Cues­tio­nan po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de Mer­kel por cre­cien­te ola de ata­ques en Ale­ma­nia

A po­co más de un año de las elecciones fe­de­ra­les, los cua­tro ata­ques per­pe­tra­dos en el país en el úl­ti­mo mes han pues­to en ja­que la to­le­ran­cia a la po­lí­ti­ca de la ac­tual can­ci­ller, que per­mi­tió el in­gre­so de más de un mi­llón de re­fu­gia­dos en 2015.

Pulso - - Actualidad&Politica - CATALINA GÖPEL

—La ola de ata­ques ocu­rri­dos du­ran­te los úl­ti­mos días en Ale­ma­nia, han mul­ti­pli­ca­do las crí­ti­cas ha­cia la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de la can­ci­ller, An­ge­la Mer­kel, a po­co más de un año de la rea­li­za­ción de elecciones fe­de­ra­les en ese país, cues­tio­na­mien­tos que afec­ta­rían su po­pu­la­ri­dad en una po­si­ble re­elec­ción.

Y es que des­de el 18 de ju­lio, di­ver­sos ata­can­tes le han qui­ta­do el sue­ño a los ger­ma­nos, uti­li­zan­do ar­mas blan­cas y ar­mas de fue­go (ver lis­ta­do), de­jan­do a Ale­ma­nia co­mo uno de los prin­ci­pa­les blan­cos del te­rro­ris­mo. En pa­ra­le­lo se cuen­tan el aten­ta­do ocu­rri­do la noche del 14 de ju­lio en Ni­za (Fran­cia), en que un ca­mión arro­lló a una mul­ti­tud que ce­le­bra­ba la fies­ta na­cio­nal del Día de la Bas­ti­lla, y que tam­bién se le ad­ju­di­có a ISIS.

Si bien la se­gui­di­lla de ata­ques no ha si­do so­lo en Ale­ma­nia, los crí­ti­cos de la ges­tión de Mer­kel apun­tan a que ella le abrió sus puer­tas a más de un mi­llón de in­mi­gran­tes en 2015, mu­chos de los que eran so­li­ci­tan­tes de asi­lo que huían de las gue­rras en Af­ga­nis­tán, Si­ria e Irak. Y el au­men­to del mie­do ha mo­ti­va­do los cues­tio­na­mien­tos.

NUEVOS DE­BA­TES. La úl­ti­ma semana pue­de ser con­si­de­ra­da la más vio­len­ta de la his­to­ria re­cien­te de Ale­ma­nia, que se ini­ció con el ata­que de un jo­ven af­gano con un ha­cha y un cu­chi­llo en un tren en Wür­bur­go, des­per­tó el de­ba­te po­lí­ti­co a po­co más de un año de la rea­li­za­ción de las elecciones fe­de­ra­les en ese país. Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AfD), un eu­ro­es­cép­ti­co par­ti­do po­pu­lis­ta de de­re­cha que ha ido en au­men­to en las en­cues­tas (cer­ca del 12%), ha apro­ve­cha­do la ins­tan­cia pa­ra ha­cer res­pon­sa­ble a Mer­kel de las úl­ti­mas tra­ge­dias, re­vi­vien­do la cri­sis de re­fu­gia­dos y cri­ti­can­do su ges­tión mi­gra­to­ria.

Pe­ter Van­den Hou­te, eco­no­mis­ta je­fe pa­ra la zona eu­ro de ING se­ña­la que los nuevos in­ci­den­tes pue­den re­ver­tir la cre­cien­te me­jo­ra de la po­pu­la­ri­dad de Mer­kel. “Su coa­li­ción Unión De­mó­cra­ta Cris­tia­na ( CDU) y Unión So­cial Cris­tia­na de Ba- vie­ra (CSU) si­guen te­nien­do al­re­de­dor del 30%, pero hay que de­cir que si el pro­ble­ma de los in­mi­gran­tes si­gue sien­do un te­ma im­por­tan­te, no es se­gu­ro que se­rá po­si­ble for­mar un go­bierno con dos par­tes, ya que es pro­ba­ble que los par­ti­dos po­pu­lis­tas se con­vier­tan en par­te im­por­tan­te, lo que lle­va­ría a una frag­men­ta­ción del pai­sa­je po­lí­ti­co”, se­ña­la.

De he­cho, los ata­ques a ma­nos de jóvenes so­li­ci­tan­tes de asi­lo de ori­gen af­gano, y na­cio­na­li­dad si­ria, mo­ti­va­ron a la di­rec­ción del par­ti­do AfD, a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, a ca­li­fi­car la po­lí­ti­ca

de An­ge­la Mer­kel co­mo uno de los ma­yo­res pe­li­gros que ha te­ni­do el país, des­de el fin de la gue­rra fría.

Bob Hanc­ké, ex­per­to de Lon­don School of Eco­no­mics, des­ta­ca que va a ser di­fí­cil man­te­ner una po­lí­ti­ca de puer­tas abier­tas, lo que en ca­so con­tra­rio, “sig­ni­fi­ca­ría que los vo­tan­tes de­cep­cio­na­dos se mo­ve­rán a la Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia” .

MER­CA­DOS IN­DI­FE­REN­TES. En los úl­ti­mos 15 años, las reac­cio­nes de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros con el te­rro­ris­mo han de­mos­tra­do ser ca­da vez me­nos re­le­van­tes.

La úl­ti­ma mues­tra de la ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­ra­ción del mer­ca­do que­dó plas­ma­da lue­go del ata­que del 18 de ju­lio en Ale­ma­nia, ya que des­de esa fe­cha el ín­di­ce de la bol­sa ale­ma­na, el DAX, ha subido 11,44%. Ale­ma­nia abrió sus puer­tas a más de 1 mi­llón de in­mi­gran­tes en 2015, mu­chos eran so­li­ci­tan­tes de asi­lo que huían de las gue­rras en Af­ga­nis­tán, Si­ria e Irak.

En las úl­ti­mas en­cues­tas el AfD, se­ría el único be­ne­fi­cia­do por la cri­sis de los re­fu­gia­dos en Ale­ma­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.