¿Apo­yo a Pi­ñe­ra? “No me pa­re­ce una op­ción que de­bi­li­te a la UDI”

—Ade­más, di­ce que se­ría un “error” que la UDI pre­ten­die­ra im­pul­sar ar­ti­fi­cial­men­te una can­di­da­tu­ra. —Y afir­ma que la sa­li­da de Jo­sé An­to­nio Kast del par­ti­do le de­ja co­mo desafío a la UDI re­per­fi­lar­se me­jor.

Pulso - - Portada - EN­TRE­VIS­TA CON EL ABO­GA­DO Y CO­LUM­NIS­TA Una en­tre­vis­ta de NA­TA­LIA OLI­VA­RES

EL ABO­GA­DO y co­lum­nis­ta Gon­za­lo Cor­de­ro, quien ade­más es his­tó­ri­co mi­li­tan­te UDI, sos­tie­ne que si se con­cre­ta la ame­na­za de can­di­da­tos del sec­tor que lle­guen a pri­me­ra vuel­ta jun­to a Se­bas­tián Pi­ñe­ra —a quien re­co­no­ce co­mo la car­ta me­jor po­si­cio­na­da— más allá de la dis­per­sión de vo­tos, el ries­go es una si­tua­ción de “ca­ni­ba­lis­mo po­lí­ti­co” en que se pier­da el ob­je­ti­vo de ga­nar an­te la iz­quier­da. Tam­bién, re­co­no­ce que su sec­tor ha te­ni­do com­ple­ji­dad pa­ra ar­ti­cu­lar un pro­yec­to po­lí­ti­co, por ello afir­ma que Chi­le Va­mos de­be ha­cer fren­te “sin ma­ti­ces” a las re­for­mas de la Nue­va Ma­yo­ría.

Una vez co­no­ci­da la es­tre­cha ven­ta­ja de La­vín en la en­cues­ta de San­tia­go, y su de­ci­sión de no se­guir ade­lan­te, la UDI ins­ta­ló la idea que fue un ges­to de gran­de­za pe­ro, ¿lee co­mo una de­rro­ta no ha­ber po­di­do po­si­cio­nar­se pe­se a ser ex al­cal­de y ex can­di­da­to pre­si­den­cial?

—Di­ría sim­ple­men­te que hoy hay un cam­bio en la so­cie­dad en que la iden­ti­fi­ca­ción lo­cal es al­go va­lo­ra­do —se co­no­ce co­mo una de las pa­ra­do­jas de la glo­ba­li­za­ción— en­ton­ces creo que la ma­ne­ra de ana­li­zar­lo no es co­mo una de­rro­ta. Ade­más, la dis­po­si­ción de La­vín de me­dir­se era ver si ha­cía una di­fe­ren­cia sig­ni­fi­ca­ti­va, y aun­que sa­lió arri­ba en la en­cues­ta se dio un em­pa­te téc­ni­co con el con­ce­jal (Fe­li­pe) Ales­san­dri, en­ton­ces con­si­de­ró que no te­nía sen­ti­do que una “fi­gu­ra na­cio­nal” le fue­ra qui­tar el cu­po a un con­ce­jal que es­tá ins­ta­la­do en la co­mu­na.

¿Lo ocu­rri­do con La­vín tam­bién es sin­to­má­ti­co de una ne­ce­si-

dad de re­cam­bio ge­ne­ra­cio­nal y fi­gu­ras nue­vas en la po­lí­ti­ca? —No hay que so­bre­in­ter­pre­tar es­tas co­sas. Efec­ti­va­men­te el te­ma del re­cam­bio es un te­ma inevi­ta­ble por­que, y lo agre­ga­ría a los ele­men­tos an­te­rio­res, esa es otra ca­rac­te­rís­ti­ca de la so­cie­dad con­tem­po­rá­nea, que es­tá muy avan­za­da a la ra­pi­dez de los pro­ce­sos. La so­cie­dad con­tem­po­rá­nea en to­do ám­bi­to tie­ne ne­ce­si­dad de re­no­va­ción de ci­clos mu­cho más bre­ves.

Pri­me­ro Jo­sé An­to­nio Kast, lue­go Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón. Am­bos re­nun­cia­ron a sus partidos con ins­ta­la­das as­pi­ra­cio­nes pre­si­den­cia­les, ¿es fac­ti­ble que Pi­ñe­ra pue­da ju­gar al mis­te­rio has­ta mar­zo de 2017?

—Sí, creo que sí. Por­que una co­sa es la for­ma­li­dad de la de­ci­sión y la otra es la di­ná­mi­ca pro­pia de los pro­ce­sos po­lí­ti­cos. El ex Pre­si­den­te Pi­ñe­ra es­tá si­guien­do los tiem­pos na­tu­ra­les del pro­ce­so po­lí­ti­co, y ahí hay una di­fe­ren­cia con el se­na­dor Os­san­dón que quie­re ser can­di­da­to... y ya lo de­cla­ró.

¿Exis­te un ries­go de dis­per­sión de los vo­tos en pri­me­ra vuel­ta si fi­nal­men­te Pi­ñe­ra no se cir­cuns­cri­be a las pri­ma­rias y ga­ti­lla que le com­pi­tan por fue­ra?

—Cla­ro, siem­pre hay un ries­go de dis­per­sión, pe­ro no es el úni­co. Otro fac­tor im­por­tan­te de cuan­do van can­di­da­tos del sec­tor a la pri­me­ra vuel­ta es el ries­go de que se pro­duz­ca una si­tua­ción de caer en cam­pa­ñas más de ca­ni­ba­lis­mo po­lí­ti­co que de ga­nar­le al ad­ver­sa­rio. Hay un ries­go en que can­di­da­tos menores ten­gan co­mo ob­je­ti­vo cen­tral qui­tar­le elec­to­res a una po­ten­cial can­di­da­tu­ra del ex Pre­si­den­te Pi­ñe­ra, que apa­re­ce co­mo la más com­pe­ti­ti­va. En­ton­ces, se­ría un ries­go una pri­me­ra vuel­ta con can­di­da­tos de cen­tro­de­re­cha de­di­ca­dos a mi­nar el elec­to­ra­do de Pi­ñe­ra y no de él o los can­di­da­tos de iz­quier­da... no tie­ne mu­cho sen­ti­do.

La dis­cu­sión pre­si­den­cial es­tá ins­ta­la­da en nom­bres pe­ro, ¿qué ofre­ce Chi­le Va­mos en ideas sal­vo el con­tra­pun­to a las re­for­mas de Bachelet?

—Com­par­to que hay una cier­ta ca­ren­cia en la cen­tro­de­re­cha en los úl­ti­mos años pa­ra ar­ti­cu­lar un pro­yec­to po­lí­ti­co pro­pio de ma­ne­ra con­sis­ten­te y cla­ra. Pe­ro tam­bién es ver­dad no hay que te­ner ex­pec­ta­ti­vas de que la cen­tro­de­re­cha va a te­ner un pro­yec­to equi­va­len­te al de la iz­quier­da, equi­va­len­te en tér­mi­nos de den­si­dad ideo­ló­gi­ca. La iz­quier­da es mu­cho más utó­pi­ca, con más o menos me­sia­nis­mo si es que las po­si­cio­nes son o no ex­tre­mas. La cen­tro­de­re­cha tie­ne una ins­pi­ra­ción más bien li­be­ral —en un sen­ti­do más ge­né­ri­co— que se en­mar­ca den­tro de la cul­tu­ra que se ge­ne­ra con los prin­ci­pios li­be­ra­les, y el li­be­ra­lis­mo no es utó­pi­co. Ade­más, la de­re­cha hoy es­tá en la opo­si­ción, en­ton­ces su pri­me­ra lí­nea de dis­cur­so es un dis­cur­so crí­ti­co con un Go­bierno con un pé­si­mo ni­vel de po­pu­la­ri­dad y que ade­más lo­gró lo que ni la de­re­cha ha­bía lo­gra­do, que es vol­ver im­po­pu­la­res las ideas de la iz­quier­da. Chi­le Va­mos de­be ar­ti­cu­lar una op­ción que sea cla­ra­men­te al­ter­na­ti­va a to­dos los pro­yec­tos re­for­mis­tas que ha im­pul­sa­do el Go­bierno de la Nue­va Ma­yo­ría, y eso tie­ne que ser sin ma­ti­ces, con cla­ri­dad de ob­je­ti­vos com­ple­ta­men­te con­tra­rios a los de la NM.

¿La UDI de­be alinearse tras Pi­ñe­ra y tra­tar de ins­ta­lar des­de ahí su idea­rio o per­se­ve­rar en una op­ción pro­pia?

—Los pro­yec­tos po­lí­ti­cos tie­nen que bus­car siem­pre un pun­to ra­zo­na­ble de equi­li­brio en­tre la fé­rrea vo­lun­tad y el vo­lun­ta­ris­mo. La fé­rrea vo­lun­tad de te­ner un li­de­raz­go pro­pio, pe­ro hay un pun­to en que esa vo­lun­tad se em­pie­za a trans­for­mar en vo­lun­ta­ris- mo. La UDI tie­ne que me­dir y mi­rar con mu­cha frial­dad si es que efec­ti­va­men­te tie­ne un can­di­da­to ra­zo­na­ble. Si no lo tie­ne, me pa­re­ce que se­ría un error pre­ten­der te­ner ar­ti­fi­cial­men­te una can­di­da­tu­ra que po­dría ter­mi­nar sien­do mu­cho más da­ñi­na pa­ra el fu­tu­ro de la UDI, que el no te­ner­la. In­du­da­ble­men­te la op­ción del ex Pre­si­den­te Pi­ñe­ra me pa­re­ce muy ra­zo­na­ble: los equi­pos del par­ti­do tra­ba­ja­ron muy bien con él en el Go­bierno pa­sa­do y no me pa­re­ce pa­ra na­da una op­ción que va­ya a de­bi­li­tar a la UDI. Si­go cre­yen­do que el par­ti­do me­jor es­truc­tu­ra­do de la opo­si­ción es la UDI, en­ton­ces es ra­zo­na­ble que el can­di­da­to más com­pe­ti­ti­vo y el par­ti­do más es­truc­tu­ra­do con­flu­yan en una op­ción co­mún.

¿Cree que la UDI se­rá esen­cial en la ba­se de apo­yo de Pi­ñe­ra?

—La UDI si­gue sien­do un par­ti­do esen­cial en la cen­tro­de­re­cha chi­le­na, eso es in­dis­cu­ti­ble.

¿Las ideas que ha bus­ca­do ins­ta­lar Jai­me Be­llo­lio (san­cio­nes a mi­li­tan­tes con­de­na­dos, sa­car la alu­sión a las FFAA de la de­cla­ra­ción de prin­ci­pios y des­li­gar­se de la fi­gu­ra de Pi­no­chet, en­tre otros) son ne­ce­sa­rias y/o su­fi­cien­tes co­mo pun­to de in­fle­xión en la UDI?

—To­das esas alu­sio­nes y lo que tie­ne que ver con la de­cla­ra­ción de prin­ci­pios son más bien cues­tio­nes for­ma­les y ac­ce­so­rias. Me pa­re­ce que el mis­mo con­cep­to de “de­cla­ra­ción de prin­ci­pios” que an­tes era tan cen­tral, hoy es­tá un po­qui­to pa­sa­do de mo­da. Des­de ese pun­to de vis­ta el li­de­raz­go de Jai­me Be­llo­lio es un li­de­raz­go muy útil, muy va­lio­so, pe­ro di­ría que lo más im­por­tan­te no es­tá en esa lí­nea sino que en la ac­ción po­lí­ti­ca pue­da mos­trar un es­ti­lo de en­fren­tar los pro­ble­mas, de “pa­rar­se en la can­cha” de for­ma dis­tin­ta. Creo que la de­re­cha en los úl­ti­mos 40 años ha te­ni­do ten­den­cia a acom­ple­jar­se fren­te a la iz­quier­da.

CAN­DI­DA­TO PRO­PIO UDI “Se­ría un error pre­ten­der te­ner ar­ti­fi­cial­men­te una can­di­da­tu­ra que po­dría ter­mi­nar sien­do mu­cho más da­ñi­na pa­ra el fu­tu­ro”.

¿Qué tan da­ñi­na pue­de re­sul­tar la sa­li­da de Jo­sé An­to­nio kast pa­ra la UDI? No se le ve acom­ple­ja­do de­fen­dien­do sus ideas, por im­po­pu­la­res que sean.

—Ten­go la me­jor opi­nión de Kast. Al fi­nal hay que pen­sar: si las per­so­nas que se van, van a tra­tar de con­for­mar un pro­yec­to orien­ta­do a dar­le for­ta­le­za a un sec­tor po­lí­ti­co o van a bus­car un pro­yec­to orien­ta­do a sus­ti­tuir el de don­de pro­ce­den. Co­no­cien­do a Kast creo que no es la se­gun­da op­ción, no creo que es­té en un pro­yec­to pa­ra “des­truir a la UDI”. Creo que, muy le­gí­ti­ma­men­te, es­tá en la ló­gi­ca de per­fi­lar al­go que sien­te que hoy no es­tá en la cen­tro­de­re­cha. Por otro la­do, eso tam­bién es un desafío pa­ra la UDI, que de­be re­per­fi­lar­se me­jor.

¿DE­BE ALINEARSE LA UDI TRAS EL EX PRE­SI­DEN­TE PI­ÑE­RA? “No me pa­re­ce pa­ra na­da una op­ción que va­ya a de­bi­li­tar a la UDI”.

DESAFÍO DE LA OPO­SI­CIÓN “La de­re­cha en los úl­ti­mos 40 años ha te­ni­do ten­den­cia a acom­ple­jar­se fren­te a la iz­quier­da”.

GON­ZA­LO COR­DE­RO, ABO­GA­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.