La muer­te de la OPEP,

Ara­bia Sau­di­ta arras­tró a la OPEP a una gue­rra de pre­cios. Los paí­ses au­men­ta­ron la pro­duc­ción y así los va­lo­res ca­ye­ron, pe­ro las grie­tas in­ter­nas se hi­cie­ron evi­den­tes.

Pulso - - Portada - por Anas Al­haj­ji

LA OPEP es­tá muer­ta. Ara­bia Sau­di­ta la ma­tó. Po­cos han no­ta­do su muer­te por una sim­ple ra­zón: en ver­dad, nun­ca tu­vo el im­pac­to que, en ge­ne­ral, se creía que te­nía. La reali­dad es que nun­ca fue un car­tel con un po­der de mer­ca­do mo­no­pó­li­co. Cual­quie­ra que pen­sa­ra lo con­tra­rio le es­ta­ba atri­bu­yen­do por error el po­der de mer­ca­do de Ara­bia Sau­di­ta. Y el po­der de Ara­bia Sau­di­ta es am­plio. Si­gue sien­do el pro­duc­tor do­mi­nan­te y sus de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas de­fi­nen la eco­no­mía ener­gé­ti­ca glo­bal.

La re­vo­lu­ción de la ener­gía de es­quis­to en EEUU ha te­ni­do un im­pac­to in­ter­na­cio­nal de am­plio al­can­ce. El in­cre­men­to de la pro­duc­ción in­ter­na de pe­tró­leo de es­quis­to hi­zo que Ar­ge­lia, An­go­la y Ni­ge­ria, to­dos miem­bros de la OPEP, per­die­ran una par­ti­ci­pa­ción de mer­ca­do sig­ni­fi­ca­ti­va en EEUU. Esa re­vo­lu­ción ha te­ni­do po­co im­pac­to en Ara­bia Sau­di­ta, Irak o Ku­wait, por la ca­li­dad de su cru­do. Ar­ge­lia, An­go­la y Ni­ge­ria ex­por­ta­ban a EEUU un ti­po de cru­do dul­ce y li­viano com­pa­ra­ble con el es­quis­to, pe­ro mu­chas re­fi­ne­rías de EEUU si­guen pre­fi­rien­do ti­pos más pe­sa­dos y más agrios de cru­do que el país im­por­ta de Orien­te Me­dio. Así, la par­ti­ci­pa­ción de Ara­bia Sau­di­ta en EEUU pa­re­ce re­la­ti­va­men­te a sal­vo.

Chi­na sa­có ple­na ven­ta­ja de la de­ses­pe­ra­ción del Krem­lin y se ase­gu­ró los pre­cios más ba­jos pa­ra los re­cur­sos ener­gé­ti­cos ru­sos. Sin em­bar­go, una vez que se abrió la puer­ta de en­tra­da a Asia, las em­pre­sas ru­sas apro­ve­cha­ron pa­ra en­trar b ¿Qué ha pa­sa­do? Con­tra lo que se cree, el po­der de la OPEP -en ri­go­re­ra la ex­pre­sión del con­trol de Ara­bia Sau­di­ta de la or­ga­ni­za­ción.

¿Cuál es la si­tua­ción? La lle­ga­da del pe­tró­leo de es­quis­to y la gue­rra de pre­cios han afec­ta­do a la OPEP.

¿Có­mo se­rá el fu­tu­ro? De­bi­li­ta­da la OPEP, la com­pe­ten­cia aho­ra pue­de con­cen­trar­se en la ca­pa­ci­dad de re­fi­na­do y en de­ri­va­dos más que en la pro­duc­ción mis­ma de cru­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.