“PPK debe usar las frac­tu­ras in­ter­nas del fu­ji­mo­ris­mo pa­ra en­ta­blar diá­lo­gos con los sec­to­res más sen­sa­tos”

Pulso - - En Portada - PAULA NAMUR Y.

EL ana­lis­ta internacional de ori­gen pe­ruano Ál­va­ro Var­gas Llo­sa, ase­gu­ra que el cam­bio de Go­bierno en Pe­rú sin du­da mar­ca­rá un pun­to de in­fle­xión no só­lo pa­ra el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co de Pe­rú, sino tam­bién pa­ra las re­la­cio­nes con nues­tro país.

¿Cuá­les fue­ron los prin­ci­pa­les acier­tos del Go­bierno de Hu­ma­la?

— En una si­tua­ción co­mo la pe­rua­na no hay que me­nos­pre­ciar el que al­guien que vie­ne de don­de vie­ne Hu­ma­la –en tér­mi­nos ideo­ló­gi­cos y po­lí­ti­cos- acep­te el juego de­mo­crá­ti­co y acep­te en lo esen­cial el mo­de­lo eco­nó­mi­co, por­que am­bas co­sas son aje­nas a su for­ma­ción po­lí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca. En la me­di­da que gen­te co­mo él apues­te por el sis­te­ma, eso va a ayudar a me­diano pla­zo a que más gen­te que se sien­te aje­na acep­te las re­glas del juego de­mo­crá­ti­co y acep­te la eco­no­mía de mer­ca­do. No es un te­ma me­nor. El se­gun­do mé­ri­to es que ha in­ten­ta­do en el plano edu­ca­ti­vo, a tra­vés de un buen mi­nis­tro de Edu­ca­ción, al­gu­nas re­for­mas pa­ra in­tro­du­cir cier­ta ren­di­ción de cuen­tas y cier­ta plu­ra­li­dad en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo, que es uno de los peo­res de la re­gión. Pero han si­do re­for­mas muy tí­mi­das, a las cua­les ha­brá que dar se­gui­mien­to. Qui­zás otro mé­ri­to a des­ta­car es que el Pre­si­den­te no ce­dió a la ten­ta­ción de in­dul­tar a su her­mano, que co­me­tió crí­me­nes gra­ví­si­mos: una in­su­rrec­ción con­tra la de­mo­cra­cia en la que fue res­pon­sa­ble de la muer­te de po­li­cías.

ACIER­TOS DE OLLAN­TA HU­MA­LA “Ha in­ten­ta­do en el plano edu­ca­ti­vo al­gu­nas re­for­mas pa­ra in­tro­du­cir cier­ta ren­di­ción de cuen­tas”.

¿La lle­ga­da de PPK mar­ca un pun­to de in­fle­xión en la his­to­ria eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca?

— Sin du­da. Es un mo­men­to muy com­pli­ca­do, don­de ha­bía un se­rio ries­go de que, en vista de la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca, el au­men­to de la frus­tra­ción so­cial, y el re­cha­zo a la cla­se po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal, sur­gie­ran fi­gu­ras an­ti sis­te­ma, que pu­sie­ran en ries­go el Es­ta­do de derecho y la de­mo­cra­cia. Lo que que­da es ha­cer re­for­mas di­fí­ci­les que él co­no­ce muy bien. Sabe lo que hay que ha­cer, pero de­pen­de­rá mu­cho de có­mo ma­ne­je la re­la­ción con el Con­gre­so y con unas co­rrien­tes so­cia­les en el sur, don­de ga­nó las elecciones, que no siem­pre es­ta­rán de acuer­do con su visión pro em­pre­sa. Ese ma­ne­jo po­lí­ti­co, esa ad­mi­nis­tra­ción de las ex­pec­ta­ti­vas y tam­bién de las re­sis­ten­cias so­cia­les con­tra el mo­de­lo se­rán cla­ve pa­ra que pon­ga en mar­cha las re­for­mas pro­me­ti­das.

¿Cuál es su apues­ta?

— Lo in­ten­ta­rá. Un hom­bre a los 77 años sabe que es­tá en la úl­ti­ma gran apues­ta po­lí­ti­ca de su ca­rre­ra, con va­rias dé­ca­das de for­ma­ción, co­no­cien­do el mun­do desa­rro­lla­do, ha­rá lo po­si­ble por lle­var ade­lan­te es­tas re­for­mas. De­pen­de­rá de mu­chos fac­to­res: del acom­pa­ña­mien­to de sus co­la­bo­ra­do­res, del con­gre­so y de un sec­tor so­cial sig­ni­fi­ca­ti­vo que vo­tó por él en re­cha­zo a Fu­ji­mo­ri, que no ne­ce­sa­ria­men­te com­par­te su visión. Ahora, no creo que sea im­po­si­ble se­du­cir a ese sec­tor: si Kuczynk­si les da más se­gu­ri­dad, que hoy es el gran re­cla­mo na­cio­nal, les se­rá más fácil acep­tar cier­tas re­for­mas eco­nó­mi­cas que de otro mo­do cau­sa­rían más re­cha­zo.

¿Cree que el te­ma Fu­ji­mo­ri se­rá un fan­tas­ma pa­ra su Go­bierno? Lo pre­gun­to no só­lo por Kei­ko, que es ma­yo­ría en el Con­gre­so, sino tam­bién por su pa­dre, que bus­ca un in­dul­to.

— Va a ser siem­pre un pro­ble­ma pa­ra cual­quier Go­bierno. Te­ner a un ex dic­ta­dor pre­so es un pro­ble­ma siem­pre; te­ner­lo li­bre es un ma­yor pro­ble­ma aún. Pero ya Kuc- zyns­ki ha de­ja­do su po­si­ción clara, así que no hay nin­gu­na sor­pre­sa. Él ha di­cho que la úni­ca ma­ne­ra de ver li­bre a Fu­ji­mo­ri es que hu­bie­ra una ley, ob­via­men­te no in­di­vi­dua­li­za­da ni he­cha con nombre pro­pio, sino una ley ge­ne­ral que per­mi­tie­ra que los pre­sos a cier­ta edad pu­die­ran cum­plir el res­to de su con­de­na en su ca­sa. No es­tá cla­ro que esa ley va­ya si­quie­ra a pre­sen­tar­se. Pero sal­vo ese es­ce­na­rio, nin­gún otro es­ce­na­rio pre­vé un cam­bio en la si­tua­ción de Fu­ji­mo­ri. Por lo tan­to, no ne­ce­sa­ria­men­te se­rá un gran fan­tas­ma pla­nean­do so­bre su Go­bierno. Se­rá un li­mi­ta­do in­cor­dio co­mo ha si­do to­dos es­tos años.

¿Qué car­tas ten­drá que usar PPK pa­ra ne­go­ciar con un con­gre­so en con­tra?

— Él tie­ne dos co­sas a su fa­vor: la Cons­ti­tu­ción y la ca­lle. Hay un sec­tor an­ti fu­ji­mo­ris­ta muy fuerte en Pe­rú, que fue el que le dio el triun­fo a Kuczyns­ki. Si la ma­yo­ría fu­ji­mo­ris­ta sa­bo­tea­ra su go­bierno de una ma­ne­ra de­ma­sia­do hos­til y fron­tal, po­nien­do en pe­li­gro la go­ber­na­bi­li­dad y las re­for­mas, se­ría per­fec­ta­men­te le­gí­ti­mo que Kuczyns­ki ape­la­ra a la mo­vi­li­za­ción de los de­mó­cra­tas, co­mo la Cons­ti­tu­ción. Hay que de­cir que la Cons­ti­tu­ción le per­mi­ti­ría en un ca­so extremo di­sol­ver el Con­gre­so si és­te le tum­ba los ga­bi­ne­tes. No pre­veo eso, por­que si hay un lu­jo que no se pue­de dar el fu­ji­mo­ris­mo es pro­vo­car una di­so­lu­ción del Con­gre­so, cuan­do jus­ta­men­te el gran pe­ca­do del fu­ji­mo­ris­mo es ha­ber­lo di­suel­to en 1992. Cual­quier co­sa que iden­ti­fi­que al fu­ji­mo­ris­mo con un es­ce­na­rio de zo­zo­bra re­for­za­ría la visión an­ti­de­mo­crá­ti­ca que ya tie­ne el fu­ji­mo­ris­mo en­tre la gen­te. Pre­veo un for­ce­jeo, pre­veo pre­sión, ló­gi­ca­men­te hay un sec­tor muy fa­vo­ra­ble a Fu­ji­mo­ri pa­dre, que va a uti­li­zar esa pre­sión pa­ra sa­car al pa­dre de la cár­cel. Pero la hi­ja de Fu­ji­mo­ri sabe que, si quie­re te­ner un futuro, no pue­de dar­se el lu­jo de pro­yec­tar una ima­gen de que el fu­ji­mo­ris­mo só­lo exis­te pa­ra tra­tar de sa­car al pa­dre de la cár­cel. PPK debe ju­gar con esas frac­tu­ras in­ter­nas del fu­ji­mo­ris­mo pa­ra en­ta­blar diá­lo­go con los sec­to­res más sen­sa­tos. Por otra par­te, hay un sec­tor de iz­quier­da con una ban­ca­da sig­ni­fi­ca­ti­va. Si esa ban­ca­da pue­de con­tri­buir a esas re­for­mas, qui­zás no las más pro-em­pre­sa, pero otras que ten­gan que ver con el sis­te­ma po­lí­ti­co, se pue­de ar­mar una ma­yo­ría ope­ra­ti­va pa­ra cier­tas le­yes fun­da­men­ta­les.

FAN­TAS­MA DEL FU­JI­MO­RIS­MO “Cual­quier co­sa que iden­ti­fi­que al fu­ji­mo­ris­mo con un es­ce­na­rio de zo­zo­bra re­for­za­ría la visión an­ti­de­mo­crá­ti­ca que tie­ne la gen­te”.

RE­FOR­MAS PEN­DIEN­TES “El ma­ne­jo po­lí­ti­co, la ad­mi­nis­tra­ción de las ex­pec­ta­ti­vas, y las re­sis­ten­cias so­cia­les se­rán cla­ve”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.