El 10 de Na­dia,

Pulso - - Portada - por Ma­rily Lü­ders

POR ES­TOS días, nos acor­da­mos del aniversario del ejer­ci­cio per­fec­to de Na­dia Co­ma­ne­ci que sor­pren­dió al mun­do en las Olim­pia­das de Mon­treal en 1976. La ca­ra pá­li­da, la se­rie­dad, la ex­ce­len­cia de una ado­les­cen­te que hi­zo so­ñar a mi­les de ni­ñas de mi ge­ne­ra­ción. Cua­tro dé­ca­das más tar­de, una no­ve­la nos re­cuer­da la par­te menos bo­ni­ta de la his­to­ria. En “La pe­que­ña co­mu­nis­ta que no son­reía nun­ca”, la es­cri­to­ra Lo­la La­fon mues­tra el con­trol, las ca­ren­cias ma­te­ria­les y la dis­cre­cio­na­li­dad de la Ru­ma­nia en la que se for­mó Na­dia. Tie­ne al­go de ca­ri­ca­tu­ra cuan­do uno lo mi­ra a la dis­tan­cia, pe­ro lo que que­da tras ce­rrar el li­bro es la in­elu­di­ble va­lo­ra­ción por la de­mo­cra­cia y las ga­nas de no de­jar ol­vi­da­da la re­fle­xión so­bre la li­ber­tad, en lo co­ti­diano y en lo pro­fun­do, y has­ta dón­de la pro­te­ge­mos. En los úl­ti­mos me­ses, la li­ber­tad de en­se­ñan­za su­fre em­ba­tes. Los daños es­tán en lo mi­cro y en lo ma­cro y se van su­man­do. Par­ta­mos por lo pun­tual, se quie­re por ley prohi­bir a los co­le­gios dar ta­reas a los ni­ños. Se ha crea­do una fan­ta­sía don­de un gru­po de ex­per­tos con un Ex­cel creen sa­ber más que una con­ver­sa­ción fa­mi­liar pa­ra ali­viar o evi­tar el es­trés de un hi­jo. La elec­ción del pro­yec­to edu­ca­ti­vo se va mer- man­do po­co a po­co, al in­tro­du­cir más y más res­tric­cio­nes a los con­te­ni­dos cu­rri­cu­la­res, prohi­bi­cio­nes pa­ra ex­pul­sar a alum­nos que no cum­plen con las nor­mas de con­vi­ven­cia, y aho­ra has­ta la ad­mi­nis­tra­ción del tra­ba­jo es­co­lar au­tó­no­mo. Si se si­gue esa lí­nea, den­tro de po­co no ha­brá real li­ber­tad de en­se­ñan­za es­co­lar, sino una op­ción de­fi­ni­da a pun­ta de re­gla­men­tos, cir­cu­la­res y le­yes por un gru­po de per­so­nas sen­ta­das en el Mi­nis­te­rio de Educación y no por una fa­mi­lia o una co­mu­ni­dad que re­fle­xio­na y de­ci­de có­mo vi­vir su vi­da. Si a eso su­ma­mos la me­ga­le­yes, con­ven­ga­mos en que la li­ber­tad de en­se­ñan­za es­tá al menos ame­na­za­da. Si el Es­ta­do si­gue avan­zan­do pa­si­to a pa­si­to en des­me­dro de las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les, no nos sor­pren­da­mos des­pués cuan­do los con­tro­les nos em­pie­cen a as­fi­xiar. Un ca­pí­tu­lo del li­bro men­cio­na­do re­cuer­da có­mo in­clu­so las gran­des op­cio­nes de la vi­da de­jan de ser pro­pias y el ab­sur­do em­pie­za a cun­dir. Re­sul­ta que Na­dia tie­ne un gra­ni­to tí­pi­co de la ado­les­cen­cia en la ca­ra y el te­ma se vuel­ve asun­to na­cio­nal: “¡De­ma­sia­das ca­lo­rías!”. Y a con­ti­nua­ción, ya adi­vi­nan, un anun­cio so­bre la com­pra res­trin­gi­da de ali­men­tos por per­so­na (con iden­ti­fi­ca­ción) y por se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.