“Lo que se de­be­ría es­tar dis­cu­tien­do en Chi­le es có­mo al­can­zar lo que se es­pe­ra de pen­sión”

—Pa­blo An­to­lín, OC­DE

Pulso - - Portada - CE­CI­LIA ARRO­YO A.

—¿Es el mo­de­lo chi­leno un mal sis­te­ma de pen­sio­nes? Pa­ra res­pon­der, el je­fe de la unidad de pen­sio­nes pri­va­das de la OC­DE, Pa­blo An­to­lín-Ni­co­lás, parte por acla­rar un pun­to que por es­tos días ha es­ta­do en bo­ga. El mo­de­lo previsional chi­leno com­bi­na des­de 2008 un es­que­ma pú­bli­co de re­par­to, en la fi­gu­ra del Pi­lar So­li­da­rio, y otro privado de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual. En ese sen­ti­do, ase­gu­ra que el sis­te­ma lo­cal no es dis­tin­to del res­to de los paí­ses de la OC­DE. “La gran di­fe­ren­cia de Chi­le, con res­pec­to de otros, es que el pi­lar privado de ca­pi­ta­li­za­ción es más im­por­tan­te que en la ma­yo­ría de los paí­ses eu­ro­peos. Sin em­bar­go, hay tam­bién otros mer­ca­dos en los que el pe­so del pi­lar de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual tam­bién es im­por­tan­te, co­mo en Aus­tra­lia o Sue­cia”, co­men­ta.

An­to­lín - Ni­co­lás conoce bien al es­que­ma previsional chi­leno. De he­cho, par­ti­ci­pó del aná­li­sis de las ex­pec­ta­ti­vas de vi­da a ni­vel lo­cal y la ela­bo­ra­ción de las Ta­blas de Mor­ta­li­dad, jun­to a las Su­pe­rin­ten­den­cias de Pen­sio­nes y de Va­lo­res y Se­gu­ros. Ade­más acu­dió a la Co­mi­sión Bra­vo du­ran­te la eta­pa de ela­bo­ra­ción del in­for­me.

Des­de su ofi­ci­na en Es­ta­dos Uni­dos, ha se­gui­do de cerca el de­ba­te en ma­te­ria de pen­sio­nes en Chi­le y ad­mi­te “cier­ta de­silu­sión”. “Cam­biar el sis­te­ma, en los tér­mi­nos que se es­tán plan­tean­do Cam­bios An­to­lín - Ni­co­lás conoce par­ti­ci­pó de la ela­bo­ra­ción de las nue­vas Ta­blas de Mor­ta­li­dad, jun­to a la SVS y la SPen­sio­nes. se­ría un error”, afir­ma. —Una pen­sión ade­cua­da de­pen­de de cuán­to ha aho­rra­do una per­so­na du­ran­te su vi­da la­bo­ral. En­tien­do que en Chi­le mu­cha gen­te pien­sa que una pen­sión ade­cua­da de­bie­ra ser en­tre el 60% y 70% de los úl­ti­mos in­gre­sos. Eso es lo que pien­san que paí­ses eu­ro­peos y EEUU ga­ran­ti­zan. Y es cier­to que se al­can­zan ni­ve­les, no del 70%, sino del 50% a 60%, pe­ro más allá de los por­cen­ta­jes lo im­por­tan­te es que la con­tri­bu­ción de los sis­te­mas de re­par­to en ta­les paí­ses, va­ría en­tre 25% y 30% del sa­la­rio. En Chi­le, se apor­ta el 10%. Des­de esa pers­pec­ti­va la úni­ca for­ma de po­der fi­nan­ciar, sin dé­fi­cit, pen­sio­nes de 60% del in­gre­so, es con­tri­bu­yen­do más. Si Chi­le fue­ra au­men­ta­do su apor­te de 10 % al 20%, sea en un es­que­ma privado o pú­bli­co, ha­bría su­fi­cien­te di­ne­ro pa­ra fi­nan­ciar ta­les pen­sio­nes. La cues­tión im­por­tan­te, des­de mi pun­to de vista - y ahí es don­de nos sen­ti­mos un po­co de­silu­sio­na­dos con la dis­cu­sión-, es que es­te te­ma no se plan­tea.

¿Có­mo se de­be­ría abor­dar es­ta pro­ble­má­ti­ca cuan­do hay tan­ta mo­les­tia en Chi­le?

—Lo que se de­be­ría es­tar dis­cu­tien­do es có­mo se pue­de al­can­zar lo que se es­pe­ra de pen­sión. Qué me­ca­nis­mos se pue­den es­ta­ble­cer gra­dual­men­te pa­ra que la con­tri­bu­ción au­men­te real­men­te y de­ba­tir cuán­to pue­de apor­tar el em­plea­dor y el Es­ta­do. A ni­vel político, en­tien­do que la gen­te no quie­ra ha­blar de te­mas téc­ni­cos, pe­ro sí se pue­de re­co­no­cer que si Chi­le quie­re pen­sio­nes más al­tas, la so­lu­ción es re­du­cir cos­tos (co­bros de las AFP), es­ta­ble­cer qué más pue­de hacer la su­pe­rin­ten­den­cia, y con­tri­buir más. Si es de re­par­to o no, da lo mis­mo. En cual­quier ca­so hay que con­tri­buir más. No se pue­de te­ner una pen­sión por el 60% del sa­la­rio, con­tri­bu­yen­do un 10%, sea un sis­te­ma de re­par­to o uno privado.

El pro­ble­ma es có­mo pe­dir más apor­te en un país de ren­tas mo­des­tas...

—Chi­le es un país ejem­plar. Lo que no quie­re de­cir que sea per­fec­to. Es un país de ren­ta me­dia y la con­tri­bu­ción es un por­cen­ta­je del sa­la­rio. Si au­men­ta del 10% al 18%, el pro­ble­ma pue­de ge­ne­rar­se en las ren­tas ba- jas, don­de es­ta al­za pue­da sig­ni­fi­car caer en po­bre­za. Ahí el Go­bierno tie­ne que ha­cer­se car­go pa­ra que es­tas per­so­nas no cai­gan en ni­vel de po­bre­za, por apor­tar a su pen­sión.

Pa­ra so­lu­cio­nar (el te­ma de las pen­sio­nes) só­lo hay dos ca­mi­nos: aho­rrar más y com­bi­nar más aho­rro con ju­bi­lar­se más tar­de. Es­to im­pli­ca plan­tear un pro­gra­ma glo­bal de apli­ca­ción gra­dual, que de­be ba­sar­se en au­men­tar la co­ber­tu­ra del pi­lar so­li­da­rio pa­ra cu­brir a las ca­pas so­cia­les más dé­bi­les vía pre­su­pues­tos ge­ne­ra­les del Es­ta­do. Y, pa­ra los que aho­rran, au­men­tar la con­tri­bu­ción vía apor­te de los em­plea­do­res o del Es­ta­do; y es­ta­ble­cer me­ca­nis­mos pa­ra que los cos­tos de ad­mi­nis­tra­ción de las AFP cai­gan. Eso es lo que hay que dis­cu­tir.

To­do ello im­pli­ca cos­tos fis­ca­les en un pe­río­do en que Chi­le en­fren­ta otras cos­to­sas re­for­mas...

—Si se es­tá ha­blan­do de re­par­to ver­sus ca­pi­ta­li­za­ción, el de es­que­ma de re­par­to tie­ne un cos­to enor­me pa­ra el fis­co. Lo que pro­pon­go im­pli­ca apor­tes de to­dos. Lo im­por­tan­te es de­fi­nir ha­cia dón­de va­mos, que to­dos los gru­pos se­pan que es­ta­mos ce­dien­do al­go pa­ra ir crean­do un pa­que­te que va en la di­rec­ción que to­dos que­re­mos.

¿Es un re­tro­ce­so vol­ver al re­par­to en Chi­le?

—Es un re­tro­ce­so por­que el pro­ble­ma con­cre­to es có­mo aho­rrar. No se tra­ta de si va­mos por re­par­to o ca­pi­ta­li­za­ción. La dis­cu­sión de­be cen­trar­se en aho­rrar más y en que no po­de­mos fi­nan­ciar pen­sio­nes sin un cos­to fis­cal.

¿Cree que parte del de­ba­te en Chi­le se re­la­cio­ne só­lo con la le­gi­ti­mi­dad de las AFP?

—Lo que Chi­le tie­ne es un sis­te­ma de ca­pi­ta­li­za­ción. Es cier­to que se es­ta­ble­ció en dic­ta­du­ra y no hay na­da que hacer. Pe­ro na­die pue­de ne­gar que Aus­tra­lia, con un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co, ha es­ta­ble­ci­do un sis­te­ma co­mo el chi­leno en los ‘90. Lo mis­mo Sue­cia, que tie­ne un go­bierno de iz­quier­da y que ins­tau­ró un sis­te­ma de ca­pi­ta­li­za­ción. Lo mis­mo Inglaterra y Es­ta­dos Uni­dos.

¿Cuál es la re­co­men­da­ción de la OC­DE al res­pec­to?

—El men­sa­je de la OC­DE es que es ne­ce­sa­rio te­ner los dos mo­de­los. El pe­so de ca­da uno es una de­ci­sión del Go­bierno. Chi­le tie­ne hoy un sis­te­ma de re­par­to y de ca­pi­ta­li­za­ción.

ME­DI­DAS “Lo que se de­be­ría es­tar dis­cu­tien­do es có­mo al­can­zar lo que se es­pe­ra de pen­sión”.

CO­TI­ZA­CIO­NES “Si Chi­le au­men­ta­ra su apor­te de 10% a 20%, ha­bría su­fi­cien­te di­ne­ro pa­ra fi­nan­ciar las pen­sio­nes”.

ES­TA­DO “No po­de­mos fi­nan­ciar pen­sio­nes sin un cos­to fis­cal im­por­tan­te”.

¿Cuál es la ur­gen­cia de hacer es­ta re­for­ma con­si­de­ran­do el al­za de las ex­pec­ta­ti­vas de vi­da en Chi­le?

—Las ta­blas de mor­ta­li­dad chi­le­nas es­tán den­tro de las me­jo­res prác­ti­cas téc­ni­cas de la OC­DE. Son ta­blas im­pe­ca­bles y hay que im­ple­men­tar­las lo an­tes po­si­ble. Ob­via­men­te, más allá de eso, siem­pre de­be eva­luar­se el im­pac­to que tie­nen, por­que al fi­nal, es­to es pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción y no em­peo­rar­la. Es cier­to que re­tra­sar la apli­ca­ción de las nue­vas ta­blas evi­ta­rá que ha­ya una re­duc­ción de la pen­sión men­sual, pe­ro tar­de o tem­prano se ten­drá que hacer y el cos­to ma­ña­na se­rá ma­yor al de hoy, por­que la es­pe­ran­za de vi­da si­gue avan­zan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.