Con in­for­me de LyD opo­si­ción bus­ca que gru­pos ne­go­cia­do­res ten­gan derecho a fue­ro y huel­ga

Aun­que di­cha fi­gu­ra no que­dó re­gu­la­da en la Re­for­ma La­bo­ral, el do­cu­men­to ad­vier­te que to­da in­ter­pre­ta­ción que ha­gan la DT o los tri­bu­na­les debe ha­cer­se a la luz del fa­llo del TC, que es­ta­ble­ció que sin­di­ca­tos y gru­pos tie­nen los mis­mos de­re­chos co­lec­ti­vo

Pulso - - Economia&dinero - JUAN PA­BLO PALACIOS

—Lue­go de que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC) re­cha­za­ra un se­gun­do re­que­ri­mien­to que pe­día de­cla­rar in­cons­ti­tu­cio­nal una se­rie de nor­mas de la Re­for­ma La­bo­ral que con­tra­ve­nían el fa­llo que de­rri­bó la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal, la opo­si­ción ac­ti­vó una ofen­si­va pa­ra que se re­co­noz­ca la igual­dad ju­rí­di­ca que tie­nen sin­di­ca­tos y gru­pos ne­go­cia­do­res pa­ra ne­go­ciar co­lec­ti­va­men­te.

En esa lí­nea, Li­ber­tad y Desa­rro­llo (LyD) pre­pa­ró un in­for­me en derecho en el que plan­tea fi­jar el sen­ti­do y el al­can­ce de la sen­ten­cia del TC so­bre las ma­te­rias del pro­yec­to que se­rán ob­je­to de in­te­gra­ción e in­ter­pre­ta­ción por par­te de la Di­rec­ción del Tra­ba­jo (DT) y los tri­bu­na­les de justicia.

“La in­ter­pre­ta­ción más res­pe­tuo­sa del fa­llo del TC im­pli­ca re­co­no­cer igual­dad ju­rí­di­ca tan­to a sin­di­ca­tos co­mo a gru­pos ne­go­cia­do­res, go­zan­do los tra­ba­ja­do­res de los mis­mos pro­ce­di­mien­tos, de­re­chos y pre­rro­ga­ti­vas, in­de­pen­dien­te­men­te de la for­ma de aso­cia­ción que ha­yan acor­da­do pa­ra ne­go­ciar”, di­ce el do­cu­men­to de tra­ba­jo de LyD que fue re­dac­ta­do por el abo­ga­do Ser­gio Morales, quien for­mó

par­te del equipo de Chi­le Va­mos que logró im­pug­nar la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal en un pri­mer re­cur­so an­te el TC.

SEN­TI­DO Y AL­CAN­CE. El centro de es­tu­dios re­cuer­da que la Re­for­ma La­bo­ral, tras el ve­to pre­si­den­cial, fue des­pa­cha­da con una se­rie de va­cíos le­ga­les e in­con­sis­ten­cias en re­la­ción con la sen­ten­cia del TC que de­cla­ró in­cons­ti­tu­cio­nal la pri­ma­cía de los sin­di­ca­tos.

“Va­rios ar­tícu­los del pro­yec­to fue­ron eli­mi­na­dos, aun­que al­gu­nos de ellos, que fue­ra de con­tex­to po­drían pres­tar­se pa­ra con­fu­sión, per­ma­ne­cie­ron en el texto del pro­yec­to al man­te­ner­se en mu­chas dis­po­si­cio­nes la re­fe­ren­cia a los sin­di­ca­tos, por lo que que­da­rá en ma­nos de la DT y de los tri­bu­na­les de­ter­mi­nar có­mo se de­be­rán zan­jar los pro­ble­mas que sur­jan”, di­cen en LyD.

An­te es­te es­ce­na­rio, plan­tean que la me­jor ma­ne­ra de lle­gar a una so­lu­ción cohe­ren­te es te­ner a la vista el pro­nun­cia­mien­to de ma­yo del TC y apli­car las re­glas de in­ter­pre­ta­ción. Ci­tan el prin­ci­pio de su­pre­ma­cía cons­ti­tu­cio­nal, la fuer­za vin­cu­lan­te de las sen­ten­cias del TC y las nor­mas de in­ter­pre­ta­ción del Có­di­go Ci­vil, que se­ña­la que “pa­ra de­ter­mi­nar el ver­da­de­ro sen­ti­do de la nor­ma de­be­mos re­cu­rrir a su in­ten­ción o es­pí­ri­tu ma­ni­fes­ta­do en ella misma o en la his­to­ria fi­de­dig­na de su es­ta­ble­ci­mien­to”.

En ese plano, se pre­ci­sa que sin­di­ca­tos y gru­pos ne­go­cia­do­res son or­ga­ni­za­cio­nes igual­men­te le­gí­ti­mas pa­ra re­pre­sen­tar los in­tere­ses de los tra­ba­ja­do­res en un pro­ce­so de ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, pu­dien­do coha­bi­tar en una em­pre­sa e in­clu­so ne­go­ciar pa­ra­le­la­men­te.

Tam­bién se es­ta­ble­ce que to­do gru­po ne­go­cia­dor po­drá op­tar por ne­go­ciar ba­jo las re­glas de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va re­gla­da ( in­clu­ye fue­ro de tra­ba­ja­do­res y derecho a huel­ga) o ba­jo las dis­po­si­cio­nes de la ne­go­cia­ción no re­gla­da.

Y en ca­so que el gru­po op­te por ne­go­ciar de ma­ne­ra re­gla­da, y ha­cien­do una in­ter­pre­ta­ción sis­te­má­ti­ca del pro­yec­to, es pre­ci­so que pre­via­men­te fi­je con su em­plea­dor o con los or­ga­nis­mos per­ti­nen­tes, se­gún sea el ca­so, los ser­vi­cios mí­ni­mos y los equi­pos de emer­gen­cia fren­te a po­si­bles pa­ra­li­za­cio­nes pro­duc­to de una huel­ga.

“Tan­to a sin­di­ca­tos co­mo a gru­pos ne­go­cia­do­res se les apli­can las mis­mas nor­mas en re­la­ción con la pre­sen­ta­ción del pro­yec­to de con­tra­to co­lec­ti­vo, me­dia­ción, derecho a huel­ga, ser­vi­cios mí­ni­mos, ar­bi­tra­je, prác­ti­cas an­ti­sin­di­ca­les y des­lea­les”, con­clu­ye el in­for­me.

FOTO: ARCHIVO COPESA

Des­de LyD re­cuer­dan que el derecho a ne­go­ciar co­lec­ti­va­men­te es de ca­da tra­ba­ja­dor.

“El fa­llo del TC es tan cla­ro que no da es­pa­cio a so­lu­cio­nes crea­ti­vas. La DT con sus dic­tá­me­nes y los jue­ces del tra­ba­jo ten­drán que su­je­tar­se a la in­ter­pre­ta­ción del TC so­bre gru­pos ne­go­cia­do­res”. SER­GIO MORALES Abo­ga­do e in­ves­ti­ga­dor de LyD

La eco­no­mía chi­le­na va a ser ami­ga­ble pa­ra la ex­por­ta­ción de ser­vi­cios, al igual que es muy ami­ga­ble pa­ra la de bie­nes”.

ALE­JAN­DRO MIC­CO Sub­se­cre­ta­rio de Ha­cien­da PÁG.21

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.