿cuá­les son las se­ña­les que de­be­ría dar el Go­bierno al res­pec­to?

—El go­bierno tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de li­de­rar la re­cu­pe­ra­ción de las con­fian­zas. Ade­más se ne­ce­si­tan se­ña­les que per­mi­tan avan­zar efec­ti­va­men­te a nues­tro país en las ma­te­rias que te­ne­mos pen­dien­tes en va­rios ám­bi­tos que afec­tan el bie­nes­tar de las per­so­nas. Ello im­pli­ca que la au­to­ri­dad va­lo­re el em­pren­di­mien­to y que se en­tre­guen con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles pa­ra po­der desa­rro­llar­lo. La inversión y el cre­ci­mien­to per­mi­ten más em­pleos y me­jo­res sa­la­rios, y eso be­ne­fi­cia di­rec­ta­men­te a to­das las per­so­nas. Por eso, es­ta­mos con­ven­ci­dos que es ur­gen­te im­ple­men­tar me­di­das a fa­vor de la pro­duc­ti­vi­dad, que apun­ten a lo­grar ma­yo­res opor­tu­ni­da­des pa­ra to­dos los chi­le­nos, ser más efi­cien­tes, tra­ba­jar pa­ra que exis­ta más com­pe­ten­cia, ma­yor cer­te­za y cohe­ren­cia re­gu­la­to­ria, ade­más de in­no­var pro­duc­tos, pro­ce­sos y nue­vos mo­de­los de ne­go­cio. En nues­tro tra­ba­jo de la Co­mi­sión de Pro­duc­ti­vi­dad de la CPC hay mu­chas pro­pues­tas que apun­tan en es­te sen­ti­do.

¿Cuál es su opi­nión so­bre la no­ta de Bloom­berg en que di­ce que el sec­tor em­pre­sa­rial lo­cal es his­té­ri­co y ve so­cia­lis­mo en ca­da es­qui­na?

—Yo no veo his­te­ria al­gu­na en el sec­tor em­pre­sa­rial. To­dos coin­ci­di­mos en que Chi­le es un país se­rio, es­ta­ble y con grandes opor­tu­ni­da­des pa­ra los in­ver­sio­nis­tas. Pe­ro las de­ci­sio­nes de inversión son ra­cio­na­les, por lo tan­to, ca­da em­pre­sa las rea­li­za en el mo­men­to que con­si­de­ra ade­cua­do y opor­tuno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.