¡Vo­ta por mí! No bas­ta con pe­dir­lo

De ca­ra ya a las elecciones mu­ni­ci­pa­les y lue­go ge­ne­ra­les en 2017, las mar­cas pue­den ilu­mi­nar có­mo ha­cer­lo pa­ra triun­far.

Pulso - - Opinion - LUIS HER­NÁN BUS­TOS

les los con­su­mi­do­res les abren con­fia­da­men­te las puer­tas de su ho­gar.

Re­sul­ta evi­den­te que la ba­se de la re­la­ción de una mar­ca fuerte es la con­fian­za, es de­cir, que se co­noz­ca y se se­pa qué es­pe­rar de ella. En el ca­so de las mar­cas de ali­men­tos, es­tas se mue­ven por pa­rá­me­tros fá­ci­les de en­ten­der. Productos de ca­li­dad, pre­cio jus­to, pa­ra to­das las oca­sio­nes, va­rie­dad de for­ma­tos, ofre­ci­dos en múl­ti­ples ca­na­les, bien pre­sen­ta­dos y ro­tu­la­dos, con bue­nos sis­te­mas de ser­vi­cio al clien­te y con­duc­ta res­pon­sa­ble fren­te a re­cla­mos son los que, en de­fi­ni­ti­va, se ga­nan la con­fian­za de los con­su­mi­do­res.

En es­te sec­tor, la re­la­ción que se es­ta­ble­ce es más bien transac­cio­nal, don­de el va­lor per­ci­bi­do, ca­li­dad del pro­duc­to o pres­ta­ción ajus­ta­da por el pre­cio, es la ba­se del víncu­lo.

Los ser­vi­cios, en cam­bio, re­sul­tan más di­fí­ci­les de pre­de­cir, pues la re­la­ción con el clien­te se es­ta­ble­ce por la ex­pe­rien­cia y se va­lo­ran apor­tes fun­cio­na­les y emo­cio­na­les adi­cio­na­les al ser­vi­cio mis­mo. La ba­se es­tá en la re­la­ción por so­bre la transac­ción. Es más, en ser­vi­cios que no son de li­bre elec­ción, sino im­pues­tos o sin al­ter­na­ti­va, la re­la­ción se con­si­de­ra des­equi­li­bra­da y ver­ti­cal, dis­mi­nu­yen­do aún más la con­fian­za en ellos.

En pa­ra­le­lo a la apre­cia­ción que tie­nen los con­su­mi­do­res so­bre las mar­cas, la en­cues­ta GfK Adi­mark de ju­nio pa­sa­do mues­tra que la eva­lua­ción de las coa­li­cio­nes po­lí­ti­cas es más que de­fi­cien­te: mien­tras la Nue­va Ma­yo­ría es­tá en su mí­ni­mo his­tó­ri­co, Chi­le Va­mos no lo­gra re­pun­tar. Peor aún, la eva­lua­ción de se­na­do­res y dipu­tados de to­dos los sec­to­res con­ti­núa des­cen­dien­do y la ten­den­cia mues­tra que po­dría pa­sar a un dí­gi­to.

¿Qué tie­nen en co­mún mar­cas y po­lí­ti­cos? Has­ta ahora, la ex­pli­ca­ción que ha pre­va­le­ci­do es la pér­di­da de con­fian­za; en las mar­cas, en los po­lí­ti­cos, en las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, en to­do. Hay bas­tan­te evi­den­cia que con­fir­ma es­te jui­cio. que las mar­cas son re­le­van­tes pa­ra sus vi­das. Es­tos re­sul­ta­dos in­di­can que ga­nar sig­ni­fi­can­cia es fun­da­men­tal pa­ra sos­te­ner va­lor de lar­go pla­zo y ello es una ta­rea pen­dien­te pa­ra las mar­cas.

Lo an­te­rior plan­tea una re­fle­xión pa­ra el mun­do po­lí­ti­co. Pró­xi­mos a la elec­ción de nue­vas au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les -y con unas elecciones ge­ne­ra­les 2017 a la vuel­ta de la es­qui­na-, el ac­tual am­bien­te de des­con­fian­za pro­pi­cia que los es­fuer­zos de los can­di­da­tos se orien­ten a re­cu­pe­rar la con­fian­za de los vo­tan­tes, co­sa que ya es un gran de­sa­fío. Pero no bas­ta con ello. Pa­ra atraer­los a vo­tar y mo­vi­li­zar­los por una can­di­da­tu­ra u otra, se­rá fun­da­men­tal la ca­pa­ci­dad de im­preg­nar sig­ni­fi­can­cia a su de­ci­sión.

Mo­vi­li­za­rán elec­to­res aque­llos can­di­da­tos que sean per­ci­bi­dos co­mo un apor­te a la vi­da de las per­so­nas y co­mo una real con­tri­bu­ción a la co­mu­na y la so­cie­dad, con pro­pues­tas nue­vas o re­no­va­das, es­ta­ble­cien­do una re­la­ción ho­ri­zon­tal con sus elec­to­res, uti­li­zan­do ac­ti­va­men­te la tec­no­lo­gía y los me­dios di­gi­ta­les, y mos­tran­do un com­por­ta­mien­to au­tén­ti­ca­men­te ciu­da­dano. So­lo así po­drán rom­per el de­sin­te­rés, mo­ti­var­los a vo­tar y ele­gir­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.