Da­vid con­tra Go­liat. El triun­fo de Uru­guay con­tra Phi­lip Mo­rris

Des­de Chi­le si­guie­ron con aten­ción el fa­llo del Ciadi a fa­vor de los cha­rrúas, en el mar­co de la tra­mi­ta­ción del pro­yec­to de ley que bus­ca el em­pa­que­ta­do ge­né­ri­co del ta­ba­co. En el ca­so de Uru­guay, la re­gu­la­ción en dis­cu­sión dic­ta­ba una ad­ver­ten­cia que cu

Pulso - - Empresas & Mercados - Un re­por­ta­je de FRAN­CIS­CA GUE­RRE­RO G.

HA­CE seis años po­cos apos­ta­ban por Uru­guay cuan­do Phi­lip Mo­rris de­ci­dió de­man­dar al país por sus es­tric­tas le­yes an­ti­ta­ba­co. Pe­ro en 2016 llue­ve so­bre mo­ja­do en el gi­gan­te del ta­ba­co, no so­lo por­que sus re­sul­ta­dos que­da­ron por de­ba­jo de las es­ti­ma­cio­nes en los dos pri­me­ros tri­mes­tres, sino que ade­más por­que los cha­rrúas le ga­na­ron la de­ci­si­va ba­ta­lla.

La re­so­lu­ción del 8 de ju­lio del Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Arre­glo de Di­fe­ren­cias re­la­ti­vas a In­ver­sio­nes (Ciadi), el tri­bu­nal de ar­bi­tra­je ad­mi­nis­tra­do por el Ban­co Mun­dial, sor­pren­dió al mer­ca­do. Des­pués de to­do, el PIB de Uru­guay de US$53.000 mi­llo­nes equi­va­le a al­re­de­dor de dos ter­cios de las ven­tas anua­les de la fir­ma en 2015.

“Re­ci­bí lla­ma­das te­le­fó­ni­cas des­de ca­si to­das par­tes,“di­jo a Bloom­berg Eduar­do Bian­co, cardiólogo uru­gua­yo y pre­si­den­te del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción pa­ra la Epi­de­mia del Ta­ba­quis­mo, un gru­po an­ti­ta­ba­co del país. “Es­ta­mos ca­si se­gu­ros de que es­ta re­so­lu­ción es­tá sien­do ob­ser­va­da por otros paí­ses que quie­ren me­di­das más agre­si­vas pa­ra pro­te­ger la salud pública”.

El ale­ga­to co­mer­cial La victoria uru­gua­ya mar­ca un pun­to de in­fle­xión en la lu­cha en­tre las ta­ba­ca­le­ras y sus de­trac­to­res, por­que el re­cla­mo de Phi­lip Mo­rris an­te el pa­nel de ar­bi­tra­je del Ban­co Mun­dial no se en­mar­có en un asun­to de salud pública, sino

¿Qué ocu­rrió? El tri­bu­nal de ar­bi­tra­je ad­mi­nis­tra­do por el Ban­co Mun­dial fa­lló a fa­vor de Uru­guay en la de­man­da que in­ter­pu­so Phi­lip Mo­rris por la im­ple­men­ta­ción de es­tric­tas me­di­das an­ti­ta­ba­co.

¿Por qué? El Ciadi dic­ta­mi­nó que las me­di­das adop­ta­das por Uru­guay cons­ti­tu­yen “un ejer­ci­cio vá­li­do del po­der de policía del Es­ta­do”.

¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne? El fa­llo sien­ta un pre­ce­den­te so­bre la po­si­bi­li­dad de las ta­ba­ca­le­ras de ape­lar a tra­ta­dos co­mer­cia­les pa­ra in­ten­tar fre­nar me­di­das con­tra el ta­ba­quis­mo.

¿Có­mo me pue­de afec­tar? Chi­le dis­cu­te me­di­das más es­tric­tas que las de Uru­guay. En Chi­le Li­bre de Ta­ba­cos ase­gu­ran que el ca­so Uru­guay-Phi­lip Mo­rris alien­ta a las au­to­ri­da­des a se­guir ade­lan­te. en tér­mi­nos de li­bre co­mer­cio.

To­do par­te cuan­do a me­dia­dos de la dé­ca­da pa­sa­da el pre­si­den­te y on­có­lo­go de pro­fe­sión Ta­ba­ré Váz­quez de­ci­dió en­du­re­cer la re­gu­la­ción an­ti­ta­ba­co, prohi­bien­do fu­mar en lu­ga­res pú­bli­cos y or­de­nan­do cu­brir la mi­tad de las ca­je­ti­llas con ad­ver­ten­cias sa­ni­ta­rias, con las es­pe­luz­nan­tes fo­tos de las víc­ti­mas de cáncer y otras en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das al ta­ba­quis­mo.

An­tes de de­jar el car­go a prin­ci­pios de 2010, el man­da­ta­rio au­men­tó el ta­ma­ño de la ad­ver­ten­cia sa­ni­ta­ria al 80% de ca­da pa­que­te de ci­ga­rri­llos, tan­to en la par­te de­lan­te­ra co­mo tra­se­ra, y tam­bién li­mi­tó a las em­pre­sas ta­ba­que­ras a pre­sen­tar un di­se­ño úni­co pa­ra to­das las mar­cas.

Des­de el pun­to de vis­ta de Phi­lip Mo­rris, esas nor­mas in­frin­gían los de­re­chos de pro­pie­dad in­te­lec­tual de la em­pre­sa y per­ju­di­can la com­pe­ten­cia, vio­lan­do así el Tra­ta­do Bi­la­te­ral de In­ver­sión Uru­guay-Sui­za. Ade­más, la em­pre­sa ale­ga­ba que ta­les me­di­das no re­du­ci­rían el ta­ba­quis­mo y ani­ma­ban al mer­ca­do ne­gro de los ci­ga­rri­llos, por to­do lo cual pi­dió US$25 mi­llo­nes en daños y perjuicios.

La re­gu­la­ción uru­gua­ya au­men­tó con Ta­ba­ré Váz­quez, on­có­lo­go que si­guió aten­dien­do a sus pa­cien­tes mien­tras era Pre­si­den­te.

El res­pal­do de la OMS y OPS A la res­pues­ta de Uru­guay la res­pal­da­ban las ci­fras. Se­gún Bian­co, des­de que co­men­zó la es­tric­ta re­gu­la­ción el nú­me­ro de fu­ma­do­res se des­plo­mó des­de el 32% de la po­bla­ción adul­ta en 2006 has­ta el 22% en 2013, al tiem­po que dis­mi­nu­yó la ta­sa de ta­ba­quis­mo en­tre los ado­les­cen­tes. Asi­mis­mo, las ad­mi­sio­nes en hos­pi­ta­les pú­bli­cos por do­len­cias re­la­cio­na­das con el ta­ba­quis­mo ha­bían caí­do un 22% en la úl­ti­ma dé­ca­da.

La de­fen­sa tam­bién con­ta­ba con el res­pal­do de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Salud (OMS), que ase­gu­ró que el go­bierno uru­gua­yo adop­tó las me­di­das “a la luz de un con­jun­to sus­tan­cial de prue­bas” de su efec­ti­vi­dad pa­ra “in­for­mar a los con­su­mi­do­res de los ries­gos vin­cu­la­dos con el con­su­mo de ta­ba­co y des­alen­tar su con­su­mo”. Por su par­te, la Or­ga­ni­za­ción Pa­na­me­ri­ca­na de Salud (OPS) des­ta­có que sus es­ta­dos miem­bros “re­co­no­cen pú­bli­ca­men­te y res­pal­dan ple­na­men­te los es­fuer­zos de Uru­guay pa­ra pro­te­ger a sus ciu­da­da­nos de los efec­tos per­ju­di­cia­les re­sul­tan­tes del con­su­mo de

ta­ba­co”. Con to­das las car­tas so­bre la me­sa el Ciadi to­mó su de­ter­mi­na­ción y se­ña­ló que las me­di­das adop­ta­das por Uru­guay cons­ti­tu­yen “un ejer­ci­cio vá­li­do del po­der de policía del Es­ta­do” y que en asun­tos de salud pública no de­be con­si­de­rar­se la in­dem­ni­za­ción “aun si cau­sa un per­jui­cio eco­nó­mi­co a un in­ver­sor”. Así, se des­es­ti­ma­ron los re­cla­mos de los de­man­dan­tes y se obli­gó a Phi­lip Mo­rris a pa­gar los US$7 mi­llo­nes que el país gas­tó pa­ra la de­fen­sa. La ta­ba­ca­le­ra aca­tó in­me­dia­ta­men­te el fa­llo y anun­ció en un co­mu­ni­ca­do que “ya no ha­ce par­te de nin­gu­na re­cla­ma­ción de pro­tec­ción de in­ver­sio­nes”.

La mi­ra­da lo­cal Una fuen­te cer­ca­na a la fir­ma en nues­tro país reite­ró es­ta po­si­ción. “Pa­ra la com­pa­ñía la his­to­ria se ter­mi­nó ahí (...) Si ma­ña­na sa­le una nue­va re­gu­la­ción en Chi­le o Ar­gen­ti­na, por ejem­plo, la com­pa­ñía in­ten­ta­rá ha­cer lle­gar su po­si­ción a quie­nes to­man las de­ci­sio­nes, pe­ro no pen­san­do en una me­dia­ción ex­ter­na. Esa no es su vo­ca­ción”, di­jo. Jus­to en es­te mo­men­to se tra­mi­ta en el Con­gre­so un pro­yec­to de re­gu­la­ción del ta­ba­co aún más es­tric­ta que la de Uru­guay. En­tre otras co­sas, bus­ca un em­pa­que­ta­do ge­né­ri­co, me­di­da que ya se im­ple­men­tó en Aus­tra­lia y que fue apro­ba­da en Francia y el Reino Uni­do. En es­te mar­co, So­nia Co­va­rru­bias, coor­di­na­do­ra de Chi­le Li­bre de Ta­ba­co, va­lo­ra el triun­fo de Uru­guay. “Las ta­ba­ca­le­ras ha­bían in­ten­ta­do, a tra­vés de los tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio, de desafiar a las le­gis­la­cio­nes na­cio­na­les. Es­te es un pre­ce­den­te le­gal muy im­por­tan­te que le di­ce al go­bierno que pue­de se­guir avan­zan­do en me­di­das más es­tric­tas pa­ra el con­trol del ta­ba­co”.

En Uru­guay el nú­me­ro de fu­ma­do­res ca­yó de 32% en 2006 a 22% en 2013. Tam­bién ba­jó el ta­ba­quis­mo en ado­les­cen­tes.

En Chi­le el ta­ba­quis­mo es de 40% en la po­bla­ción adul­ta, la ci­fra más al­ta en Amé­ri­ca La­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.