Pri­me­ra Mi­ra­da Cul­pa­bles vir­tua­les

Pulso - - Intro - —por AL­BER­TO LÓPEZ-HER­MI­DA— Académico Uni­ver­si­dad de los Andes pre­ve­nir. @al­ber­to­pe­dro P

DES­DE que se su­pie­ra que Alí Son­boly ac­tuó en so­li­ta­rio el pa­sa­do viernes y que no fue el yiha­dis­mo el mo­ti­vo que lo lle­vó a dis­pa­rar con­tra una mul­ti­tud en un lo­cal de co­mi­da rá­pi­da, se han mul­ti­pli­ca­do las de­cla­ra­cio­nes y ar­tícu­los de pren­sa cri­ti­can­do el rol de las re­des so­cia­les. Thomas de Mai­ziè­re, mi­nis­tro del In­te­rior ger­mano, jun­to al je­fe de po­li­cía Hu­ber­tus An­drä, se que­ja­ron abier­ta­men­te de los ru­mo­res y fal­sas alar­mas que se ge­ne­ra­ron en las re­des so­cia­les al tiem­po que Alí apre­ta­ba el ga­ti­llo, a una ve­lo­ci­dad que con­fun­de y di­fi­cul­ta el tra­ba­jo po­li­cial. Ade­más, in­me­dia­ta­men­te se re­la­cio­nó el ata­que con un nuevo epi­so­dio de te­rro­ris­mo is­lá­mi­co, cuan­do se tra­ta­ba de un so­li­ta­rio ti­ra­dor con gra­ves pro­ble­mas si­quiá­tri­cos. Im­pre­sio­na la apa­ren­te po­bre­za de es­te ti­po de lec­tu­ra que se ha­ce de los ac­tos de vio­len­cia que azo­tan alea­to­ria­men­te a cual­quier país y el im­pac­to que tie­nen en ellos las re­des so­cia­les, al me­nos por tres ra­zo­nes. La pri­me­ra, es que pre­ci­sa­men­te gra­cias a las re­des so­cia­les es que se ha po­di­do de­nun­ciar en vi­vo es­te ti­po de su­ce­sos y ad­ver­tir a la ciu­da­da­nía a una ve­lo­ci­dad in­su­pe­ra­ble por cual­quier me­dio ofi- cial. En se­gun­do lugar, cul­par a las re­des so­cia­les e in­si­nuar que el es­ce­na­rio ideal se­ría con­tro­lar­las de al­gún mo­do, es des­co­no­cer ab­so­lu­ta­men­te la na­tu­ra­le­za misma de es­tas y, fren­te a ac­tos ex­tre­mis­tas, es ig­no­rar el ma­yor éxi­to que ha te­ni­do el te­rro­ris­mo mo­derno, cual es des­cu­brir en el es­ce­na­rio di­gi­tal una pla­ta­for­ma úni­ca de ex­pan­sión de “mar­ca”. Por mu­cho que se pu­die­ran con­tro­lar las re­des, el Es­ta­do Is­lá­mi­co ya ha lo­gra­do pe­ne­trar en nuestras men­tes co­mo el enemi­go om­ni­pre­sen­te que gol­pea nuestra puer­ta. Más que fis­ca­li­zar, las au­to­ri­da­des de­be­rían vol­car­se a leer, vi­sua­li­zar e in­ter­pre­tar el es­ce­na­rio 2.0, tal co­mo ya lo ha­cen al­gu­nas mar­cas co­mer­cia­les. En ter­cer y úl­ti­mo lugar, en las mis­mas re­des so­cia­les Alí Son­boly ha­bía ad­ver­ti­do a sus amigos y familiares que más tem­prano que tarde co­me­te­ría un ac­to de vio­len­cia. Tras so­por­tar años de aco­so es­co­lar, ni la fa­mi­lia, ni los amigos y co­no­ci­dos fue­ron ca­pa­ces de escuchar el pe­di­do de ayu­da del jo­ven de 18 años. Ur­ge cul­par me­nos a las re­des de los ma­les del mun­do y co­men­zar a usar­las pa­ra apren­der a ob­ser­var, com­pren­der y, en mu­chos ca­sos,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.