Cos­to de nue­va uni­dad de aná­li­sis par­la­men­ta­rio se­ría de US$2 mills. a US$3 mills. anua­les

Pro­pues­ta de Es­pa­cio Pú­bli­co plan­tea la crea­ción de una Di­rec­ción de Aná­li­sis que per­mi­ta con­tra­rres­tar los informes fi­nan­cie­ros que acom­pa­ñan los pro­yec­tos de ley del Eje­cu­ti­vo. Sus in­te­gran­tes de­be­rían ser nom­bra­dos por Alta Di­rec­ción Pú­bli­ca.

Pulso - - Economia&dinero - CARLOS ALON­SO M.

—El pre­si­den­te del Se­na­do Ricardo La­gos We­ber (PPD) lo men­cio­nó co­mo una de las ta­reas que el Con­gre­so de­bía asu­mir en el cor­to pla­zo: la crea­ción de una ofi­ci­na par­la­men­ta­ria que fun­cio­ne co­mo con­tra­pe­so an­te los informes fi­nan­cie­ros que acom­pa­ñan los pro­yec­tos de ley del Eje­cu­ti­vo.

Y si bien la idea se co­no­ció pú­bli­ca­men­te la semana pa­sa­da, en Es­pa­cio Pú­bli­co los eco­no­mis­tas Claudio Agos­ti­ni, Eduar­do En­gel, Andrea Re­pet­to, Fran­cis­ca Sara y Ro­dri­go Wag­ner rea­li­za­ron un in­for­me don­de desa­rro­lla­ban es­ta idea.

De acuer­do a di­cho es­tu­dio, los ac­tua­les re­cur­sos del Con­gre­so di­fí­cil­men­te le per­mi­ten con­tra­pe­sar los ar­gu­men­tos téc­ni­cos del Eje­cu­ti­vo. Así, se ob­ser­va que los par­la­men­ta­rios no cuen­tan con el apo­yo su­fi­cien­te pa­ra cum­plir a ca­ba­li­dad con la ta­rea de eva­luar téc­ni­ca­men­te las ven­ta­jas y des­ven­ta­jas de las dis­tin­tas op­cio­nes pre­sen­ta­das du­ran­te el de­ba­te. Ello im­pe­di­ría que la dis­cu­sión de los po­si­bles efec­tos de las po­lí­ti­cas con­tem­pla­das se efec- Po­ten­ciar. Se bus­ca po­ten­ciar la la­bor le­gis­la­ti­va al con­tar con más in­for­ma­ción, al es­ti­lo EEUU. túe en ba­se a evi­den­cia va­li­da­da trans­ver­sal­men­te.

Asi­mis­mo, in­di­ca, que los informes fi­nan­cie­ros de la Di­rec­ción de Pre­su­pues­tos no só­lo son in­ve­ri­fi­ca­bles, sino que ade­más son li­mi­ta­dos en cuan­to al ti­po de aná­li­sis que in­clu­yen, ya que só­lo abor­dan su im­pac­to so­bre el Pre­su­pues­to de la Nación, de­jan­do fue­ra otros múl­ti­ples efec­tos de la ley.

“Los par­la­men­ta­rios de­bie­sen tam­bién te­ner el de­bi­do apo­yo en el aná­li­sis de to­das las le­yes re­le­van­tes, pa­ra ase­gu­rar que en el de­ba­te le­gis­la­ti­vo se exa­mi­nen dis­tin­tas pro­yec­cio­nes so­bre sus efec­tos”, re­cal­ca el do­cu­men­to.

PRO­PUES­TA. Es­pa­cio Pú­bli­co plan­tea la crea­ción de una Di­rec­ción Par­la­men­ta­ria de Aná­li­sis Téc­ni­co, que es­té con­for­ma­da por un equipo de ex­ce­len­cia orien­ta­do a co­rre­gir las asi­me­trías en la ca­pa­ci­dad de aná­li­sis de los dis­tin­tos ac­to­res in­vo­lu­cra­dos en la dis­cu­sión le­gis­la­ti­va. Es­to por­que es ne­ce­sa­rio que los par­la­men­ta­rios ten­gan ac­ce­so a evi­den­cia lo más im­par­cial po­si­ble que les per­mi­ta me­jo­rar la to­ma de de­ci­sio­nes. “Es­ta uni­dad per­mi­ti­rá re­vi­sar y con­tra­rres­tar los informes téc­ni­cos que acom­pa­ñan los pro­yec­tos de ley pre­sen­ta­dos, y te­ner una dis­cu­sión ba­sa­da en los te­mas de fon­do y no en si las pro­yec­cio­nes en­tre­ga­das son o no creí­bles”, afirma el es­tu­dio.

La Di­rec­ción Par­la­men­ta­ria de Aná­li­sis Téc­ni­co es­ta­ría ra­di­ca­da en el Con­gre­so, y con­ta­ría con “su­fi­cien­te au­to­no­mía” pa­ra no ver­se in­fluen­cia­da por el ci­clo po­lí­ti­co: su nom­bra­mien­to de­be­ría te­ner una pro­yec­ción más lar­ga a un go­bierno y su re­mo­ción de­be­ría ser de al­to cos­to eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co. Una ma­ne­ra de nom­brar a sus in­te­gran­tes se­ría a tra­vés de la Alta Di­rec­ción Pú­bli­ca (ADP).

Así, el di­rec­tor de es­ta en­ti­dad ten­dría atri­bu­cio­nes pa­ra nom­brar a su equipo de for­ma trans­pa­ren­te. Se men­cio­na que es cla­ve que los ana­lis­tas ten­gan un nivel equi­va­len­te a sus con­tra­par­tes en el Eje­cu­ti­vo, es­to es, con es­tu­dios de post­gra­do, “ideal­men­te a nivel de doc­to­ra­dos y ex­pe­rien­cia re­le­van­te en la ela­bo­ra­ción de pre­su­pues­tos, derecho ad­mi­nis­tra­ti­vo y redacción de

El Eje­cu­ti­vo debe en­tre­gar to­da la in­for­ma­ción de los pro­yec­tos a la nue­va uni­dad pa­ra que los eva­lúe.

La Di­rec­ción de Aná­li­sis Téc­ni­co es­ta­ría ra­di­ca­da en el Con­gre­so, y con­ta­ría con “su­fi­cien­te au­to­no­mía”.

re­gla­men­tos”.

El cálcu­lo pre­li­mi­nar pre­su­pues­ta­rio anual pa­ra es­ta nue­va ofi­ci­na es­ta­ría en­tre US$ 2 a 3 mi­llo­nes se­gún Es­pa­cio Pú­bli­co.

“Jus­ta­men­te cuan­do se dis­cu­te re­cor­tar re­cur­sos al Con­gre­so, cree­mos ne­ce­sa­rio en­fa­ti­zar los be­ne­fi­cios so­cia­les que re­vis­te me­jo­rar la ca­li­dad del pro­ce­so le­gis­la­ti­vo, los que sin du­da jus­ti­fi­can lar­ga­men­te es­tos cos­tos. Asi­mis­mo, ca­be re­cal­car que le­yes mal di­se­ña­das mu­chas ve­ces pue­den te­ner un cos­to eco­nó­mi­co ma­yor a lar­go pla­zo”.

El in­for­me del centro de es­tu­dios acla­ra que no se pre­ten­de eli­mi­nar las ase­so­rías par­ti­da­rias que se en­car­gan a tra­vés de asig­na­cio­nes par­la­men­ta­rias, sino ha­cer­las com­ple­men­ta­rias, pues am­bas cum­plen una fun­ción ne­ce­sa­ria en el poder le­gis­la­ti­vo.

Es cla­ve que los ana­lis­tas ten­gan un nivel equi­va­len­te a sus con­tra­par­tes en el Eje­cu­ti­vo, es de­cir, con es­tu­dios de post­gra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.