Alie­na­ción de Co­del­co

En las úl­ti­mas se­ma­nas han au­men­ta­do los co­men­ta­rios so­bre los pro­ble­mas de es­truc­tu­ra de ca­pi­tal de la cor­po­ra­ción.

Pulso - - Trader -

VA­MOS a opi­nar co­mo uno de los 17 mi­llo­nes y frac­ción de chi­le­nos que so­mos “due­ños” de Co­del­co, sin afec­tar­nos por lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to o in­co­rrec­to.

En las úl­ti­mas se­ma­nas han arre­cia­do los co­men­ta­rios, prin­ci­pal­men­te des­de el in­te­rior de la em­pre­sa, tra­yen­do a co­la­ción los pro­ble­mas de es­truc­tu­ra de ca­pi­tal que es­tá evi­den­cian­do la cor­po­ra­ción. Pa­ra cual­quier ob­ser­va­dor edu­ca­do y ob­je­ti­vo re­sul­ta cla­ro que los pro­ble­mas se ori­gi­nan en que Co­del­co no es ad­mi­nis­tra­da pri­ma­ria­men­te co­mo una em­pre­sa, sino co­mo un vehícu­lo de fi­nan­cia­mien­to pa­ra ob­je­ti­vos pú­bli­cos, po­lí­ti­cos y mi­li­ta­res. Se ha in­ver­ti­do el or­den, lo que de­be­ría ser una con­se­cuen­cia (re­ti­ro de ex­ce­den­tes por par­te del es­ta­do-pro­pie­ta­rio, des­de una em­pre­sa ren­ta­ble y bien ad­mi­nis­tra­da, pa­ra fi­nan­ciar ob­je­ti­vos so­cia­les) se ha de­for­ma­do en un ob­je­ti­vo alie­nan­te: sa­car ca­ja de Co­del­co a co­mo de lu­gar, y des­pués ve­mos co­mo arre­gla­mos la car­ga.

¿Qué sa­nos cri­te­rios de ad­mi­nis­tra­ción se han de­ja­do de la­do por cau­sa de es­ta alie­na­ción? Cree­mos que hay con­sen­so y que lle­gó la ho­ra de ac­tuar:

Es­tra­te­gia y vi­sión en tor- no a la es­truc­tu­ra de ca­pi­tal óptima de la em­pre­sa: es­to de­be­ría tra­du­cir­se en una po­lí­ti­ca de di­vi­den­dos cla­ra y es­ta­ble, te­nien­do a la vis­ta ob­je­ti­vos de li­qui­dez y co­ber­tu­ra de deu­da, más allá de obli­ga­cio­nes y ri­gi­de­ces au­to-im­pues­tas y ex­tem­po­rá­neas.

Apro­ve­cha­mien­to de las opor­tu­ni­da­des que brin­da el mer­ca­do de ca­pi­ta­les: los pri­va­dos son muy fle­xi­bles pa­ra ha­cer ad­qui­si­cio­nes en tiem­pos de pre­cios ba­jos y atraer in­ver­sio­nis­tas –me- dian­te au­men­tos de ca­pi­ta­len tiem­pos de pre­cios al­tos. Co­del­co has­ta aho­ra se li­mi­ta a emitir bo­nos, que, aun­que re­suel­ven tem­po­ral­men­te el pro­ble­ma de li­qui­dez, cons­ti­tu­yen deu­da y no ca­pi­tal. Abrir has­ta un 30% del ca­pi­tal (con los fon­dos de pen­sión co­mo pri­me­ra op­ción) no sig­ni­fi­ca­ría per­der el con­trol por par­te del Es­ta­do de Chi­le, sino más bien per­mi­tir ma­yor pro­fun­di­dad en sa­nas prác­ti­cas de ad­mi­nis­tra­ción, e in­cor­po­rar una es­pe­cie de au­di­to­ría de ges­tión por la lle­ga­da de nue­vos di­rec­to­res con ob­je­ti­vos cla­ros de ren­ta­bi­li­dad y trans­pa­ren­cia.

Fal­ta de di­li­gen­cia en tér­mi­nos de con­tra­ta­cio­nes, suel­dos y be­ne­fi­cios, ase­so­rías ar­ti­fi­cia­les, y otras car­gas que se le han he­cho a Co­del­co, cons­tru­yen­do una es­truc­tu­ra pe­sa­da, sin nin­gu­na po­si­bi­li­dad de adap­tar­se a los tiem­pos ne­ga­ti­vos de los ci­clos del co­bre.

El au­tor es di­rec­tor eje­cu­ti­vo - So­cio en In­vec­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.