Edu­ca­ción téc­ni­co pro­fe­sio­nal y uni­ver­si­da­des,

Pulso - - Portada - por Ricardo Pa­re­des

LA AL­TÍ­SI­MA co­ber­tu­ra de la edu­ca­ción me­dia en Chi­le ha sig­ni­fi­ca­do una de­man­da cre­cien­te de for­ma­ción post se­cun­da­ria o su­pe­rior. Lo que has­ta prin­ci­pios de los 80 era una al­ter­na­ti­va res­trin­gi­da a po­cos, se fue abrien­do a mu­chos, aun­que a jui­cio de hoy, se hi­zo fun­da­men­tal­men­te con una dis­tor­sión res­pon­sa­ble de frus­tra­cio­nes. En efec­to, el sue­ño de la edu­ca­ción su­pe­rior se ca­na­li­zó en un prin­ci­pio fuer­te­men­te por la vía uni­ver­si­ta­ria, una vía vá­li­da por cier­to, que re­que­ría ma­yor co­ber­tu­ra, pe­ro que no de­bió con­si­de­rar­se la prin­ci­pal. Es que al pri­vi­le­giar­se la edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria, se hi­zo en des­me­dro de la edu­ca­ción téc­ni­co pro­fe­sio­nal. El histórico me­nor fi­nan­cia­mien­to a los alum­nos del sec­tor TP, el nu­lo apo­yo al fi­nan­cia­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes TP, se co­ro­nó en 2016 con la ex­clu­sión de la gra­tui­dad de los es­tu­dian­tes de ins­ti­tu­cio­nes TP de re­co­no­ci­da alta ca­li­dad, en un con­tex­to en el que ella sí al­can­za a es­tu­dian­tes de uni­ver­si­da­des ma­si­vas, que no usan si­quie­ra un sis­te­ma de se­lec­ción que pre­di­ga re­ten­ción o éxi­to aca­dé­mi­co. Aun cuan­do el diag­nós­ti­co es­tá cla­ro, no lo ha es­ta­do la po­lí­ti­ca. El fu­tu­ro de la edu­ca­ción su­pe­rior en Chi­le so­lo po­drá ser sos­te­ni­ble si pro­vee ca­li­dad sin ex­clu­sión. Ca­li­dad sin ex­clu­sión re­quie­re vi­sua­li­zar al sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio y TP in­te­gra­dos, ge­ne­ran­do los téc­ni­cos y pro­fe­sio­na­les que el país re­quie­re. Y ello, a su vez, pre­ci­sa de una mi­ra­da di­fe­ren­te a la que se le ha da­do a la edu­ca­ción TP. De­be en­ten­der­se que de la edu­ca­ción TP han de egre­sar alum­nos que tra­ba­ja­rán en un ám­bi­to di­fe­ren­te, complementario al de los uni­ver­si­ta­rios. En una ana­lo­gía am­plia­men­te en­ten­di­ble, la en­fer­me­ra no es una mé­di­co de ba­ja ca­te­go­ría; co­mo tam­po­co lo es el téc­ni­co en cons­truc­ción res­pec­to del in­ge­nie­ro ci­vil. La efi­cien­cia de las mé­di­cos de­pen­de de la exis­ten­cia de las en­fer­me­ras, y le­van­tar un edi­fi­cio se ha­ce me­jor con in­ge­nie­ros ci­vi­les tra­ba­jan­do con téc­ni­cos en cons­truc­ción y con obre­ros. Pe­ro el pa­pel de los téc­ni­cos y pro­fe­sio­na­les apli­ca­dos no que­da en su rol complementario al de pro­fe­sio­na­les uni­ver­si­ta­rios. Es­te va más allá, y de­be­ría sig­ni­fi­car un sal­to enor­me en la pro­duc­ti­vi­dad, ya ellos son los lla­ma­dos a rea­li­zar una fun­ción in­te­gral en la pe­que­ña y me­dia­na em­pre­sa, la que ge­ne­ra la ma­yor parte del em­pleo y que lo se­gui­rá ha­cien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.