Una po­lí­ti­ca na­cio­nal de acuerdos

La tris­te reali­dad que al fin se ha des­ta­pa­do res­pec­to de los ni­ños del Se­na­me, po­dría con­ver­tir­se en una opor­tu­ni­dad pa­ra que to­dos los ac­to­res re­la­cio­na­dos se unan en una res­pues­ta co­mún.

Pulso - - Opinion -

HA­CE UN par de se­ma­nas, en­tre ma­ti­ces y po­lé­mi­cas, un gru­po de or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil lan­zó su cam­pa­ña en con­tra del cuo­teo po­lí­ti­co en ór­ga­nos co­le­gia­dos re­le­van­tes de la ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do: “Pro­po­ne­mos que los pro­ce­sos de de­sig­na­cio­nes se ha­gan de ca­ra a la ciu­da­da­nía, con au­dien­cias pú­bli­cas ba­sa­das en el mé­ri­to y con­tem­plan­do un tiem­po mí­ni­mo en­tre di­cha au­dien­cia y su vo­ta­ción por las cá­ma­ras pa­ra per­mi­tir un mí­ni­mo de es­cru­ti­nio de la so­cie­dad ci­vil, don­de se pue­da co­rro­bo­rar que los/las can­di­da­tos/as cum­plen con las com­pe­ten­cias ne­ce­sa­rias pa­ra ejer­cer di­chos car­gos”.

Ins­ti­tu­cio­nes tan im­por­tan­tes pa­ra el fun­cio­na­mien­to de nues­tro país, co­mo el Ban­co Cen­tral, han fun­cio­na­do co­rrec­ta­men­te de es­ta for­ma. Se ha nom­bra­do a sus in­te­gran­tes a tra­vés de acuerdos trans­ver­sa­les ba­jo la pro­pues­ta de los par­ti­dos, siem­pre de acuer­do con cri­te­rios téc­ni­cos. En un es­ce­na­rio hi­po­té­ti­co en que los miem­bros del Cen­tral se nom­bren por ser mi­li­tan­tes o amigos de los go­ber­nan­tes de turno, es na­tu­ral que la so­cie­dad pier­da la con­fian­za en su fun­cio­na­mien­to y no se ge­ne­ra­rían los efec­tos desea­dos pa­ra la es­ta­bi­li­dad de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria.

Pero hoy hay te­mas tan re­le­van­tes co­mo la es­ta­bi­li­dad de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria que de­ben ser tra­ta­dos con equi­va­len­te seriedad y res­pon­sa­bi­li­dad, en los que se­ría igual­men­te va­lio­so ve­lar por re­du­cir los es­pa­cios dis­cre­cio­na­les que de­jen al ar­bi­trio del Go­bierno lo que ha­cer y lo que no.

Son va­rios los ejem­plos de bue­nas po­lí­ti­cas pú­bli­cas desecha­das por la ad­mi­nis­tra­ción de turno, por ser una “mar­ca re­gis­tra­da” del Go­bierno an­te­rior. An­te si­tua­cio­nes de es­te ti­po, es ur­gen­te que sea­mos ca­pa­ces de cons­truir una po­lí­ti­ca na­cio­nal de acuerdos, en que te­mas tan fun­da­men­ta­les co­mo nuestra Po­lí­ti­ca Na­cio­nal de In­fan­cia sean con­sen­sua­dos en for­ma trans­ver­sal, des­de el mun­do po­lí­ti­co a la so­cie­dad ci­vil vin­cu­la­da con la ma­te­ria. Asun­tos de alta sen­si­bi­li­dad, co­mo el tra­ta­mien­to de nuestros ni­ños en ries­go so­cial, de­ben ser siem­pre tra­ta­dos des­de la pers­pec­ti­va del bien co­mún y no pue­den que­dar su­je­tos a ma­yo­rías cir­cuns­tan­cia­les, pe­re­ce­de­ras, o a re­tro­ex­ca­va­do­ras que ac­túan con afán po­lí­ti­co o ideo­ló­gi­co.

Sin em­bar­go, pa­ra que es­to real­men­te fun­cio­ne, de­be­mos to­mar la de­ci­sión co­lec­ti­va de sa­car es­tas ma­te­rias de la es­fe­ra po­lí­ti­ca, aun cuan­do de­ban ser eje­cu­ta­das por or­ga­nis­mos del Es­ta­do. Y, pa­ra eso, es ne­ce­sa­rio co­men­zar por re­cons­truir con­fian­zas. Con­fiar en que to­dos bus­ca­mos lo me­jor pa­ra nuestros ni­ños. Con­fiar en que tan­to po­lí­ti­cos co­mo téc­ni­cos van a to­mar de­ci­sio­nes ba­sa­das en evi­den­cia, van a nom­brar a las per­so­nas téc­ni­ca­men­te pre­pa­ra­das pa­ra desa­rro­llar, de la me­jor for­ma po­si­ble, pla­nes de lar­go pla­zo, desa­rro­lla­dos en con­jun­to y con una pro­me­sa de con­ti­nui­dad.

Co­mo ar­gu­men­ta Mau­ri­cio Rojas en su en­sa­yo “La de­mo­cra­cia y sus enemi­gos”, ci­tan­do a Ro­bert Put­nam, “el ele­men­to cen­tral que le da vi­gor a la de­mo­cra­cia es el ‘ca­pi­tal so­cial’ que flu­ye de las re­la­cio­nes aso­cia­ti­vas pro­pias de la so­cie­dad ci­vil, que crean pau­tas de con­fian­za, co­la­bo­ra­ción y re­ci­pro­ci­dad ge­ne­ra­li­za­das, con­for­man­do esa ‘vir­tud cí­vi­ca’ sin la cual la de­mo­cra­cia lan­gui­de­ce”.

Es­te ca­pi­tal so­cial es el que hoy es­tá en pe­li­gro. Pero la tris­te reali­dad que hoy, al fin, se ha des­ta­pa­do res­pec­to de los ni­ños del Se­na­me, po­dría trans­for­mar­se en una opor­tu­ni­dad. Una opor­tu­ni­dad de que an­te un te­ma tan crí­ti­co co­mo es­te, los di­ver­sos ac­to­res de la vi­da po­lí­ti­ca na­cio­nal, los téc­ni­cos ex­per­tos en la ma­te­ria, la aca­de­mia y los pri­va­dos que pres­tan ser­vi­cios re­la­cio­na­dos con la in­fan­cia, nos una­mos por el bien de Chi­le y sea­mos ca­pa­ces de con­fiar los unos en los otros.

CA­ROL BOWN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.