“La pen­sión so­cia­lis­ta”

Es­ta ju­bi­la­ción es una pro­me­sa va­cía, dis­po­ni­ble so­lo pa­ra los ami­gos del po­der go­ber­nan­te, fa­mi­lia­res “api­tu­ta­dos” y ope­ra­do­res.

Pulso - - Opinion - GON­ZA­LO DE LA CA­RRE­RA CO­RREA

pa­ra su be­ne­fi­cio una “pen­sión so­cia­lis­ta” de $5.200.000 men­sua­les. Ella se apro­ve­chó de una ren­di­ja abier­ta del sis­te­ma de ju­bi­la­cio­nes crea­do es­pe­cial­men­te pa­ra com­pen­sar, en con­si­de­ra­ción a sus ba­jos in­gre­sos y al ries­go en que po­nen sus vi­das, a los miem­bros de nues­tras Fuer­zas Ar­ma­das y de Gen­dar­me­ría.

La ex fun­cio­na­ria se re­ti­ró de la ins­ti­tu­ción con un suel­do bru­to de $8.327.092, pe­ro 16 me­ses an­tes per­ci­bía un mon­to bru­to de $1.755.197. No era gen­dar­me, no arries­ga­ba su vi­da y su es­pe­cia­li­dad eran las co­mu­ni­ca­cio­nes.

Co­mo una ma­ne­ra de ob­te­ner di­vi­den­dos po­lí­ti­cos, el mi­nis­tro de De­fen­sa, Jo­sé An­to­nio Gó­mez, de­fen­dió el sis­te­ma pre­vi­sio­nal de las Fuer­zas Ar­ma­das y de Gen­dar­me­ría re­sal­tan­do que el pro­ble­ma no son las pen­sio­nes abul­ta­das en Gen­dar­me­ría, sino que el pro­ble­ma es­tá en las ma­las ju­bi­la­cio­nes que re­ci­be el res­to de los chi­le­nos ad­he­ri­dos a las AFP.

El lla­ma­do del mi­nis­tro Gó­mez no so­lo es po­pu­lis­ta e irres­pon­sa­ble, sino que ca­re­ce de to­da ló­gi­ca pre­su­pues­ta­ria. No exis­te di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra ase­gu­rar a to­dos los chi­le­nos pen­sio­nes pa­re­ci­das a las que ob­tie­nen al­gu­nos en Gen­dar­me­ría.

La iz­quier­da sa­be que los re­cur­sos son es­ca­sos y que al­guien tie­ne que crear­los an­tes de po­der re­par­tir­los, pe­ro ac­túa co­mo si no lo su­pie­ra. Es­ta far­sa se ex­pli­ca por­que con el stock de re­cur­sos exis­ten­tes hay di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra sa­ciar el ape­ti­to de quie­nes es­tán cer­ca del po­der. Y si fal­ta siem­pre pue­den in­ten­tar echar mano a los aho­rros pre­vi­sio­na­les de to­dos los chi­le­nos, los que as­cien­den a US$168.000 mi­llo­nes.

El lla­ma­do del mi­nis­tro Gó­mez tu­vo eco y el do­min­go más de 500 mil per­so­nas a lo lar­go de to­do el país se to­ma­ron las ca­lles pa­ra pe­dir el fin de las AFP. Exi­gen que el Es­ta­do les ga­ran­ti­ce una pen­sión es­te que no se­rá ca­paz de fi­nan­ciar.

La “pen­sión so­cia­lis­ta” es una pro­me­sa va­cía, dis­po­ni­ble so­lo pa­ra aque­llos ami­gos del po­der go­ber­nan­te, pa­ra sus fa­mi­lia­res “api­tu­ta­dos” y pa­ra sus ope­ra­do­res po­lí­ti­cos. tem­pla un sis­te­ma mix­to per­mi­tien­do la co­exis­ten­cia del sis­te­ma de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual con uno de re­par­to, y la ter­ce­ra pro­pues­ta, que con­tó con el so­li­ta­rio vo­to de la eco­no­mis­ta co­mu­nis­ta po­la­ca Leo­ka­dia Ore­ziak, ofre­cía impulsar un cam­bio ra­di­cal ha­cia un sis­te­ma de re­par­to.

Por ello, cau­só de­cep­ción en el Go­bierno que quien ha­bía si­do es­co­gi­do con pin­zas pa­ra li­de­rar la co­mi­sión, el eco­no­mis­ta Da­vid Bra­vo, se pro­nun­cia­ra en fa­vor de man­te­ner y me­jo­rar el sis­te­ma ac­tual. El an­he­lo de con­tar con la po­si­bi­li­dad de ha­cer una captura de di­chos fon­dos se es­fu­mó por un ra­to y de ahí que di­cho in­for­me es­té guar­da­do en al­gún ca­jón en La Mo­ne­da.

La opi­nión pú­bli­ca aún no se ha da­do cuen­ta de que el abuso y el lu­cro no son pri­va­ti­vos del sec­tor pri­va­do, sino que bas­ta con es­tar cer­ca del po­der go­ber­nan­te de la Nue­va Ma­yo­ría pa­ra in­ten­tar lu­crar con el di­ne­ro de to­dos los chi­le­nos.

Si el país tran­si­ta ha­cia el des­man­te­la­mien­to de las AFP y se tras­la­dan los re­cur­sos a un sis­te­ma de re­par­to, la “pen­sión so­cia­lis­ta” po­dría fi­nan­ciar a muy po­cos “ele­gi­dos”.

Al pa­so que va­mos, es­te Go­bierno nos pue­de de­jar sin edu­ca­ción de ca­li­dad, sin sa­lud de ca­li­dad y sin nues­tros aho­rros pre­vi­sio­na­les.

La pro­me­sa de la igual­dad re­pe­ti­da has­ta la sa­cie­dad re­sul­ta hoy ser un re­la­to que ago­ni­za en ca­da una de las áreas don­de la “iz­quier­da eco­nó­mi­ca” ha me­ti­do la mano con to­tal in­com­pe­ten­cia y mu­chas ve­ces con fal­ta de pro­bi­dad.

To­dos que­rría­mos go­zar de una “pen­sión so­cia­lis­ta”… pe­ro no se pue­den fi­nan­ciar. Lo mis­mo ocu­rre con to­das las re­for­mas vo­lun­ta­ris­tas de es­te Go­bierno. Ne­ce­si­ta­mos que, al igual que a mi ami­go de la na­ta­ción, el pue­blo le di­ga a la iz­quier­da que “… son in­com­pe­ten­tes, vís­tan­se y vá­yan­se pa­ra la ca­sa”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.