La cues­tio­na­da re­for­ma a las AFP, por Matías Li­ra

Pulso - - Portada - —por MATÍAS LI­RA A.— Decano Fa­cul­tad de Eco­no­mía y Ne­go­cios Uni­ver­si­dad del Desa­rro­llo

LA MUL­TI­TU­DI­NA­RIA mar­cha del domingo pa­sa­do nos hi­zo re­cor­dar ca­si co­mo un dé­jà vu lo ocu­rri­do en 2011 en el te­ma edu­ca­ción. Di­cho pro­ce­so, si bien tu­vo co­mo mé­ri­to ha­ber pues­to en la dis­cu­sión pú­bli­ca cier­tas ma­te­rias que afec­ta­ban a un gru­po im­por­tan­te de chi­le­nos, es­tá te­nien­do co­mo co­ro­la­rio fi­nal una re­for­ma edu­ca­cio­nal cri­ti­ca­da por to­dos. Es­ta tris­te no­ve­la tie­ne tres ca­pí­tu­los: el pri­me­ro es el ma­si­vo des­con­ten­to de la ciu­da­da­nía ex­pre­sa­do a tra­vés de mul­ti­tu­di­na­rias mar­chas; el se­gun­do, es la ca­pi­ta­li­za­ción elec­to­ral de las de­man­das por par­te de cier­tos po­lí­ti­cos que tra­du­cen el ma­les­tar so­cial a la idea de re­fun­dar el sis­te­ma; y el ter­ce­ro, la trans­for­ma­ción del es­lo­gan ca­lle­je­ro en una pro­pues­ta de re­for­ma sin con­te­ni­do e in­su­fi­cien­te des­de el pun­to de vista téc­ni­co. Lo que estamos vien­do con las AFP pa­re­ce te­ner mu­chas si­mi­li­tu­des con lo vi­vi­do en edu­ca­ción. Al­gu­nos po­lí­ti­cos comienzan a ali­men­tar la idea de que re­fun­dar el sis­te­ma pa­san­do a un mé­to­do de re­par­to es la so­lu­ción al pro­ble­ma de pen­sio­nes. Pero, ¿qué ha­cer pa­ra evi­tar que el des­con­ten­to so­cial -al igual que en edu­ca­ción- ter­mi­ne en una re­for­ma im­pro­vi­sa­da, mal di­se­ña­da y sin apo­yo ciu­da­dano? Tal vez lo más sen­sa­to es re­pa­sar las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes de la Co­mi­sión Bra­vo so­bre dis­tin­tas pro­pues­tas de re­for­ma al sis­te­ma de pen­sio­nes. La opi­nión más con­clu­yen­te en el in­for­me es so­bre el sis­te­ma de re­par­to, prác­ti­ca­men­te to­dos los miem­bros de la co­mi­sión ase­gu­ran que es­te sis­te­ma no es una op­ción via­ble en Chi­le. Tex­tual­men­te di­cen que “los su­pues­tos so­bre los que se ba­sa la pro­pues­ta son ex­ce­si­va­men­te op­ti­mis­tas…”, ar­gu­men­tan­do que en el me­diano pla­zo el Es­ta­do va a te­ner pro­ble­mas de fi­nan­cia­mien­to, o sim­ple­men­te no po­drá cum­plir la pro­me­sa de me­jo­rar las pen­sio­nes. El mis­mo in­for­me se­ña­la que el im­pac­to li­mi­ta­do de es­tas re­for­mas en los be­ne­fi­cios que re­ci­ben las per­so­nas se ex­pli­ca por las con­di­cio­nes del mer­ca­do la­bo­ral y no so­lo por las ca­rac­te­rís­ti­cas del sis­te­ma de pen­sio­nes. La de­sigual­dad de gé­ne­ro en la par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral, la ba­ja em­plea­bi­li­dad y pro­duc­ti­vi­dad en el mer­ca­do, y la de­ci­sión de no co­ti­zar por par­te de los tra­ba­ja­do­res in­de­pen­dien­tes, son al­gu­nos de los pro­ble­mas que im­pac­tan en las pen­sio­nes. Si es­tas va­ria­bles no se in­clu­yen en la ecua­ción pa­ra me­jo­rar el sis­te­ma, cual­quier re­for­ma po­dría ter­mi­nar so­lo co­mo una pro­me­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.