Jor­ge Na­va­rre­te: cam­bio de Ga­bi­ne­te no en­men­da­rá erro­res

—Sin em­bar­go, el ex mi­li­tan­te DC ad­vier­te que el cam­bio de ga­bi­ne­te no ayu­da­rá a en­men­dar los erro­res que el Go­bierno ha co­me­ti­do. —Ade­más, plan­tea que “de no me­diar un even­to ex­tra­or­di­na­rio”, por se­gun­da vez la Pre­si­den­ta po­dría po­ner­le la ban­da pre­si­den

Pulso - - Front Page - Una en­tre­vis­ta de JOR­GE ARE­LLANO

— “SAL­VO que un fis­cal di­ga otra co­sa, es muy pro­ba­ble que Se­bas­tián Pi­ñe­ra sea el pró­xi­mo Pre­si­den­te de Chi­le”. Esa fue una de las frases que ha­ce una se­ma­na en un se­mi­na­rio, or­ga­ni­za­do por La­rrai­nVial, ex­pu­so el abo­ga­do Jor­ge Na­va­rre­te. El co­lum­nis­ta si­gue cre­yen­do que el ex Pre­si­den­te tie­ne las me­jo­res chan­ces pa­ra re­ci­bir la ban­da de ma­nos de la man­da­ta­ria Mi­che­lle Ba­che­let, aun­que si­gue po­nien­do fi­chas en lo que pue­da ha­cer el ex je­fe de Es­ta­do Ri­car­do La­gos, aun más tras la sa­li­da de la ca­rre­ra a La Mo­ne­da, de la se­na­do­ra Isa­bel Allen­de. ¿Res­pec­to al Go­bierno y la Nueva Ma­yo­ría? Su visión es pe­si­mis­ta. Di­ce que es ca­si im­po­si­ble que un cam­bio de ga­bi­ne­te arre­gle el rum­bo del Eje­cu­ti­vo y que la coa­li­ción ofi­cia­lis­ta es­tá vi­vien­do sus úl­ti­mos días.

¿Có­mo eva­lúa la de­mos­tra­ción de fuer­za que reali­zó la DC al con­ge­lar re­la­cio­nes con La Mo­ne­da?

—A pri­me­ra vis­ta mu­chos aplau­die­ron es­ta ju­ga­da, es­pe­cial­men­te los que re­cla­man por una ma­yor in­ci­den­cia y re­le­van­cia del par­ti­do más gran­de de la NM. Sin em­bar­go, y ya que las dis­cre­pan­cias que la DC pue­da te­ner hoy con el Go­bierno son exac­ta­men­te igua­les a las que tu­vo en la pre­via cam­pa­ña pre­si­den­cial y cuan­do se ga­nó es­ta elec­ción, tam­bién apa­re­ce co­mo un mo­vi­mien­to al­go opor­tu­nis­ta, ga­ti­lla­do por los re­sul­ta­dos de los co­mi­cios mu­ni­ci­pa­les y la ba­ja apro­ba­ción ciu­da­da­na del Go­bierno.

¿Por qué en­ton­ces es­te gi­ro de Goic en­fren­tan­do a Ba­che­let?

—Por­que en la pers­pec­ti­va de que sea muy fac­ti­ble per­der la pró­xi­ma elec­ción pre­si­den­cial, la DC ha­ce su con­trol de da­ños. Ya sea que se es­té pen­san­do en el ca­mino de enar­bo­lar ban­de­ras pro­pias, o que se es­té pre­sio­nan­do pa­ra una me­jor ne­go­cia­ción par­la­men­ta­ria, o que de­re­cha­men­te se es­té an­ti­ci­pan­do el fin de la NM y la ne­ce­si­dad de re­cons­truir la alian­za de cen­tro iz­quier­da, la dis­tan­cia con el go­bierno es una for­ma de an­ti­ci­par to­dos esos es­ce­na­rios y lo­grar una ven­ta­ja.

¿Goic sa­le em­po­de­ra­da o de­bi­li-

QUIE­BRE DC-GO­BIERNO “Apa­re­ce co­mo un mo­vi­mien­to al­go opor­tu­nis­ta, ga­ti­lla­do por los re­sul­ta­dos de los co­mi­cios mu­ni­ci­pa­les y la ba­ja apro­ba­ción ciu­da­da­na del Go­bierno”

¿CAM­BIO DE RUM­BO?

“No lo creo. Es­te Go­bierno, pa­ra bien o pa­ra mal, fue lo que fue. Y en lo que res­ta de man­da­to, es­pe­ro que tam­po­co se con­fun­da po­pu­la­ri­dad con po­pu­lis­mo”.

FU­TU­RO DE LA NUEVA MA­YO­RÍA

“Un can­di­da­to pro­pio de la Fa­lan­ge a la pri­me­ra vuel­ta no só­lo es el fu­ne­ral de la NM, sino que tam­bién clau­su­ra cual­quier po­si­bi­li­dad de una alian­za de cen­tro iz­quier­da”.

“Veo a La­gos en­fren­tan­do una pri­ma­ria con Gui­llier. Tal co­mo me ima­gino lo pen­só Allen­de, tam­bién In­sul­za e in­clu­so un pre­can­di­da­to DC”

ta­da de es­ta ju­ga­da?

—De­pen­de del desen­la­ce. No ol­vi­de­mos que tam­bién hay una dispu­ta in­ter­na en la DC por quién se­rá su pró­xi­mo ti­mo­nel, lo que adi­cio­nal­men­te in­flu­ye en el li­de­raz­go que even­tual­men­te la Fa­lan­ge es­co­ja pa­ra afron­tar la pró­xi­ma elec­ción pre­si­den­cial. Lo que nos sa­be­mos to­da­vía es has­ta dón­de ella es­tá dis­pues­ta a es­ca­lar la ten­sión, o si to­da la DC la se­cun­da­rá en es­ta apues­ta, co­mo tam­po­co hay se­gu­ri­dad por cuál se­rá la res­pues­ta del Go­bierno y los so­cios de coa­li­ción.

Pe­ro, el Go­bierno ha co­me­ti­do erro­res...

—Des­gra­cia­da­men­te mu­chos y no ne­ce­sa­ria­men­te los que hoy re­cri­mi­na la DC. Aquí no só­lo hu­bo un pro­ble­ma con la sin­to­nía fi­na del diag­nós­ti­co so­bre Chi­le, sus prin­ci­pa­les pro­ble­mas y desafíos, sino tam­bién una se­ve­ra li­vian­dad a la ho­ra de di­se­ñar e im­ple­men­tar las re­for­mas. Y cuan­do muy tem­pra­na­men­te las co­sas no em­pe­za­ban a fun­cio­nar, se con­fun­dió vo­lun­tad con vo­lun­ta­ris­mo y per­sis­ten­cia con por­fía.

¿Aún es tiem­po de en­men­dar el rum­bo?

—No lo creo. Es­te Go­bierno, pa­ra bien o pa­ra mal, fue lo que fue. Y en lo que res­ta de man­da­to, es­pe­ro que tam­po­co se con­fun­da po­pu­la­ri­dad con po­pu­lis­mo.

Pe­ro, ¿el cam­bio de ga­bi­ne­te po­dría con­tri­buir a en­men­dar esos erro­res?

—Lo veo muy di­fí­cil, por no de­cir im­po­si­ble, aun­que sí pue­de ha­cer­se un es­fuer­zo pa­ra or­de­nar es­ta ad­mi­nis­tra­ción y ge­ne­rar me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra con­cluir es­te man­da­to y en­fren­tar la pró­xi­ma elec­ción pre­si­den­cial. Si es­tu­vie­ra en la po­si­ción de Ba­che­let, y re­cor­dan­do lo ocu­rri­do en los úl­ti­mos años de la ad­mi­nis­tra­ción de Frei Ruiz Ta­gle, trae­ría al ga­bi­ne­te a Jo­sé Mi­guel In­sul­za. Lo an­te­rior no só­lo le da­ría un ai­re al Go­bierno en es­ta úl­ti­ma eta­pa, sino tam­bién cons­ti­tui­ría una sa­li­da pa­ra un pre­can­di­da­to que tie­ne po­cas po­si­bi­li­da­des en la de­fi­ni­ción que ha­ga la NM.

¿Es en­ton­ces el ini­cio del fin de la Nueva Ma­yo­ría?

—Sí, al me­nos tal cual la co­no­ce­mos hoy. Por se­gun­da vez des­de que se re­cu­pe­ró la de­mo­cra­cia, la alian­za de cen­tro iz­quier­da de­be­rá asu­mir un pro­ce­so de re­fun­da­ción. Es­pe­ro que es­ta vez se ha­ga no só­lo a par­tir de va­ria­bles elec­to­ra­les de corto pla­zo, sino asu­mien­do una pro­fun­da au­to­crí­ti­ca, la que sea el ini­cio de un ge­nuino es­fuer­zo por con­vo­car a par­ti­dos, mo­vi­mien­tos y per­so­nas en torno a un pro­yec­to po­lí­ti­co co­mún, de for­ma cohe­ren­te y con­sis­ten­te con la his­to­ria y ac­tual pen­sa­mien­to de quie­nes la com­pon­ga­mos a fu­tu­ro.

Tras las mu­ni­ci­pa­les, ¿la DC de­be­ría lle­var can­di­da­to pro­pio en la pri­me­ra vuel­ta pre­si­den­cial?

—Si se le­van­ta un li­de­raz­go en la Nueva Ma­yo­ría con la real es­pe­ran­za de ga­nar­le a Pi­ñe­ra, la DC, o al me­nos una par­te ma­yo­ri­ta­ria de ella, se ple­ga­rá de­trás de di­cha al­ter­na­ti­va. En cam­bio, en la se­gu­ri­dad de una de­rro­ta, po­dría ce­der­se a la ten­ta­ción de per­der con ban­de­ras pro­pias y no aje­nas. Pe­ro un can­di­da­to pro­pio de la Fa­lan­ge a la pri­me­ra vuel­ta elec­to­ral no só­lo es el fu­ne­ral de la Nueva Ma­yo­ría, sino que tam­bién clau­su­ra cual­quier po­si­bi­li­dad de una alian­za de cen­tro iz­quier­da pa­ra Chi­le; lo cual, en mi opi­nión, se­ría ne­fas­to pa­ra el país y su fu­tu­ro. —Se com­pli­có pa­ra to­dos los can­di­da­tos del ofi­cia­lis­mo y le dio más más ai­re to­da­vía a la can­di­da­tu­ra de la opo­si­ción. La­gos tu­vo al me­nos el co­ra­je, al igual que el 2010, de po­ner la ca­ra la no­che de la de­rro­ta y así in­ten­tar lle­nar el va­cío de po­der y li­de­raz­go ge­ne­ra­do, in­ten­tan­do sal­var los mue­bles de una ca­sa que se in­cen­dia.

¿Qué ocu­rre con la ba­ja de Allen­de?, ¿ve al ex Pre­si­den­te com­pi­tien­do en una pri­ma­ria?

—Veo a La­gos en­fren­tan­do una pri­ma­ria con Gui­llier. Tal co­mo me ima­gino lo pen­só la se­na­do­ra Allen­de, tam­bién Jo­sé Mi­guel In­sul­za e in­clu­so un pre­can­di­da­to DC, que com­par­ten hoy un si­mi­lar es­pa­cio po­lí­ti­co y sim­bó­li­co con el ex Pre­si­den­te.

¿La es­tra­te­gia de La­gos ha si­do la in­di­ca­da pa­ra re­mon­tar en las en­cues­tas?

—La­gos ju­gó sus car­tas con­for­me a las con­di­cio­nes de opor­tu­ni­dad y po­si­bi­li­dad que otor­ga el es­ce­na­rio po­lí­ti­co. Es cier­to que las co­sas han re­sul­ta­do más di­fí­ci­les de lo que se es­pe­ra­ban, pe­ro du­do que hu­bie­ra si­do me­jor es­pe­rar­se has­ta di­ciem­bre o mar­zo del pró­xi­mo año. La in­cor­po­ra­ción de Má­xi­mo Pa­che­co fue una de­mos­tra­ción de que la can­di­da­tu­ra del ex Pre­si­den­te va en se­rio, pe­ro de­ben co­rre­gir­se cues­tio­nes de fon­do y for­ma, es­pe­cial­men­te afi­nan­do un dis­cur­so ha­cia los ciu­da­da­nos y con­cen­trán­do­se me­nos en la eli­te po­lí­ti­ca y/o em­pre­sa­rial.

En esa lí­nea, uno de quie­nes ha si­do sin­di­ca­do co­mo ad­ver­sa­rio a la can­di­da­tu­ra de La­gos es el se­na­dor Gui­do Gi­rar­di, quien afir­mó a Qué Pa­sa que no tran­sa­ría sus con­vic­cio­nes pa­ra “abue­nar­se” con la eli­te.

—Que­man­tes de­cla­ra­cio­nes pa­ra quien or­ga­ni­zó una co­mi­da en su ca­sa, con de­li­be­ra­da pu­bli­ci­dad, don­de asis­tie­ron el Pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma y va­rios jue­ces, el Con­tra­lor Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca co­mo tam­bién el Fis­cal Na­cio­nal, su­ma­do a va­rios mi­nis­tros de Es­ta­do, se­na­do­res, dipu­tados y otros cons­pi­cuos em­pre­sa­rios. En to­do ca­so, me ima­gino que no les dio de co­mer ce­rea­les con azú­car y tam­po­co los de­jó fu­mar. —Si la pre­gun­ta se ha­ce só­lo des­de la di­men­sión elec­to­ral, ha­ce un mes hu­bie­ra con­tes­ta­do que sí. Sin em­bar­go, per­ci­bo que ese “buen le­jos” de Gui­llier se ha des­di­bu­ja­do un tan­to en las úl­ti­mas se­ma­nas. Una se­rie de even­tos, co­mo las ex­pli­ca­cio­nes por el epi­so­dio del juez Calvo o su an­ti­gua exal­ta­ción te­le­vi­sa de las Isa­pres, su­ma­do a la ex­ce­si­va apro­pia­ción de su fi­gu­ra por el Par­ti­do Ra­di­cal, y amén de su ba­jo per­fil la no­che de la de­rro­ta de la elec­ción mu­ni­ci­pal, han ra­len­ti­za­do una ca­rre­ra que ha­ce un mes atrás subía co­mo la es­pu­ma.

Pe­ro en­ton­ces, ¿hay aún una op­ción pa­ra de­rro­tar a Pi­ñe­ra?

—En po­lí­ti­ca na­die tie­ne cla­va­da la rue­da de la for­tu­na, ni me­nos en un es­ce­na­rio tan di­ná­mi­co y abier­to co­mo es­te. Sin em­bar­go, se­ría ab­sur­do des­co­no­cer que, de no me­diar un even­to ex­tra­or­di­na­rio, por se­gun­da vez en nues­tra his­to­ria Ba­che­let po­dría po­ner­le la ban­da pre­si­den­cial a Se­bas­tián Pi­ñe­ra.

¿GUI­LLIER, ME­JOR CAN­DI­DA­TO? “Ha­ce un mes hu­bie­ra con­tes­ta­do que sí. Sin em­bar­go, per­ci­bo que ese “buen le­jos” de Gui­llier se ha des­di­bu­ja­do un tan­to en las úl­ti­mas se­ma­nas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.