Pri­me­ra Mi­ra­da Ta­ga­dá mo­ne­ta­rio

Pulso - - Intro - ÁL­VA­RO GON­ZÁ­LEZ MAGNOLFI— Eco­no­mis­ta Ban­co San­tan­der

DU­RAN­TE EL úl­ti­mo tiem­po, el ma­ne­jo de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria por par­te de la Fed se ha ca­rac­te­ri­za­do por una fal­ta de guía. Du­ran­te las pa­sa­das reunio­nes, cuan­do los fun­da­men­tos do­més­ti­cos su­ge­rían un al­za en la ta­sa de re­fe­ren­cia, siem­pre sur­gía una con­tin­gen­cia -no ne­ce­sa­ria­men­te de evi­den­te tras­cen­den­cia- que fi­nal­men­te di­la­ta­ba la de­ci­sión. De es­ta for­ma, an­ti­ci­par cual­quier mo­vi­mien­to a fu­tu­ro era bá­si­ca­men­te co­mo es­tar en un ta­ga­dá, sin sa­ber a qué la­do se sa­cu­di­rá la pró­xi­ma vez. Si bien los desa­rro­llos eco­nó­mi­cos son lo su­fi­cien­te­men­te di­ná­mi­cos, ca­da nue­vo es­ce­na­rio re­quie­re de se­ña­les o claras pa­ra dar cier­tos atis­bos acer­ca del có­mo se irán to­man­do las fu­tu­ras de­ci­sio­nes de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria. Es­to, por­que la esencia de un buen ban­que­ro cen­tral no so­lo es to­mar las de­ci­sio­nes co­rrec­tas en los mo­men­tos opor­tu­nos, sino que tam­bién en­tre­gar una es­tra­te­gia cla­ra, creí­ble y pla­nea­da. En el pa­sa­do, la Re­ser­va Fe­de­ral ha mo­vi­do es­ta lí­nea al in­cluir un de nue­vas va­ria­bles den­tro de sus de­ci­sio­nes. Por ejem­plo, cuan­do los ele­men­tos re­le­van­tes eran la in­fla­ción es­pe­ra-

gui­dan­ce —por set

da y el di­na­mis­mo del em­pleo, las se­ña­les que se ne­ce­si­ta­ban pa­ra movimientos de la eran pre­ci­sas. Pe­ro cuan­do se in­clu­ye la eco­no­mía glo­bal, el agua se po­ne más tur­bia, y el aba­ni­co de po­si­bles es­ce­na­rios se am­plía, ha­cien­do di­fí­cil po­der tra­zar un plan de ru­ta pre­de­ci­ble. Y con el co­mu­ni­ca­do de ayer las op­cio­nes que­da­ron nue­va­men­te abier­tas. Si bien to­da­vía se es­pe­ran nue­vas al­zas, es­tas po­drían in­clu­so ade­lan­tar­se a sep­tiem­bre. Un es­ce­na­rio bas­tan­te dis­tin­to si lo com­pa­ra­mos al de so­lo un mes atrás, cuan­do el mer­ca­do con suer­te es­pe­ra­ba au­men­tos du­ran­te el pró­xi­mo año. Y es ahí don­de ra­di­ca el pro­ble­ma de la fal­ta de por­que pre­cios re­le­van­tes que se des­vían per­sis­ten­te­men­te de su va­lor de equi­li­brio, pue­den ge­ne­rar efec­tos ne­ga­ti­vos. En es­te con­tex­to, hay que re­cor­dar que ta­sas ba­jas por mu­cho tiem­po lle­ga­rían a ser per­ju­di­cia­les. Así las co­sas, pa­ra evi­tar in­ne­ce­sa­rias sa­cu­di­das en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros glo­ba­les, siem­pre es bueno con­tar con un mar­co de re­fe­ren­cia cla­ro más que in­ten­tar pre­de­cir los pró­xi­mos pa­sos de la Fed a par­tir del da­to a da­to.

fed fund ra­te gui­dan­ce,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.