“No hay ma­gia po­si­ble ba­jo nin­gún sis­te­ma y sin aho­rro pre­vio su­fi­cien­te, es im­po­si­ble te­ner una bue­na ju­bi­la­ción”

—Clau­dio Agos­ti­ni, UAI

Pulso - - Portada - CLAU­DIO AGOS­TI­NI El au­tor es pro­fe­sor ti­tu­lar Es­cue­la de Go­bierno Uni­ver­si­dad Adol­fo Ibáñez (@agos­ti­ni_cl).

LA GRAN con­vo­ca­to­ria que tu­vo la mar­cha con­tra las AFP re­fle­ja la frus­tra­ción de mu­chos y plan­tea un gran desafío que en­fren­tar co­mo país en ma­te­ria de pen­sio­nes. Hoy exis­te una ma­yor ex­pec­ta­ti­va de vi­da y las pen­sio­nes re­ci­bi­das por la gran ma­yo­ría son muy ba­jas, lo cual no per­mi­te vi­vir una ve­jez con dig­ni­dad. En ju­nio de 2016 las AFP pa­ga­ron en pro­me­dio una pen­sión men­sual de $207.382 y el IPS (sis­te­ma an­ti­guo) una pen­sión men­sual de $203.842. Te­ner una bue­na pen­sión re­quie­re, en­tre otras co­sas, ha­ber aho­rra­do lo su­fi­cien­te du­ran­te la vi­da la­bo­ral. No hay ma­gia po­si­ble ba­jo nin­gún sis­te­ma y sin aho­rro pre­vio su­fi­cien­te es im­po­si­ble te­ner una bue­na ju­bi­la­ción. Ello aho­ra no ocu­rre por va­rias ra­zo­nes que de­ben ser en­fren­ta­das con dis­tin­tas po­lí­ti­cas.

Una pri­me­ra ra­zón es que hay mu­chas per­so­nas con suel­dos ba­jos, así que aun­que aho­rren re­gu­lar­men­te su pen­sión se­rá ba­ja. En esos ca­sos cum­plen un rol im­por­tan­te las pen­sio­nes mí­ni­mas y el apor­te previsional so­li­da­rio, pe­ro en el lar­go pla­zo la so­lu­ción es au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral y que los sa­la- rios crez­can fuer­te­men­te. Una se­gun­da ra­zón es la exis­ten­cia de grandes la­gu­nas pre­vi­sio­na­les. Hay tra­ba­ja­do­res que no cotizan, sus tra­ba­jos son in­for­ma­les o son in­de­pen­dien­tes y pre­fie­ren no co­ti­zar. La obli­ga­ción de co­ti­zar pa­ra los in­de­pen­dien­tes for­ma­les des­de 2018 so­lu­cio­na parte del pro­ble­ma. La in­for­ma­li­dad es más com­ple­ja de eli­mi­nar y re­quie­re múl­ti­ples me­di­das más allá del sis­te­ma previsional.

Exis­ten ade­más la­gu­nas pre­vi­sio­na­les por­que hay em­plea­do­res que les des­cuen­tan a los tra­ba­ja­do­res las co­ti­za­cio­nes, pe­ro no las pa­gan nun­ca o las pa­gan atra­sa­das y sin in­tere­ses. La deu­da previsional es una apro­pia­ción in­de­bi­da del em­plea­dor de di­ne­ro que es de los tra­ba­ja­do­res y la evi­den­cia es que mu­chas ve­ces, en mag­ni­tu­des con­si­de­ra­bles, no se pa­ga nun­ca.

Hay va­rias me­di­das que reducirían drás­ti­ca­men­te la deu­da previsional. La pri­me­ra es su­bir la mul­ta, la que de­be­ría ser pro­por­cio­nal al suel­do del tra­ba­ja­dor y a los me­ses no co­ti­za­dos. Ade­más, no de­be­ría ser de be­ne­fi­cio fis­cal sino del tra­ba­ja­dor. La se­gun­da, es exi­gir que se tras­pa­sen las cau­sas de deu­da previsional a los juz­ga­dos de ga­ran­tía pa­ra que se per­si­ga el de­li­to de “apro­pia­ción in­de­bi­da”. Así los deu­do­res pue­den ser for­ma­li­za­dos y per­se­gui­dos pe­nal­men­te, lo cual in­cen­ti­va fuer­te­men­te el pa­go de la deu­da. La tercera, es es­ta­ble­cer el em­bar­go au­to­má­ti­co en for­ma elec- tró­ni­ca a to­do el sis­te­ma fi­nan­cie­ro pa­ra que se em­bar­gue el mon­to adeu­da­do de cual­quier ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra en la cual la em­pre­sa ten­ga re­cur­sos que per­mi­tan el pa­go de la deu­da. Fi­nal­men­te, en ca­so de quie­bra, la deu­da previsional de­be­ría tras­pa­sar­se co­mo deu­da per­so­nal de los due­ños de la em­pre­sa.

UNA DI­MEN­SIÓN com­ple­men­ta­ria de con­si­de­rar es el gra­do de com­pe­ten­cia en es­ta in­dus­tria. Es­te es un mercado al­ta­men­te con­cen­tra­do don­de las tres ma­yo­res AFP con­cen­tran ca­si 70% de los co­ti­zan­tes. La alta con­cen­tra­ción es con­di­ción ne­ce­sa­ria pe­ro no su­fi­cien­te pa­ra que exis­ta po­ca com­pe­ten­cia. De he­cho, la evi­den­cia es que hay eco­no­mías de es­ca­la im­por­tan­tes en los cos­tos ope­ra­cio­na­les de las AFP, por lo que al­gún gra­do de con­cen­tra­ción re­la­ti­va­men­te al­to es inevi­ta­ble. Lo re­le­van­te es que esas eco­no­mías de es­ca­la se tras­pa­sen a me­no­res co­mi­sio­nes y pa­ra eso la com­pe­ten­cia en­tre AFP es fun­da­men­tal. Sin em­bar­go, hay va­rias ra­zo­nes pa­ra creer que el ni­vel de com­pe­ten­cia es ba­jo. Por un la­do, la ma­yo­ría de las per­so­nas no en­tien­de bien el fun­cio­na­mien­to de los fon­dos, el rol de las co­mi­sio­nes y los efec­tos en su pen­sión, así que no se cam­bian a la AFP que más les con­ven­dría. Por otro la­do, las eco­no­mías de es­ca­la exi­gen te­ner un nú­me­ro mí­ni­mo de afi­lia­dos pa­ra te­ner cos- tos más ba­jos y eso di­fi­cul­ta la en­tra­da de nue­vos com­pe­ti­do­res. La Co­mi­sión Marcel pro­pu­so re­du­cir las ba­rre­ras de en­tra­da a nue­vos ac­to­res me­dian­te la li­ci­ta­ción de car­te­ra, con lo que el ga­na­dor de la li­ci­ta­ción se ase­gu­ra por dos años to­dos los nue­vos afi­lia­dos. La li­ci­ta­ción de nue­vos afi­lia­dos se ha rea­li­za­do cua­tro ve­ces y co­mo re­sul­ta­do la co­mi­sión más ba­ja en el mercado ha caí­do de 1,36% en 2010 a 0,47% en 2016. Una re­duc­ción en las co­mi­sio­nes no im­pli­ca una me­jor pen­sión sino so­lo un ma­yor suel­do lí­qui­do men­sual, pe­ro po­dría exi­gir­se que to­das las re­ba­jas en co­mi­sio­nes fue­ran co­ti­za­bles.

Da­do el buen re­sul­ta­do de las li­ci­ta­cio­nes pa­ra dis­mi­nuir las co­mi­sio­nes que se co­bran a los co­ti­zan­tes, creo que el ca­mino a se­guir es ex­ten­der las li­ci­ta­cio­nes a los co­ti­zan­tes an­ti­guos en el sis­te­ma. En un prin­ci­pio se pue­den plan­tear li­ci­ta­cio­nes vo­lun­ta­rias, en las cua­les los co­ti­zan­tes que lo quie­ran se in­cor­po­ran a un pa­que­te de co­ti­zan­tes a ser li­ci­ta­dos. Pos­te­rior­men­te, se pue­de im­ple­men­tar un sis­te­ma de li­ci­ta­cio­nes re­gu­la­res de pa­que­tes de afi­lia­dos per­mi­tien­do que los afi­lia­dos que quie­ran op­ten li­bre­men­te por no ser li­ci­ta­dos. Es­toy con­ven­ci­do de que es­te sis­te­ma de li­ci­ta­cio­nes es el me­jor me­ca­nis­mo pa­ra au­men­tar la com­pe­ten­cia en­tre las AFP y ba­jar fuer­te­men­te las co­mi­sio­nes.

Hay otros te­mas que se han plan­tea­do, co­mo el au­men­to de la edad de ju­bi­la­ción y la ta­sa de co­ti­za­ción. Son dos as­pec­tos que de­ben dis­cu­tir­se y eva­luar­se se­ria­men­te, pe­ro si por mien­tras re­du­ci­mos fuer­te­men­te las la­gu­nas pre­vi­sio­na­les y au­men­ta­mos la com­pe­ten­cia en­tre AFP pa­ra ba­jar las co­mi­sio­nes en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va, po­dría­mos lle­gar a ta­sas de re­em­pla­zo en­tre 65% y 70% en las pen­sio­nes. Una vez lo­gra­do eso pa­ra la gran ma­yo­ría de las per­so­nas po­de­mos avan­zar en otras me­di­das com­ple­men­ta­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.