“Ce­rra­ron el co­mer­cio pa­ra que el go­bierno dis­tri­bu­ya co­mi­da so­lo a fa­mi­lias lea­les”

Pulso - - Actualidad & Politica - Una en­tre­vis­ta de FRANCISCA GUE­RRE­RO

TRAS una nue­va jor­na­da de ma­ni­fes­ta­cio­nes en Ve­ne­zue­la, la ex dipu­tada Ma­ría Co­ri­na Ma­cha­do, una de las vo­ces más re­co­no­ci­das de la opo­si­ción, ahon­dó en la cri­sis que vi­ve el país ba­jo el go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro. La dis­tri­bu­ción de ali­men­to so­lo a las fa­mi­lias lea­les al ré­gi­men se­ría la úl­ti­ma for­ma de re­pre­sión que denuncia la con­gre­sis­ta, quien ase­gu­ra que el man­da­ta­rio “no pue­de ni quie­re” ha­cer los cam­bios que re­quie­re el país, por lo que ve en el pro­ce­so re­vo­ca­to­rio la úni­ca sa­li­da.

¿Cuál es la mag­ni­tud ac­tual de la cri­sis en Ve­ne­zue­la?

—La si­tua­ción en Ve­ne­zue­la es de­vas­ta­do­ra. Yo es­toy re­co­rrien­do el país per­ma­nen­te­men­te y es­ta­mos cons­ta­tan­do co­mo to­da una ge­ne­ra­ción de ni­ños es­tá cre­cien­do sin co­mi­da, sin le­che, sin va­cu­nas, sin es­cue­las. Aca­bo de es­tar en una de las ciu­da­des oc­ci­den­ta­les y el hos­pi­tal cen­tral no tie­ne nin­gún in­su­mo mé­di­co, fa­lle­cie­ron en los pri­me­ros 5 me­ses del año 154 re­cién na­ci­dos.

Des­de lue­go la reac­ción de la po­bla­ción es de de­ses­pe­ra­ción y Ni­co­lás Ma­du­ro fren­te a la cri­sis ha pro­fun­di­za­do y ace­le­ra­do la po­lí­ti­ca de con­tro­les, de in­ter­ven­ción de la eco­no­mía. Ade­más, ha ne­ga­do la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria que han ofre­ci­do la igle­sia y di­fe­ren­tes paí­ses del mun­do, por­que acep­tar­la se­ría re­co­no­cer el fra­ca­so de la re­vo­lu­ción.

El des­con­ten­to es gran­de y el ré­gi­men lo ha en­fren­ta­do con re­pre­sión. El país es­ta mi­li­ta­ri­za­do. Hoy en Ca- ra­cas ce­rra­ron to­dos los ac­ce­sos pa­ra que la gen­te que vie­ne de otras ciu­da­des no pue­da lle­gar, pa­ra­ron 10 es­ta­cio­nes de me­tro, blo­quea­ron las prin­ci­pa­les ar­te­rias. La gen­te tie­ne te­rror de sa­lir a pro­tes­tar.

Pa­ra evi­tar una ex­plo­sión so­cial, una ca­tás­tro­fe hu­ma­na, no­so­tros pe­di­mos que Ma­du­ro fa­ci­li­te una tran­si­ción a la de­mo­cra­cia.

Pe­ro, pe­se a la cri­sis, la mag­ni­tud de las protestas no ha si­do su­fi­cien­te co­mo pa­ra ge­ne­rar un pun­to de in­fle­xión...

—Cuan­do ve­mos los re­sul­ta­dos de cual­quier son­deo de opi­nión ve­mos que más del 80% quie­re un cam­bio po­lí­ti­co es­te año. Yo ten­go con­tac­to con los lu­ga­res más ex­tre­mos del país, zo­nas en las cua­les an­tes el ofi­cia­lis­mo era fuer­te y hoy, por el con­tra­rio, lo hay es un re­pu­dio.

Lo que hay que en­ten­der son los ni­ve­les de con­trol so­cial a los que lle­ga el cha­vis­mo. Sus úl­ti­mas ac­cio­nes se re­fie­ren al te­ma de la co­mi­da, han ce­rra­do el co­mer­cio en gran­des can­ti­da­des pa­ra que el go­bierno dis­tri­bu­ya la co­mi­da so­lo a aque­llas fa­mi­lias con leal­tad ab­so­lu­ta a la re­vo­lu­ción.

Por eso la po­bla­ción es­tá ate­rro­ri­za­da, por­que sa­be que el go­bierno tie­ne la ca­pa­ci­dad y disposición de apli­car to­da la fuer­za re­pre­si­va en lo que más due­le, una ma­dre vien­do a su hi­jo pa­sar ham­bre.

En es­te es­ce­na­rio, ¿la úni­ca op­ción es avan­zar en el pro­ce­so re­vo­ca­to­rio con­tra Ma­du­ro?

—Ma­du­ro de­fien­de sus ex­tre­mos ideo­ló­gi­cos. An­tes pro­du­cía­mos 70% de lo que co­mía­mos y hoy ex­por­ta­mos 80%. Ade­más, es­tán las ma­fias que pro­duc­to de la so­bre cap­tu­ra­ción, im­por­ta­cio­nes frau­du­len­tas, ac­ce­so a las di­vi­sas prác­ti­ca­men­te re­ga­la­das en el mer­ca­do ca­ra­que­ño, han he­cho for­tu­nas in­cal­cu­la­bles, que no quie­ren per­der.

El go­bierno no pue­de ni quie­re ha­cer los cam­bios. En­deu­da­ron a Ve­ne­zue­la de una ma­ne­ra cri­mi­nal, es­ta­mos ha­blan­do de un dé­fi­cit de unos US$20.000 mi­llo­nes es­te año. ¿De dón­de va a sa­lir ese di­ne­ro?, ¿quién le va a pres­tar a un ré­gi­men que no so­lo ro­ba sino que ade­más tie­ne víncu­los con el crimen or­ga­ni­za­do in­ter­na­cio­nal?

Pa­ra de­te­ner el ho­rror que vi­vi­mos el pri­mer pa­so tie­ne que ser el cam­bio po­lí­ti­co. No­so­tros so­mos de­mó­cra­tas y por eso he­mos ape­la­do a la cons­ti­tu­ción y he­mos cum­pli­do con to­dos los ab­sur­dos re­qui­si­tos del Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral (CNE) y que del cha­vis­mo nos han im­pues­to.

Pe­ro aho­ra, no va­mos a per­mi­tir que va­yan a pos­po­ner el re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio al 2017 don­de si es de­rro­ta­do Ma­du­ro no se iría del po­der, por­que asu­mi­ría el vi­ce­pre­si­den­te.

¿Cree que el pro­ce­so de re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio se pue­da con­cre­tar es­te año?

—Tie­ne que ha­ber una unión de fuer­zas. Lo más im­por­tan­te, des­de lue­go, es la fuer­za ciu­da­da­na, ja­más se va a en­fren­tar a una dic­ta­du­ra mi­li­ta­ris­ta sin un mo­vi­mien­to am­plio na­cio­nal, don­de to­dos los sec­to­res es­tén in­vo­lu­cra­dos: tra­ba­ja­do­res, es­tu­dian­tes, cam­pe­si­nos, pro­fe­so­res, amas de ca­sa, par­ti­dos po­lí­ti­cos.

Pe­ro jun­to a es­to se ne­ce­si­ta la fuer­za in­ter­na­cio­nal. En ese sen­ti­do, va­lo­ra­mos a Luis Al­ma­gro (se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OEA), que se ha con­ver­ti­do en el pri­mer alia­do ins­ti­tu­cio­nal. Con fir­me­za y cla­ri-

CRI­SIS Y AYU­DA HU­MA­NI­TA­RIA “(Ma­du­ro) la ha ne­ga­do por­que acep­tar­la se­ría re­co­no­cer el fra­ca­so de la re­vo­lu­ción”.

RE­FE­REN­DO RE­VO­CA­TO­RIO “No­so­tros so­mos de­mó­cra­tas y por eso he­mos ape­la­do a la cons­ti­tu­ción y he­mos cum­pli­do con to­dos los ab­sur­dos re­qui­si­tos”.

LUIS AL­MA­GRO, DE LA OEA “Se ha con­ver­ti­do en el pri­mer alia­do ins­ti­tu­cio­nal. Con fir­me­za y cla­ri­dad ha lla­ma­do las co­sas por su nom­bre”.

CON­GRE­SO CHI­LENO “Ha te­ni­do una po­si­ción va­lien­te. Han asu­mi­do la lu­cha por los DDHH y la de­mo­cra­cia en Ve­ne­zue­la co­mo pro­pia”.

dad ha lla­ma­do las co­sas por su nom­bre. Hoy ne­ce­si­ta­mos más que nun­ca que los pue­blos del mun­do, pe­ro so­bre to­do los de Amé­ri­ca La­ti­na, nos acom­pa­ñen en es­ta de­vas­ta­ción fí­si­ca, ins­ti­tu­cio­nal y mo­ral que vi­ve Ve­ne­zue­la.

¿Sien­te que los lí­de­res de la re­gión han si­do so­li­da­rios con la cri­sis en Ve­ne­zue­la?

—No­so­tros con­si­de­ra­mos que hay que ha­cer mu­cho más. Es ho­ra de que los dis­tin­tos go­bier­nos y las cancillerías to­men po­si­cio­nes muy fir­mes. En ese sen­ti­do la car­ta de­mo­crá­ti­ca (de la OEA) es la se­ñal que se ne­ce­si­ta pa­ra que se al­can­ce el ver­da­de­ro ca­mino de diá­lo­go y no ca­mi­ne­mos a una tram­pa que im­pi­da la tran­si­ción.

Igual­men­te quie­ro re­co­no­cer el rol que han ju­ga­do las or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos, activistas y los par­la­men­tos de los dis­tin­tos paí­ses, en par­ti­cu­lar el Con­gre­so chi­leno, que ha te­ni­do una po­si­ción fir­me y va­lien­te. Prác­ti­ca­men­te to­das las ban­ca­das han asu­mi­do la lu­cha por los de­re­chos hu­ma­nos y la de­mo­cra­cia en Ve­ne­zue­la co­mo una lu­cha pro­pia, y eso es al­go que los ve­ne­zo­la­nos siem­pre va­mos a re­co­no­cer.

¿Ve las mis­ma fir­me­za des­de el eje­cu­ti­vo en Chi­le?

—En los úl­ti­mos me­ses ha ha­bi­do po­si­cio­nes más fir­mes y es­pe­ra­mos que lo sean in­clu­so mu­cho más. La lu­cha que es­ta­mos dan­do en Ve­ne­zue­la es in­men­sa, cuan­do di­cen que es una so­cie­dad po­la­ri­za­da y di­vi­di­da, eso no es ver­dad. Aquí hay to­do un pue­blo que es­tá en­fren­tan­do a una cú­pu­la que se ha en­ri­que­ci­do a cos­ta del ham­bre que es­tá pa­de­cien­do to­da la po­bla­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.