OCDE re­co­mien­da a Chi­le san­cio­nar con cár­cel de­li­tos am­bien­ta­les de ca­rác­ter gra­ve

Or­ga­nis­mo mul­ti­la­te­ral al que el país es­tá ads­cri­to, sos­tie­ne tam­bién que la Su­pe­rin­ten­den­cia del Me­dio Am­bien­te dis­po­ne de una se­rie de he­rra­mien­tas le­ga­les, pe­ro su ca­pa­ci­dad de ac­ción es muy li­mi­ta­da. Abo­ga­dos am­bien­ta­les de­ba­ten so­bre es­ta pro­pues­ta.

Pulso - - Portada - LEO­NAR­DO CÁRDENAS

—En su in­for­me “Eva­lua­cio­nes del desem­pe­ño am­bien­tal de Chi­le en 2016”, la OCDE des­ta­ca los avan­ces del país en ma­te­ria am­bien­tal, pe­ro pi­de tam­bién ele­var san­cio­nes pa­ra las fal­tas gra­ves. Pro­pues­ta ge­ne­ra de­ba­te en el sec­tor.

—Avan­ces im­por­tan­tes en ma­te­ria am­bien­tal, pe­ro tam­bién desafíos pen­dien­tes.

Ese es el diag­nós­ti­co de lo que ha he­cho Chi­le en ma­te­ria am­bien­tal que plan­tea el in­for­me “Eva­lua­cio­nes del Desem­pe­ño Am­bien­tal de Chi­le 2016” ela­bo­ra­do por la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coo­pe­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co (OCDE) y que fue da­do a co­no­cer du­ran­te es­ta se­ma­na.

El do­cu­men­to, de 275 pá­gi­nas, en­tra de lleno al de­ba­te so­bre si co­rres­pon­de o no pe­na­li­zar de­li­tos am­bien­ta­les en nues­tro país y pi­de ade­más efec­tuar una ca­te­go­ri­za­ción de las dis­tin­tas in­frac­cio­nes.

Pa­ra la OCDE, la le­gis­la­ción pe­nal chi­le­na no es­ta­ble­ce dis­po­si­cio­nes es­pe­cí­fi­cas pa­ra las in­frac­cio­nes am­bien­ta­les, si­tua­ción que ha si­do ob­je­to de de­ba­te du­ran­te los úl­ti­mos diez años. “Chi­le de­be­ría ma­te­ria­li­zar su in­ten­ción de im­po­ner una res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal a va­rias ca­te­go­rías de de­li­tos am­bien­ta­les gra­ves y es­ta­ble­cer di­fe­ren­cias claras en­tre las in­frac­cio­nes su­je­tas a san­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas y aque­llas pu­ni­bles me­dian­te san­cio­nes pe­na­les”, se­ña­la el do­cu­men­to.

Si bien la OCDE re­co­no­ce gran­des avan­ces en ma­te­ria de pro­mo­ción de prác­ti­cas fa­vo­ra­bles al me­dio am­bien­te, tam­bién ad­vier­te ta­reas pen­dien­tes.

“La ma­yor par­ti­ci­pa­ción del sec­tor em­pre­sa­rial po- dría con­tri­buir a fo­men­tar aun más es­tas ini­cia­ti­vas”, aña­de el or­ga­nis­mo mul­ti­na­cio­nal al que es­tá ads­cri­to Chi­le, que sos­tie­ne que “la Su­pe­rin­ten­den­cia del Me­dio Am­bien­te dis­po­ne de una am­plia ga­ma de me­ca­nis­mos ad­mi­nis­tra­ti­vos de fis­ca­li­za­ción, pe­ro su ca­pa­ci­dad de ac­ción es muy li­mi­ta­da”.

DE­CI­SIÓN DEL GO­BIERNO. Pre­ci­sa­men­te, hoy en el Con­gre­so hay dos mo­cio­nes que bus­can avan­zar en la ti­pi­fi­ca- ción del de­li­to pe­nal am­bien­tal. Aho­ra, el Go­bierno de­be­rá to­mar una de­ci­sión so­bre es­ta ma­te­ria.

Tras re­ci­bir el in­for­me de­be de­ci­dir si pa­tro­ci­na una de las dos ini­cia­ti­vas par­la­men­ta­rias, aun­que tam­bién es­tá la po­si­bi­li­dad de que fu­sio­ne am­bos pro­yec­tos. Una ter­ce­ra op­ción es en­viar un men­sa­je por par­te del Eje­cu­ti­vo, sos­tu­vo re­cien­te­men­te el mi­nis­tro de Me­dio Am­bien­te, Pa­blo Ba­de­nier.

La re­co­men­da­ción que ha­ce la OCDE “es una tendencia a ni­vel mun­dial, pe­ro más tem­prano que tar­de ven­drá una pe­na­li­za­ción de de­li­tos am­bien­ta­les, pe­ro yo no soy par­ti­da­rio”, acla­ró el so­cio del Es­tu­dio Ver­ga­ra Galindo Co­rrea Abo­ga­dos, Ma­rio Galindo.

Pau­li­na Villegas, so­cia del es­tu­dio Ee­law, se mos­tró par­ti­da­ria de avan­zar en un sis­te­ma de res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal. Sin em­bar­go, cree que es­ta de­be ser la úl­ti­ma op­ción.

“La res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal am­bien­tal no es la so­lu­ción pa­ra la ges­tión de un sis­te­ma ra­cio­nal. Es sim­ple­men­te una he­rra­mien­ta pa­ra po­der cas­ti­gar y es­ta­ble­cer pa­tro­nes de con­duc­ta”, sos­tu­vo la abo­ga­da.

Rodrigo Be­ní­tez, ex sub­se­cre­ta­rio del mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te tam­bién cree que hoy no es el mo­men­to más “apro­pia­do”.

“Si va­mos a pa­sar a una se­gun­da eta­pa de san­cio­nes pe­na­les, me pa­re­ce que es im­por­tan­te eva­luar có­mo ha si­do la im­ple­men­ta­ción de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Me­dio Am­bien­te y có­mo po­co a po­co los pro­yec­tos se han ido ajus­tan­do a la nue­va nor­ma­ti­va. Avan­zar en pa­ra­le­lo, pue­de ser un es­fuer­zo in­fruc­tuo­so”, sos­tu­vo el abo­ga­do a car­go hoy del área am­bien­tal del es­tu­dio Ja­ra Del Fa­ve­ro.

Pa­ra el ex di­rec­tor del Ser­vi­cio de Eva­lua­ción Am­bien­tal, Ri­car­do Ira­rrá­za­bal, de aco­ger­se la pro­pues­ta de la OCDE sig­ni­fi­ca­ría un re­es­tu­dio de las in­frac­cio­nes am­bien­ta­les.

En tan­to el abo­ga­do y an­tro­pó­lo­go Alon­so Barros ex­pli­có que “el sis­te­ma am­bien­tal es­tá pi­dien­do a gri­tos una pe­na­li­za­ción e in­clu­so la co­mi­sión de re­for­ma al SEIA lo es­ta­ble­ce en una de sus recomendaciones”.

Mien­tras que Patricio Se­gu­ra, pre­si­den­te de la Cor­po­ra­ción pa­ra el Desa­rro­llo de Ay­sén sos­tu­vo que el país no ha po­di­do avan­zar en pe­na­li­zar de­li­tos am­bien­ta­les gra­ves de­bi­do a “una ló­gi­ca ex­trac­ti­vis­ta, del mo­de­lo eco­nó­mi­co de desa­rro­llo chi­leno”. A di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría de los paí­ses miem­bros de la OCDE, en Chi­le no se apli­can san­cio­nes pe­na­les por de­li­tos am­bien­ta­les, sos­tu­vo el in­for­me.

Se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo de la CNE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.