La in­com­pren­sión de la glo­ba­li­za­ción, por Step­hen S. Roach

La glo­ba­li­za­ción ha per­di­do su ba­se de apo­yo po­lí­ti­co, al­go que no debe sor­pren­der en un mun­do muy dis­tin­to al de Da­vid Ricardo.

Pulso - - Portada - STEP­HEN S. ROACH

ción re­gio­nal: la li­bre mo­vi­li­dad de los tra­ba­ja­do­res con in­mi­gra­ción apa­ren­te­men­te ili­mi­ta­da, el so­me­ti­mien­to a re­glas dic­ta­das por au­to­ri­da­des su­pra­na­cio­na­les y la unión mo­ne­ta­ria. La in­te­gra­ción eco­nó­mi­ca y la glo­ba­li­za­ción no son exac­ta­men­te la misma co­sa, pero se ba­san en los mis­mos prin­ci­pios de li­bre co­mer­cio ri­car­dia­nos, los que po­lí­ti­ca­men­te hoy no lo­gran se­gui­do­res.

En sín­te­sis, la glo­ba­li­za­ción per­dió su ba­se de apo­yo po­lí­ti­co, al­go que no de­be­ría sor­pren­der a na­die en un mun­do que se pa­re­ce muy po­co al que ha­bi­tó Ricardo ha­ce dos si­glos. Los ar­gu­men­tos de Ricardo, que ha­blan de las ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas de In­gla­te­rra y Por­tu­gal pa­ra la producción de te­las y vino, res­pec­ti­va­men­te, son de po­ca uti­li­dad pa­ra el mun­do de hoy, hi­per­co­nec­ta­do y ba­sa­do en el co­no­ci­mien­to. Paul Sa­muel­son, pio­ne­ro de la tra­duc­ción de los fun­da­men­tos ri­car­dia­nos a la eco­no­mía mo­der­na, lle­gó a una con­clu­sión si­mi­lar en los úl­ti­mos años de su vi­da, cuan­do se­ña­ló de qué ma­ne­ra un imi­ta­dor tec­no­ló­gi­co dis­rup­ti­vo con mano de obra ba­ra­ta, co­mo Chi­na, po­día de­jar pa­tas arri­ba la teoría de las ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas. Pero no es so­lo un pro­ble­ma de teo­rías an­ti­cua­das. Las úl­ti­mas ten­den­cias en el co­mer­cio internacional tam­bién emi­ten se­ña­les alar­man­tes. Se­gún el FMI, el cre­ci­mien­to anual pro­me­dio del vo­lu­men de co­mer­cio internacional fue 3% en el pe­río­do que va de 2009 a 2016 (la mi­tad del 6% al­can­za­do en­tre 1980 y 2008). Es­to tie­ne que ver no so­lo con la Gran Re­ce­sión, sino tam­bién con una re­cu­pe­ra­ción inusi­ta­da­men­te anémi­ca. Y mien­tras el co­mer­cio internacional de­cli­na­ba, la re­sis­ten­cia po­lí­ti­ca a la glo­ba­li­za­ción no hi­zo más que in­ten­si­fi­car­se. más avan­za­dos y se com­ple­men­tan con in­ter­net y su me­jo­ra de las ca­de­nas glo­ba­les de su­mi­nis­tro.

El con­tras­te más mar­ca­do en­tre las dos olas de glo­ba­li­za­ción es la ra­pi­dez de la ab­sor­ción tec­no­ló­gi­ca y la dis­rup­ción. El rit­mo de adop­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción fue inusi­ta­da­men­te ve­loz. So­lo lle­vó cin­co años que 50 mi­llo­nes de ho­ga­res es­ta­dou­ni­den­ses co­men­za­ran a na­ve­gar por in­ter­net, mien­tras que hi­cie­ron fal­ta 38 años pa­ra que una can­ti­dad si­mi­lar ob­tu­vie­ra ac­ce­so a re­cep­to­res de ra­dio.

Por su am­pli­tud y ra­pi­dez, la Glo­ba­li­za­ción 2.0 de­man­da es­tra­te- gias nue­vas pa­ra amor­ti­guar el im­pac­to de la dis­rup­ción. Por desgracia, las re­des de se­gu­ri­dad pa­ra ayudar a los tra­ba­ja­do­res que pier­den sus em­pleos o su­fren pre­sio­nes por el li­bre co­mer­cio son tan ob­so­le­tas co­mo las teo­rías de la ven­ta­ja com­pa­ra­ti­va. El di­se­ño de po­lí­ti­cas debe te­ner en cuen­ta las fuer­tes pre­sio­nes que su­fre una can­ti­dad ma­yor de tra­ba­ja­do­res. La hi­per­ve­lo­ci­dad de la Glo­ba­li­za­ción 2.0 se­ña­la la ne­ce­si­dad de ini­ciar an­tes la re­ca­pa­ci­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res y dar­le ma­yor co­ber­tu­ra, ofre­cer ayu­das pa­ra re­ubi­ca­ción y bús­que­da de em­pleo, im­ple­men­tar un se­gu­ro de sa­la­rio a tra­ba­ja­do­res de más edad y au­men­tar du­ra­ción de pres­ta­cio­nes de des­em­pleo. Co­mo ad­vier­te la his­to­ria, la al­ter­na­ti­va (Bre­xit o nuevo ais­la­cio­nis­mo de EEUU) es un ac­ci­den­te anun­cia­do. Es res­pon­sa­bi­li­dad de los que de­fien­den el li­bre co­mer­cio y la glo­ba­li­za­ción pre­ve­nir­lo, ofre­cien­do so­lu­cio­nes pa­ra los pro­ble­mas muy reales que hoy afli­gen a tantos tra­ba­ja­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.