Com­pa­ñías de­man­dan más pro­vee­do­res sus­ten­ta­bles

El re­tail, la mi­ne­ría, las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y la banca, por nom­brar al­gu­nos sec­to­res, es­tán sien­do ca­da vez más em­pá­ti­cos con res­pec­to a sus co­mu­ni­da­des y a la generación de una ca­de­na sus­ten­ta­ble en el ne­go­cio. Pero pa­ra que to­do fun­cio­ne, de­ben in­flui

Pulso - - Portada - DA­NIEL FA­JAR­DO CA­BE­LLO

EN UN am­bien­te de sus­ten­ta­bi­li­dad en los ne­go­cios hay una ecua­ción sim­ple: la so­cie­dad en ge­ne­ral no só­lo le exi­ge a las grandes com­pa­ñías, ac­tuar con cier­tos pa­rá­me­tros y exi­gen­cias me­dioam­bien­ta­les y de sus­ten­ta­bi­li­dad. Sus pro­vee­do­res tam­bién de­ben cum­plir con di­chos es­tán­da­res.

Pero es­to no siem­pre es fácil. La his­to­ria em­pre­sa­rial de los úl­ti­mos 30 años tie­ne va­rias ma­las ex­pe­rien­cias al res­pec­to, don­de qui­zá la más em­ble­má­ti­ca fue la de Ni­ke en 1996. La re­vis­ta Li­fe pu­bli­có un ar­tícu­lo don­de com­pro­ba­ba co­mo la mar­ca es­ta­dou­ni­den­se em­plea­ba a ni­ños –mu­chos de seis años de edad–, pa­ra co­ser pe­lo­tas de fút­bol en Pa­kis­tán.

Ese mis­mo año, Ni­ke au­men­tó sus ven­tas en 35,9%, su­peran­do la barrera de los US$6.000, pero la de­nun­cia mar­có un an­tes y un des­pués en la éti­ca em­pre­sa­rial. Des­de en­ton­ces las grandes com­pa­ñías se die­ron cuen­ta que no bas­ta­ba con res­pe­tar cier­tas nor­mas en la pla­na ma­yor. Ha­bía que de­di­car­le cabeza y es­fuer­zo a sus pro­vee­do­res, es­pe­cial­men­te cuan­do és­tos es­ta­ban en otros paí­ses con le­yes y cos­tum­bres di­fe­ren­tes.

“An­tes la re­la­ción con los pro­vee­do­res era di­fe­ren­te. Las grandes em­pre­sas sim­ple­men­te ex­tre­na­li­za­ban cier­tos ítems pa­ra aho­rrar di­ne­ro o lo­grar productos más ba­ra­tos. Pero hoy, en un mun­do glo­ba­li­za­do eso ya no co­rre. No só­lo es un te­ma de repu­tación cor­po­ra­ti­va, sino que en cier­tas in­dus­trias, la cla­ve es que los productos no ten­gan nin­gu­na con­ta­mi­na­ción, por lo que hay que vi­gi­lar muy de cer­ca a los pro­vee­do­res”, co­men­ta Da­niel Ba­rre­da, di­rec­tor re­gio­nal west latam, de Achi­lles, em­pre­sa bri­tá­ni­ca es­pe­cia­li­za­da en cer­ti­fi­ca­ción de pro­vee­do­res pa­ra grandes man­dan­tes, con ope­ra­cio­nes en ca­si 30 paí­ses. En Chi­le tie­ne a clien­tes co­mo Col­bún, Co­del­co, Enel, AEES Ge­ner y Aguas An­di­nas, por nom­brar al­gu­nos.

En la misma lí­nea, Ber­nar­di­ta Fernández, ge­ren­te de Asun­tos Cor­po­ra­ti­vos de Compañía Mi­ne­ra Do­ña Inés de Co­llahua­si in­di­ca que las po­lí­ti­cas de sus­ten­ta­bi­li­dad son in­clu­so, par­te de los tér­mi­nos con­trac­tua­les. “Ex­ten­de­mos a nuestros pro­vee­do­res y con­tra­tis­tas las mis­mas exi­gen­cias que nos im­po­ne­mos

¿Qué ha pa­sa­do? A me­di­da que las em­pre­sas im­ple­men­tan po­lí­ti­cas y pro­ce­sos sus­ten­ta­bles, le trans­mi­ten di­chas exi­gen­cias a sus pro­vee­do­res.

¿Por qué ha pa­sa­do? Por­que pa­ra la ma­yo­ría de es­tas cor­po­ra­cio­nes es cla­ve man­te­ner la sus­ten­ta­bi­li­dad en to­da la ca­de­na de va­lor, tan­to por de­fi­ni­ción in­ter­na, co­mo por nor­mas le­ga­les.

¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne? Mu­chas py­mes tie­nen que en­fren­tar­se a una se­rie de cam­bios pa­ra se­guir man­te­nien­do a sus clien­tes. Sin em­bar­go, va­rias com­pa­ñías ya es­tán in­clu­yen­do sis­te­mas de ca­pa­ci­ta­ción al res­pec­to.

en ám­bi­tos ta­les co­mo se­gu­ri­dad, sa­lud ocu­pa­cio­nal, me­dio am­bien­te, ca­li­dad, ges­tión de re­cur­sos hu­ma­nos, com­pro­mi­so con la co­mu­ni­dad, éti­ca en los ne­go­cios y me­jo­ra­mien­to con­ti­nuo, en to­do lo que fue­re apli­ca­ble”, di­ce Fernández.

La eje­cu­ti­va in­di­ca ade­más que es­tán con­ti­nua­men­te ve­ri­fi­can­do que di­chas exi­gen­cias sean ple­na­men­te cum­pli­das por los sub­con­tra­tis­tas que se hu­bie­sen au­to­ri­za­do.

Ca­pa­ci­ta­ción Es­pe­cia­li­za­da En Chi­le las com­pa­ñías to­man más con­cien­cia de es­te te­ma, con un cla­ro li­de­raz­go de par­te de fir­mas mul­ti­na­cio­na­les. Por ejem­plo, en­tre sus ini­cia­ti­vas, Wal­mart Chi­le (una de las com­pa­ñías que ha to­ma­do es­te te­ma co­mo es­tra­te­gia a nivel mun­dial) tie­ne va­rios pro­gra­mas al res­pec­to.

Pero qui­zá el más em­ble­má­ti­co fue el que reali­zó del 2012 al 2015, me­dian­te el co­fi­nan­cia­mien­to de Cor­fo, la eje­cu­ción de Fun­da­ción Chi­le y Asoex, de­no­mi­na­do co­mo “Pro­gra­ma de Desa­rro­llo de Pro­vee­do­res en Sus­ten­ta­bi­li­dad”, me­dian­te el cual se apo­yó a diez de sus pro­vee­do­res py­mes en la bús­que­da de pro­ce­sos más sus­ten­ta­bles al mo­men­to de ela­bo­rar sus productos. Be Co­okies, Se­tas del Huer­to, Bue­na­li­men­to, Co­mer­cial Soho y CV Tra­ding, fue­ron al­gu­nos de los par­ti­ci­pan­tes. “An­tes de par­tir el pro­gra­ma, la sus­ten­ta­bi­li­dad era pa­ra no­so­tros un tér­mino aso­cia­do a la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca. Pero nos fui­mos dan­do cuen­ta que es al­go mu­cho más am­plio, que in­vo­lu­cra tam­bién a la res­pon­sa­bi­li­dad em­pre­sa­rial y la co­mu­ni­dad que com­po­ne la em­pre­sa”, se­ña­la Ricardo Sánchez, ge­ren­te de Se­tas del Huer­to.

Por su par­te, el ge­ren­te de Asun­tos Cor­po­ra­ti­vos de Wal­mart Chi­le, Gon­za­lo Va­len­zue­la, co­men­ta: “No só­lo las grandes com­pa­ñías pue­den in­cor­po­rar atri­bu­tos sos­te­ni­bles, las py­mes tam­bién pue­den lo­grar grandes me­jo­ras y te­ner­los en el corazón de su ne­go­cio”.

En otro cam­po ab­so­lu­ta­men­te di­fe­ren­te al re­tail, Matías Ber­na­les, ge­ren­te de sos­te­ni­bi­li­dad de En­gie, ex­pli­ca que cuan­do los pro­yec­tos comienzan a pla­ni­fi­car­se y cons­truir­se, la sus­ten­ta­bi­li­dad en los pro­vee­do­res es “el gran te­ma”. “Te­ne­mos una ca­de­na de con­tra­tis­tas que a su vez tra­ba­jan con sub­con­tra­tis­tas que a ve­ces in­clu­so son pe­que­ñas em­pre­sas de dos a o tres per­so­nas. Y to­dos de­ben es­tar alie­na­dos con una se­rie de es­tán­da­res de res­pe­to al me­dioam­bien­te y a las co­mu­ni­da­des en­tre otros fac­to­res”, di­ce Ber­na­les.

El eje­cu­ti­vo co­men­ta que mu­chas ve­ces él mis­mo ha te­ni­do que ca­pa­ci­tar a pro­vee­do­res en te­rreno. “Por ejem­plo, pa­ra el pro­yec­to TEN –que uni­rá el Sis­te­ma In­ter­co­nec­ta­do Cen­tral (SIC) con el Sis­te­ma In­ter­co­nec­ta­do del Nor­te Gran­de (SING)– hi­ci­mos las char­las de­ba­jo de mu­chas de las to­rres (1.350 en to­tal), en pleno de­sier­to, en un recorrido com­ple­to por el tra­yec­to que une a cin­co co­mu­nas (600 km). Es cla­ve que los pro­vee­do­res en­tien­dan el per­fil de los ha­bi­tan­tes de las lo­ca­li­da­des y có­mo reac­cio­nar fren­te a cier­tos te­mas. Sino, to­do el pro­yec­to pue­de fa­llar”, agre­ga Ber­na­les.

In­clu­so, la sus­ten­ta­bi­li­dad con los pro­vee­do­res pue­de sig­ni­fi­car alian­zas en­tre grandes em­pre­sas, co­mo es el ca­so de En­tel y Erics­son, en el pro­gra­ma mun­dial que tie­ne la fir­ma sue­ca de­no­mi­nad co­mo “Ges­tión eco­ló­gi­ca y re­cu­pe­ra­ción de productos”, que bus­ca re­du­cir al mí­ni­mo las po­ten­cia­les con­se­cuen­cias pa­ra el me­dioam­bien­te re­la­cio­na­das con la eli­mi­na­ción de equi­pos elec­tró­ni­cos da­dos de ba­ja.

Pero qui­zá uno de los prin­ci­pa­les fo­cos de es­ta te­le­co es que sus pro­vee­do­res sean em­pá­ti­cos con las co­mu­ni­da­des en el pro­ce­so de ins­ta­la­ción de las an­te­nas. “Pa­ra no­so­tros es fun­da­men­tal que un pro­vee­dor que re­pre­sen­ta a En­tel sea ca­paz de re­la­cio­nar­se con la co­mu­ni­dad de una for­ma trans­pa­ren­te con dia­lo­go y res­pe­to. Que se­pa quié­nes son los ve­ci­nos, que mi­ren a los ojos a nuestros clien­tes”, di­ce Kat­he­ri­ne Mar­to­rell, di­rec­to­ra de Sus­ten­ta­bi­li­dad y Co­mu­ni­da­des de En­tel.

Es­ta em­pre­sa pro­du­ce se­tas fres­cas, des­hi­dra­ta­das y se­mi­llas, pro­ce­so que re­quie­re de un pro­ce­so muy es­pe­cia­li­za­do. Co­llahua­si tie­ne una se­rie de po­lí­ti­cas ha­cia los pro­vee­do­res co­mo: “La no dis­cri­mi­na­ción en el ac­ce­so a in­for­ma­ción y en la ad­ju­di­ca­ción de con­tra­tos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.