Con­tri­bu­ción jus­ta a la ciu­dad

Pulso - - Opinion - SER­GIO ES­PE­JO JAI­ME PILOWSKY

LA IM­POR­TAN­CIA de la vi­da ur­ba­na en Chi­le es in­ne­ga­ble. Con ca­si el 90% de los chi­le­nos vi­vien­do en ciu­da­des, cuan­do ha­bla­mos de ellas lo ha­ce­mos so­bre eco­no­mía y empleo, vi­da fa­mi­liar, es­par­ci­mien­to y cul­tu­ra, equi­dad, in­te­gra­ción so­cial y bie­nes­tar. Re­sul­ta in­com­pren­si­ble, en­ton­ces, que nues­tras ciu­da­des si­gan desa­rro­llán­do­se al mar­gen de exi­gen­cias bá­si­cas de movilidad y es­pa­cios pú­bli­cos que pro­te­jan la dig­ni­dad y la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas. Sos­te­ne­mos que pa­ra avan­zar en es­ta di­rec­ción es vi­tal apro­bar el pro­yec­to de ley de apor­tes al es­pa­cio público en ter­cer trá­mi­te en la Cá­ma­ra de Dipu­tados. Su ob­je­ti­vo es vin­cu­lar el desa­rro­llo de pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios pú­bli­cos o pri­va­dos con la obli­ga­ción de pro­te­ger la movilidad y ase­gu­rar la dis­po­ni­bi­li­dad de es­pa­cios pú­bli­cos in­dis­pen­sa­bles, co­mo con­se­cuen­cia del au­men­to en den­si­dad po­bla­cio­nal que pro­vo­can. En la ac­tua­li­dad, so­lo una pe­que­ña par­te de los pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios de­be ha­cer­se car­go de re­sol­ver sus im­pac­tos viales. El pro­yec­to que de­fen­de­mos exi­ge a las ini­cia­ti­vas in­mo­bi­lia­rias, pú­bli­cas y pri­va­das, mi­ti­gar los im­pac­tos que ge­ne­ren en los es­pa­cios de cir­cu­la­ción cir­cun­dan­tes. Del mis­mo mo­do, el pro­yec­to bus­ca pre­ser­var es­tán­da­res ade­cua­dos de dis­po­ni­bi­li­dad de áreas ver­des y es­pa­cios de es­par­ci­mien­to. La pro­fun­di­dad de es­tos cam­bios exi­ge prudencia. Por eso y de ma­ne­ra ex­pre­sa el pro­yec­to exi­ge que su re­gla­men­ta­ción e im­ple­men­ta­ción se so­me­tan a los prin­ci­pios de pre­dic­ti­bi­li­dad, pro­por­cio­na­li­dad, uni­ver­sa­li­dad y gra­dua­li­dad, y su re­gla­men­to de­be­rá ser so­me­ti­do a con­sul­ta pública. Sin ser su­fi­cien­te fren­te a la mag­ni­tud de los desafíos que im­po­ne la vi­da ur­ba­na, es­te pro­yec­to es un pa­so in­dis­pen­sa­ble. De­fen­de­mos la im­por­tan­cia de es­ta­ble­cer un nue­vo tra­to en­tre quie­nes cons­tru­yen pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios y quie­nes vi­ven en ciu­da­des. Las ven­ta­jas que el país en­tre­ga a la in­ver­sión pri­va­da no pue­den su­po­ner el li­be­rar a es­ta de la obli­ga­ción de com­pen­sar los im­pac­tos que pro­vo­ca. El rol del Es­ta­do tam­bién es cla­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.