“La mo­vi­li­dad siem­pre se­rá el gran pun­to de con­flic­to en­tre los ciu­da­da­nos”

—La es­pe­cia­lis­ta en pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na ex­pli­ca la im­por­tan­cia de la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na. —Ade­más, in­di­ca que es cla­ve te­ner po­lí­ti­cas pú­bli­cas que in­te­gren a los in­mi­gran­tes.

Pulso - - Empresas & Mercados - DA­NIEL FA­JAR­DO C. da­des, se­gún su cul­tu­ra, o a ve­ces hay que de­jar de la­do un po­co la par­ti­ci­pa­ción?

SI una ciudad fue­ra una em­pre­sa, sus prin­ci­pa­les stak­hol­ders se­rían sus ha­bi­tan­tes. Es­pe­cial­men­te si se to­ma en cuen­ta que a ellos les afec­ta cual­quier cam­bio ur­ba­nís­ti­co en tér­mi­nos de trans­por­te, ca­li­dad de vi­da, me­dioam­bien­te y en­tre­ten­ción.

Por eso, el nor­te de la en­ti­dad es­pa­ño­la Eco­sis­te­ma Ur­bano es lo­grar que cual­quier ini­cia­ti­va que se reali­ce en una ciudad, se ges­te te­nien­do co­mo uno de sus pi­la­res fun­da­men­ta­les la opi­nión y par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na. Pa­ra ex­pli­car un po­co más el concepto, Belinda Ta­to, co-fun­da­do­ra de Eco­sis­te­ma Ur­bano fue una de las prin­ci­pa­les in­vi­ta­das de la In­ter­na­tio­nal Con­fe­ren­ce on City Scien­ces 2016, que la Uni­ver­si­dad del Desa­rro­llo (UDD) reali­zó en San­tia­go, en con­jun­to con la U. Com­plu­ten­se de Ma­drid, la Tong­ji Uni­ver­sity de Bei­jing y Te­le­fó­ni­ca I+D.

Ta­to es pro­fe­so­ra de Har­vard GSD, y su en­fo­que se de­fi­ne co­mo de “di­se­ño so­cial ur­bano” que bus­ca me­jo­rar la auto-or­ga­ni­za­ción de los ciu­da­da­nos, la in­ter­ac­ción so­cial den­tro de las co­mu­ni­da­des y su re­la­ción con el me­dio am­bien­te. Eco­sis­te­ma Ur­bano ha rea­li­za­do pro­yec­tos no só­lo en Es­pa­ña, sino tam­bién en No­rue­ga, Di­na­mar­ca, Ita­lia, Fran­cia y Chi­na. Pa­ra ello, ela­bo­ra­ron un sis­te­ma in­te­li­gen­te que re­co­ge las opi­nio­nes de di­ver­sas for­mas, pa­ra lue­go ana­li­zar­las jun­to a otros fac­to­res y proponer ini­cia­ti­vas.

Se­gún la ar­qui­tec­ta, in­de­pen­dien­te del lugar en que se en­cuen­tren, las ur­bes y sus ha­bi­tan­tes tie­nen va­rios ele­men­tos en co­mún. “Las ciu­da­des en­fren­tan siem­pre una se­rie de com­ple­ji­da­des que no só­lo se pue­den abor­dar des­de el pun­to de vista de la in­fra­es­truc­tu­ra. No va­le la pe­na só­lo in­ver­tir en ese ítem. Tam­bién es cla­ve in­cluir el com­po­nen­te par­ti­ci­pa­ción. Y hoy, con las tec­no­lo­gías exis­ten­tes no po­de­mos ob­viar a los ciu­da­da­nos. Hay que in­cor­po­rar­los, escuchar sus opi­nio­nes y pro­ce­sar­las”, ase­gu­ra Belinda Ta­to.

Pero en una ciudad con 2 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, pue­den exis­tir 2 mi­llo­nes de ideas di­fe­ren­tes…

—Es ver­dad. Por eso la opi­nión es uno de los ca­na­les de in­for­ma­ción y es cla­ve com­bi­nar­los con con­ver­sa­cio­nes con pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos en ur­ba­nis­mo, con las es­cue­las, lu­ga­res pú­bli­cos, etc.; ade­más de ana­li­zar el equi­pa­mien­to, la mo­vi­li­dad y los es­pa­cios co­mu­nes, de tal for­ma de in­da­gar cuá­les son real­men­te las ne­ce­si­da­des y carencias.

Sue­na bo­ni­to, pero ¿es di­fí­cil en la prác­ti­ca?

—Lo que hay que ge­ne­rar es la cul­tu­ra de la par­ti­ci­pa­ción y lue­go, el gran re­to es la for­ma de tras­la­dar las ideas de los ciu­da­da­nos a la to­ma de de­ci­sio­nes. Por­que a ve­ces sa­len mu­chas ideas, in­clu­so con­tra­dic­to­rias. En­ton­ces, hay que ges­tio­nar­las. Pero so­bre to­do ha­cer que el pro­ce­so sea trans­pa­ren­te y abier­to. Eso ge­ne­ra una ac­ti­tud más co­la­bo­ra­ti­va.

¿Es­te sis­te­ma fun­cio­na de la misma for­ma pa­ra to­das las ciu-

—¡Siem­pre tie­ne que ha­ber par­ti­ci­pa­ción!, o si no, nin­gún pro­yec­to tie­ne sen­ti­do. Efec­ti­va­men­te hay al­gu­nas ciu­da­des y co­mu­ni­da­des que son di­fe­ren­tes, pero en ge­ne­ral hay po­ca cul­tu­ra de la par­ti­ci­pa­ción. Yo ven­go de Es­pa­ña don­de du­ran­te años a la gen­te no se le pre­gun­ta­ba na­da, por lo tan­to es di­fí­cil ela­bo­rar las preguntas y que la gen­te nos sea reac­ti­va. Se de­ben ge­ne­rar puen­tes de con­ver­sa­ción y de for­ma trans­pa­ren­te.

¿Hay un de­no­mi­na­dor co­mún en lo que las per­so­nas en las ciu­da­des pi­den o ne­ce­si­tan?

—Lo más re­cu­rren­te es la mo­vi­li­dad. Siem­pre se­rá un pun­to de con­flic­to en­tre los ciu­da­da­nos, por­que cla­ra­men­te una ciudad tie­ne que te­ner un sis­te­ma pú­bli­co de trans­por­te ca­da vez me­jor, pero en mu­chas ur­bes hay una gran cul­tu­ra del trans­por­te pri­va­do. Hay ciu­da­da­nos muy ape­ga­dos a sus au­tos, por lo que hay que tra­tar de crear po­lí­ti­cas más efi­cien­tes al res­pec­to. Por otro la­do es­tán los es­pa­cios pú­bli­cos, el cual es el pa­ra­dig­ma de una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca, don­de las per­so­nas de­ben mo­ver­se de for­ma li­bre, gra­tui­ta y des­pre­jui­cia­da. Y pa­ra que és­te exis­ta, debe es­tar bien re­suel­ta la mo­vi­li­dad.

¿Hay ciu­da­des más fá­ci­les que otras pa­ra me­jo­rar am­bos as­pec­tos?

—Así es. Por lo ge­ne­ral es más fácil cuan­do hay ma­yor den­si­dad. Las ciu­da­des tien­den a ex­pan­dir­se ba­jo cier­tos con­tex­tos, pero lo ideal es que sean más den­sas. O sea, que pri­me­ro crez­can por den­tro y ha­cia arri­ba, y lue­go, si es ne­ce­sa­rio, se ex­pan­da ha­cia los la­dos.

En Chi­le exis­te una fuerte cul­tu­ra de vi­vir en ca­sas y te­ner au­to­mó­vi­les.

—Eso se pue­de me­jo­rar con mo­de­los ha­bi­ta­cio­na­les y vi­vien­das que pue­dan in­cor­po­rar el es­pa­cio pú­bli­co den­tro de los edi­fi­cios o bien un mo­de­lo hí­bri­do en­tre lo pri­va­do y lo pú­bli­co, en­tre otras co­sas. Pero so­bre to­do, ha­cien­do nú­me­ros. Hay que de­mos­trar a la so­cie­dad que no se pue­de se­guir con el mo­de­lo ex­pan­si­vo por­que trae cos­tos que no son sos­te­ni­bles. Qui­zá no se pue­de cam­biar la men­ta­li­dad de un día pa­ra otro, pero sí ge­ne­rar nuevos mo­de­los. Una ciudad fun­cio­na bien con mu­chos es­pa­cios pú­bli­cos.

¿Y la ten­den­cia del te­le­tra­ba­jo po­dría ayudar tam­bién?

—En reali­dad, estamos to­do el tiem­po te­le­tra­ba­jan­do con el ce­lu­lar (ríe). En al­gún mo­men­to se pen­só que con in­ter­net se iba a mi­ni­mi­zar la mo­vi­li­dad. Pero eso no ha si­do así, es más la ha mul­ti­pli­ca­do. Hoy estamos to­dos mu­cho más co­nec­ta­dos y via­ja­mos mu­cho más. En­ton­ces, el te­le­tra­ba­jo no es la so­lu­ción. Nos va­mos a se­guir mo­vien­do.

In­mi­gra­ción

¿Qué opi­na del fe­nó­meno de la in­mi­gra­ción con res­pec­to a la con­for­ma­ción de ciu­da­des?

PRIO­RI­DA­DES EN LA CIUDAD “El es­pa­cio pú­bli­co es el pa­ra­dig­ma de una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca”

TE­LE­TRA­BA­JO “En al­gún mo­men­to se pen­só que con in­ter­net se iba a mi­ni­mi­zar la mo­vi­li­dad. Pero eso no ha si­do así”

PAR­TI­CI­PA­CIÓN “El gran re­to es la for­ma de tras­la­dar las ideas de los ciu­da­da­nos a la to­ma de de­ci­sio­nes”

—Es un te­ma muy com­ple­jo y emi­nen­te­men­te po­lí­ti­co. Es co­sa de ver al­gu­nas ex­pe­rien­cias co­mo las de Pa­rís, don­de se han for­ma­do ver­da­de­ros gue­tos. Pero creo que lo prin­ci­pal pa­ra so­lu­cio­nar­lo son las po­lí­ti­cas de in­te­gra­ción.

¿Por ejem­plo?

—Siem­pre me ha lla­ma­do la aten­ción lo que se ha­ce en EEUU, don­de el Es­ta­do se preo­cu­pa de crear ins­tan­cias pa­ra que to­dos los ni­ños ten­gan igual­dad de con­di­cio­nes con res­pec­to al ac­ce­so al idio­ma in­glés y a un cier­to nivel cul­tu­ral. Y apren­der el idio­ma es uno de los grandes pa­sos pa­ra la in­te­gra­ción. Pero pa­ra eso se ne­ce­si­tan re­cur­sos. In­ver­tir en edu­ca­ción y te­mas so­cia­les y así te­ner una so­cie­dad equi­li­ba­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.