Me­di­ci­nas a la de­ri­va

Pulso - - Opinion -

El dia­rio se re­ser­va el de­re­cho de se­lec­cio­nar, ex­trac­tar y ti­tu­lar los co­rreos pu­bli­ca­dos. no es la so­lu­ción. Pue­de ser una al­ter­na­ti­va ten­ta­do­ra por lo fá­cil de re­sol­ver­se: un pro­yec­to de ley y su apro­ba­ción. Sin em­bar­go, el pro­ble­ma es mu­cho más de fon­do y tie­ne que ver, en­tre otros fe­nó­me­nos, con una des­con­fian­za ge­ne­ra­li­za­da de la po­bla­ción con las ins­ti­tu­cio­nes fun­da­men­ta­les pa­ra la vi­da en so­cie­dad: Go­bierno, Con­gre­so Na­cio­nal, par­ti­dos po­lí­ti­cos y Po­der Ju­di­cial. Así, el vo­to obli­ga­to­rio lo úni­co que ten­dría por ob­je­to es for­zar a los elec­to­res a con­cu­rrir a las ur­nas, y de es­te mo­do ele­gir y re­no­var au­to­ri­da­des. Pe­ro en nin­gún ca­so ser­vi­rá pa­ra te­ner más y me­jor de­mo­cra­cia. El es­fuer­zo re­que­ri­do es mu­cho más gran­de que un sim­ple pro­yec­to de ley: ne­ce­si­ta un acuer­do po­lí­ti­co trans­ver­sal, que in­vo­lu­cre a to­dos los ac­to­res de la es­ce­na na­cio­nal, pa­ra de­vol­ver a la ciu­da­da­nía la con­fian­za. Leo­pol­do Ra­mí­rez Alar­cón Coor­di­na­dor Fa­cul­tad de De­re­cho Uni­ver­si­dad San­to To­más

Con el es­fuer­zo de la co­mu­ni­dad de ve­ne­zo­la­nos en Chi­le y la ayu­da de di­fe­ren­tes en­tes chi­le­nos e in­ter­na­cio­na­les, el 18 de julio sa­lió de Chi­le rum­bo a Cá­ri­tas de Ve­ne­zue­la un con­te­ne­dor car­ga­do con al­re­de­dor de tres to­ne­la­das co­rres­pon­dien­tes a 75.948 uni­da­des de me­di­ca­men­tos. El con­te­ne­dor a bor­do de una na­ve pro­ce­den­te de Car­ta­ge­na de In­dias arri­bó a La Guai­ra en Ve­ne­zue­la el 23 de agos­to. A pe­sar de ha­ber rea­li­za­do las ges­tio­nes per­ti­nen­tes con las au­to­ri­da­des lo­ca­les, apo­ya­dos por el nun­cio apos­tó­li­co en Ve­ne­zue­la, e in­clu­si­ve con el Va­ti­cano, las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes ve­ne­zo­la­nas se nie­gan a per­mi­tir la en­tra­da de los me­di­ca­men­tos a mi país. A fi­nes de sep­tiem­bre se ven­ció una par­te de los me­di­ca­men­tos con­te­ni­dos en la car­ga, sin po­der lle­gar a las ma­nos de los ve­ne­zo­la­nos más ne­ce­si­ta­dos. Si el con­te­ne­dor no es li­be­ra­do de adua­na en una fe­cha in­me­dia­ta, se­gui­rán ven­cién­do­se más me­di­ca­men­tos. Ha­bien­do ya ago­ta­do los me­dios y las me­dia­cio­nes dis­po­ni­bles, pe­di­mos el apo­yo del Go­bierno de Chi­le y de la co­mu­ni­dad internacional, pa­ra que se pro­nun­cien a fa­vor de Ve­ne­zue­la y pi­dan al Go­bierno ve­ne­zo­lano la ur­gen­te aper­tu­ra del ca­nal hu­ma­ni­ta­rio. Los en­fer­mos en mi país ne­ce­si­tan su ayu­da. Enai­ro Ur­da­ne­ta Ve­ne­zo­lano re­si­den­te en Chi­le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.