Ál­va­ro Var­gas Llo­sa: “Chi­le no se pue­de dar el lu­jo de cre­cer mu­chos años más a es­te rit­mo. Si eso ocu­rre, el cues­tio­na­mien­to al mo­de­lo au­men­ta­rá”

—El ana­lis­ta des­car­ta una so­bre­rreac­ción de los em­pre­sa­rios y coin­ci­de en que, a me­di­da que se vea el Go­bierno de Ba­che­let co­mo al­go pa­sa­je­ro, el te­mor irá ce­dien­do. Agre­ga que Chi­le ahora vi­ve un com­pás de espera, so­bre en qué ter­mi­na­rá la di­vi­sión ac­tua

Pulso - - Portada - Una en­tre­vis­ta de PAULA NAMUR Y.

AUN día de la to­ma de man­do de Pedro Pa­blo Kuczynk­si co­mo Pre­si­den­te de Pe­rú, al­gu­nos han con­si­de­ra­do que se tra­ta­rá de un pun­to de in­fle­xión en la re­la­ción con Chi­le. Uno de ellos es el ana­lis­ta internacional pe­ruano Ál­va­ro Var­gas Llo­sa, quien hoy es di­rec­tor del Centro de Pros­pe­ri­dad Glo­bal del In­de­pen­dent Ins­ti­tu­te, en Es­ta­dos Uni­dos. Al te­lé­fono des­de Es­pa­ña co­men­ta las pers­pec­ti­vas que se abren en la re­la­ción bi­la­te­ral, y apro­ve­cha de ha­cer un aná­li­sis de la reali­dad tan­to po­lí­ti­ca co­mo eco­nó­mi­ca que vi­ve Chi­le y sus desafíos en los pró­xi­mos años.

El Pre­si­den­te elec­to PPK se ha mos­tra­do más cer­cano con Chi­le y ha de­ja­do ver que re­to­ma­rá cier­tos me­ca­nis­mos co­mo el 2+2, ¿ve un pun­to de in­fle­xión en la re­la­ción de am­bos paí­ses?

—Creo que sí. El 2+2 es una pro­me­sa que se ha he­cho pú­bli­ca a tra­vés de vo­ce­ros, y no veo ra­zón pa­ra que no se cum­pla. Se de­be­ría ir más allá y Kuczyns­ki se in­cli­na por eso tam­bién, de ga­bi­ne­tes bi­na­cio­na­les. Creo que ha­brá un im­pul­so pa­ra esa re­la­ción. El he­cho de ha­ber de­ja­do atrás el te­ma de La Ha­ya ayu­da mu­cho, y tam­bién por­que la visión de Kuczyns­ki es la visión de in­te­gra­ción y tie­ne to­da la ló­gi­ca que im­pul­se esa re­la­ción. Siem­pre ha­brá sec­to­res re­cal­ci­tran­tes, pero en ge­ne­ral el am­bien­te es pro­pi­cio pa­ra un avan­ce. La re­la­ción no es que sea ma­la, es ra­zo­na­ble­men­te bue­na, pero es­tá un po­co es­tan­ca­da, Kuczyns­ki lo que le da­rá es un “re­se­teo”.

¿Có­mo ve a Chi­le ac­tual­men­te?

—Hay un signo de in­te­rro­ga­ción so­bre Chi­le: has­ta qué pun­to lle­ga­rá es­ta di­vi­sión del país en­tre un go­bierno elec­to­ral y so­cio­ló­gi­ca­men­te mi­no­ri­ta­rio que avanza con re­for­mas que cau­san bas­tan­te re­cha­zo, y un sec­tor del país que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo tra­tar de im­pe­dir­lo. La sen­sa­ción des­de fue­ra es que hay una es­pe­cie de com­pás de espera, de signo de in­te­rro­ga­ción, y no se sabe cuál se­rá el desen­la­ce. Ade­más, ya no que­da tan­to tiem­po pa­ra las elecciones, y pron­to Chi­le en­tra­rá en una di­ná­mi­ca preelec­to­ral y eso ayu­da­rá a acla­rar el pa­no­ra­ma. Es pre­vi­si­ble que en las pró­xi­mas elecciones, la can­di­da­tu­ra que ga­ne, sea de la cen­tro­de­re­cha o cen­troiz­quier­da, sea una can­di­da­tu­ra que es­té me­nos a la iz­quier­da que el ac­tual Go­bierno. To­do eso en­via­rá al mun­do una bue­na se­ñal que coin­ci­de con lo que ha pa­sa­do en Pe­rú, Argentina, el cam­bio de Go­bierno en Bra­sil, una ola de ten­den­cia más li­be­ral.

Ricardo Caballero di­jo a PUL­SO que a me­di­da que las re­for­mas del Go­bierno de la Pre­si­den­ta Michelle Ba­che­let se vean co­mo al­go pa­sa­je­ro, el te­mor iría men­guan­do. ¿Coin­ci­de?

—En cier­ta for­ma eso ya ha ocu­rri­do. Al­go im­por­tan­te que ocu­rrió en Chi­le es que se com­pro­bó que ha­bía una cla­se media que no es­ta­ba dis­pues­ta a que pe­li­gra­ra el mo­de­lo, aun­que es­ta­ba a fa­vor de ha­cer cam­bios, no per­mi­ti­ría el re­tro­ce­so. Eso en cier­ta for­ma ha si­do la me­jor ga­ran­tía de ca­ra al mun­do, de que no co­rría se­rio pe­li­gro el mo­de­lo. Por otra par­te, la cer­ca­nía de las elecciones, el he­cho de que las can­di­da­tu­ras que se es­tán per­fi­lan­do sean can­di­da­tu­ras ale­ja­das de las re­for­mas que se han he­cho, en­vían la se­ñal al mun­do de que es­to ha si­do pa­sa­je­ro. Ahora, que sea pa­sa­je­ro no sig­ni­fi­ca que no ha­ya te­ni­do un efec­to. Es­to ha te­ni­do cier­to efec­to

“La re­la­ción de Chi­le y Pe­rú no es que sea ma­la, pero es­tá un po­co es­tan­ca­da. PPK lo que le da­rá es un ‘re­se­teo’”.

“Chi­le no se pue­de dar el lu­jo de cre­cer mu­chos años más a es­te rit­mo. Si eso ocu­rre el cues­tio­na­mien­to al mo­de­lo au­men­ta­rá”.

“Al­go im­por­tan­te que ocu­rrió en Chi­le es que se com­pro­bó que ha­bía una cla­se media que no es­ta­ba dis­pues­ta a que pe­li­gra­ra el mo­de­lo”.

“Es pre­vi­si­ble que en las pró­xi­mas elecciones, la can­di­da­tu­ra que ga­ne, se­rá una can­di­da­tu­ra me­nos a la iz­quier­da”.

en un pri­mer mo­men­to de ge­ne­rar el te­mor de que hu­bie­ra un cam­bio de mo­de­lo, pero hoy ese te­mor ha que­da­do fue­ra y en el ex­te­rior hay cier­to ali­vio al res­pec­to.

El em­pre­sa­ria­do se ha que­ja­do por las re­for­mas y anun­cios. ¿Có­mo ve es­te pa­no­ra­ma?

— El he­cho de que es­tas re­for­mas coin­ci­die­ran con un ba­jón eco­nó­mi­co su­pu­so cier­to agra­va­mien­to, que le­van­tó te­mor tan­to den­tro co­mo fue­ra del país. En los pri­me­ros dos años hu­bo afue­ra la pers­pec­ti­va de que se po­día agra­var las con­se­cuen­cias de la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca si se en­via­ba esa se­ñal que ge­ne­ra­ría des­con­fian­za. Lue­go hu­bo un fre­na­zo en las re­for­mas, cam­bio de ga­bi­ne­te y mo­de­ra­ción, y lue­go el Go­bierno vol­vió a la car­ga en al­gu­nas co­sas, pero ya pa­ra ese mo­men­to que­dó cla­ro que no se iba a ir tan le­jos co­mo se vio en al­gún mo­men­to. Lue­go vi­nie­ron co­sas co­mo el he­cho de que la Re­for­ma La­bo­ral fue­ra mo­de­ra­da por la justicia, que la dis­cu­sión cons­ti­tu­cio­nal sea al­go to­da­vía no re­suel­to, to­do eso su­po­ne que no se ve gran ries­go in­me­dia­to. Lo que sí se ve es lo mis­mo que en el ca­so de Pe­rú: era el mo­men­to ne­ce­sa­rio de ha­cer re­for­mas más au­da­ces.

¿Qué opi­na de la reac­ción del em­pre­sa­ria­do chi­leno? Bloom­berg ha­bló de his­te­ria, mien­tras el mi­nis­tro Ro­dri­go Val­dés los lla­mó a no llo­ri­quear...

—Ha­bía un ries­go ge­nuino al co­mien­zo del Go­bierno. Ló­gi­ca­men­te el em­pre­sa­ria­do chi­leno reac- cio­nó tal co­mo hu­bie­ra reac­cio­na­do el em­pre­sa­ria­do pe­ruano si se hu­bie­ra he­cho re­for­mas con­tra la he­ren­cia que re­ci­bió. Lo que ha he­cho el em­pre­sa­ria­do chi­leno no es dis­tin­to de lo que ha­ría el em­pre­sa­ria­do de cual­quier par­te del mun­do cuan­do tie­ne mie­do y evi­den­te­men­te ha­bía mu­cho mie­do. El em­pre­sa­ria­do chi­leno re­ci­bió un golpe por ca­sos éti­cos en que se vie­ron en­vuel­tos mu­chos de ellos. Fe­liz­men­te, el he­cho de que la justicia hi­cie­ra su tra­ba­jo y que se per­ci­bie­ra des­de fue­ra que las ins­ti­tu­cio­nes fun­cio­na­ban, ayu­dó mu­cho a tem­pe­rar esa ima­gen, pero de to­das ma­ne­ras, no veo que hu­bie­ra una reac­ción del em­pre­sa­ria­do chi­leno muy dis­tin­ta a la que se ha da­do en tantos paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na en si­tua­cio­nes si­mi­la­res.

¿Qué opi­na de la preo­cu­pa­ción de que Chi­le si­ga cre­cien­do ba­jo 2%?

—Chi­le no se pue­de dar el lu­jo de cre­cer mu­chos años más a ese rit­mo por­que si eso ocu­rre el cues­tio­na­mien­to al mo­de­lo va a au­men­tar, y eso se­ría un ries­go. La cla­ve es­ta­rá en las pró­xi­mas elecciones. A me­di­da que se acer­quen, siem­pre y cuan­do las can­di­da­tu­ras que se per­fi­len con más fuer­za se per­ci­ban co­mo can­di­da­tu­ras que van a di­na­mi­zar la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca por­que trans­mi­ti­rán con­fian­za al sec­tor em­pre­sa­rial, ha­brá un es­ce­na­rio de cre­ci­mien­to ma­yor.

¿An­ti­ci­pa un es­ce­na­rio pre­si­den­cial La­gos-Pi­ñe­ra?

—De­pen­de­rá de si el ex pre­si­den­te Ricardo La­gos se ani­ma a com­pe­tir. Da la im­pre­sión de que el ex pre­si­den­te Pi­ñe­ra es­tá bas­tan­te con­so­li­da­do en la cen­tro­de­re­cha, aun­que nun­ca se pue­de des­car­tar can­di­da­tu­ras aje­nas a las prin­ci­pa­les es­truc­tu­ras par­ti­dis­tas. No es­toy se­gu­ro del Pre­si­den­te La­gos por­que es di­fí­cil juzgar has­ta qué pun­to él pon­dría en ries­go su es­ta­tus en una elec­ción que po­dría per­der. Pero en cual­quier ca­so, si él fue­ra can­di­da­to, esas dos can­di­da­tu­ras jun­tas, trans­mi­ti­rían con­fian­za tan­to den­tro co­mo fue­ra de Chi­le.

¿El he­cho de que PPK ha­ya si­do ele­gi­do Pre­si­den­te a avan­za­da edad, le da­rá se­gu­ri­dad a otros, co­mo La­gos, pa­ra lan­zar­se en una ca­rre­ra pre­si­den­cial?

—Su­pon­go que de cier­ta for­ma sí. PPK le da con­fian­za a cual­quie­ra que es­té cer­ca de los 80 años en cual­quier par­te del mun­do, por­que ha­cer cam­pa­ña en un país de geo­gra­fía com­pli­ca­da co­mo Pe­rú de­mues­tra que se pue­de ser Pre­si­den­te prác­ti­ca­men­te a cual­quier edad siem­pre y cuan­do se ten­ga la cabeza lú­ci­da.

¿Hay ame­na­za real del sur­gi­mien­to de po­pu­lis­mo en Chi­le?

—Siem­pre la hay. No veo en Chi­le to­da­vía ese ries­go po­pu­lis­ta por­que de lo con­tra­rio no ve­ría­mos en las en­cues­tas que las fi­gu­ras tra­di­cio­na­les si­guen li­de­ran­do los son­deos. Hay una con­tra­dic­ción en­tre una so­cie­dad que exi­ge en la ca­lle que prác­ti­ca­men­te se va­yan to­dos, y unas en­cues­tas que di­cen que al fi­nal la gen­te ter­mi­na apos­tan­do por fi­gu­ras y par­ti­dos que ya co­no­ce. Eso quie­re de­cir que hay una im­pa­cien­cia so­cial, pero a la ho­ra de vo­tar, hay cier­ta ma­du­rez. No se pue­de des­car­tar que eso cam­bie. Por eso es tan im­por­tan­te que los par­ti­dos mues­tren fir­me­za an­te los es­cán­da­los de co­rrup­ción, que los par­ti­dos mues­tren re­no­va­ción y mues­tren que no son in­sen­si­bles a eso, o la gen­te ter­mi­na­rá re­ve­lán­do­se y ahí sí hay ries­go de aven­tu­ras po­pu­lis­tas. P

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.