“Los ries­gos psi­co­so­cia­les de­ri­van de la or­ga­ni­za­ción del tra­ba­jo”

Pulso - - Empresas & Mercados - DA­NIEL FA­JAR­DO C.

SI BIEN el ins­tru­men­to pa­ra ana­li­zar y me­dir los ries­gos psi­co­so­cia­les ba­sa­do en la en­cues­ta ISTAS 21 (por­que in­clu­ye 21 as­pec­tos) fue crea­da en Di­na­mar­ca, Es­pa­ña ha si­do uno de los pio­ne­ros en su uti­li­za­ción den­tro de Eu­ro­pa y el mun­do.

Por eso ha­ce unos días vi­si­tó nues­tro país Vi­cen­te Ló­pez, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Sin­di­cal de Tra­ba­jo, Am­bien­te y Sa­lud (Istas) de Es­pa­ña, in­vi­ta­do por la Mu­tual de Se­gu­ri­dad pa­ra rea­li­zar un ci­clo de cur­sos. Ló­pez tra­ba­jó co­mo eco­no­mis­ta en el sin­di­ca­to de Co­mi­sio­nes Obre­ras de Es­pa­ña, ade­más de ser aca­dé­mi­co de asig­na­tu­ras vin­cu­la­das a las re­la­cio­nes la­bo­ra­les en va­rias uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las. “Uno de los re­tos más im­por­tan­tes de ISTAS en Es­pa­ña es pre­ci­sa­men­te con­ti­nuar for­ta­le­cien­do la par­ti­ci­pa­ción de los tra­ba­ja­do­res en ma­te­ria pre­ven­ti­va, con la uti­li­za­ción de mé­to­dos co­mo ISTAS-21 o ERGOPAR (otro me­to­do­lo­gía re­la­cio­na­da a la es­fe­ra de los ries­gos er­go­nó­mi­cos)”, di­ce Ló­pez. “Con­for­me el sis­te­ma pro­duc­ti­vo se ter­cia­ri­za, tam­bién cam­bian los ma­pas de ries­go, sien­do en es­tos mo­men­tos más im­por­tan­tes los que de­ri­van del ám­bi­to psi­co­so­cial y er­go­nó­mi­co”.

¿Es real­men­te un te­ma nue­vo?

— Es al­go que es­tá emer­gien­do con fuer­za a ni­vel eu­ro­peo y se ha con­ver­ti­do en un ver­da­de­ro fo­co de par­ti­ci­pa­ción por­que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a pen­sar sim­bó­li­ca­men­te en la en­fer­me­dad pro­fe­sio­nal y el ac­ci­den­te de tra­ba­jo des­de el pun­to de vis­ta de sec­tor pri­ma­rio o se­cun­da­rio, de la in­dus­tria ex­trac­ti­va, ma­nu­fac­tu­re­ra o cons­truc­ción. Uno pien­sa en ac­ci­den­te de tra­ba­jo cuan­do hay san­gre, por­que es el más trau­má­ti­co. El ries­go psi­co­so­cial, en cam­bio, tie­ne una di­ná­mi­ca di­fe­ren­te, se re­fie­re a la or­ga­ni­za­ción del tra­ba­jo.

O sea, ¿de­pen­de de una ges­tión en los pro­ce­di­mien­tos?

— Exac­ta­men­te. A tra­vés de la ob­ser­va­ción cien­tí­fi­ca, se es­tá vien­do que una gran can­ti­dad de en­fer­me­da­des pro­fe­sio­na­les co­mo men­ta­les o car­dio­vas­cu­la­res en los tra­ba­ja­do­res, tie­nen que ver con la for­ma de es­ta or­ga­ni­za­ción. Por eso hay que ver có­mo cam­biar cier­tas prác­ti­cas la­bo­ra­les in­ter­nas pa­ra re­du­cir es­tos ries­gos.

¿Qué es­tán ha­cien­do las com­pa­ñías al res­pec­to?

— El pro­ble­ma es que co­mo ocu­rre en mu­chas co­sas, la vi­sua­li­za­ción cien­tí­fi­ca es mu­cho más rá­pi­da que la vi­sua­li­za­ción le­gal, la nor­ma­ti­va o in­clu­so, que el fun­cio­na­mien­to so­cial. Por eso, aún es­ta­mos en un pro­ce­so en que la po­bla­ción en­tien­da que los ries­gos psi­co­so­cia­les de­ri­van de la or­ga­ni­za­ción del tra­ba­jo, no de pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos de las per­so­nas. Que las em­pre­sas y per­so­nas en­tien­dan que no es al­go in­di­vi­dual, sino de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les, es aún una ba­ta­lla.

Qui­zá es más fá­cil de en­ten­der…

— Cla­ro. Es más fá­cil pen­sar que el ries­go psi­co­so­cial es un pro­ble­ma de las per­so­nas, que real­men­te po­ner­te a tra­ba­jar en los ries­gos en el tra­ba­jo. Es aún un te­ma muy con­tro­ver­ti­do, que de­be lle­var­se a la ges­tión de RRHH y la ges­tión em­pre­sa­rial. Ya es­tá cla­ro en­tre los téc­ni­cos, la cien­cia y las ins­ti­tu­cio­nes de se­gu­ri­dad la­bo­ral, pe­ro aún se cues­tio­na en los ver­da­de­ros ac­to­res del pro­ce­so.

SO­LU­CIO­NES “Ca­da per­so­na tie­ne una his­to­ria y en­torno. Pe­ro co­mo em­pre­sa, no pue­do ha­cer­me car­go de eso”.

CAM­BIO “El pro­ble­ma es que la vi­sua­li­za­ción cien­tí­fi­ca es mu­cho más rá­pi­da, que la vi­sua­li­za­ción le­gal y nor­ma­ti­va”.

Pe­ro to­do tra­ba­ja­dor tie­ne una his­to­ria y una car­ga emo­cio­nal en su ho­gar que, de al­gu­na for­ma, la lle­va al tra­ba­jo. ¿Dón­de hay que apun­tar la so­lu­ción en­ton­ces?

— Ése es el prin­ci­pal error y cen­tro de la dis­cu­sión. Efec­ti­va­men­te, ca­da per­so­na tie­ne una his­to­ria y un en­torno pri­va­do. Pe­ro co­mo em­pre­sa, no pue­do ha­cer­me car­go de eso. No me com­pe­te y ade­más es di­fí­cil de abar­car. Lo que si pue­de ha­cer el em­plea­dor es crear las con­di­cio­nes la­bo­ra­les pa­ra que esa car­ga emo­cio­nal dis­mi­nu­ya. Ver la for­ma co­mo se es­tán ha­cien­do las co­sas y ana­li­zar dón­de se pue­den ha­cer mo­di­fi­ca­cio­nes. Por ejem­plo, si un je­fe le exi­ge a un tra­ba­ja­dor que lle­gue y se va­ya a di­fe­ren­tes ho­ra­rios ca­da día, cla­ra­men­te, esa per­so­na –a la lar­ga- se ve­rá afec­ta­da en su en­torno so­cial, por­que tie­ne una vi­da más allá de la em­pre­sa. Pe­ro si en cam­bio, le doy cer­te­zas y lo ayu­do a ba­jar la an­sie­dad e in­cer­ti­dum­bre de rea­li­zar sus ac­ti­vi­da­des per­so­na­les, dis­mi­nui­ré su es­trés y por en­de, el ries­go psi­co­so­cial.

¿Por eso es im­por­tan­te la me­di­ción pre­via?

— Así es. Es fun­da­men­tal co­no­cer pri­me­ro el pa­no­ra­ma don­de nos mo­ve­mos, pa­ra lue­go to­mar las ac­cio­nes ne­ce­sa­rias. Ahí en­tran ins­tru­men­tos co­mo ISTAS 21. No po­de­mos to­mar de­ci­sio­nes sin en­ten­der qué sien­ten los tra­ba­ja­do­res.

¿Es una me­to­do­lo­gía par­ti­ci­pa­ti­va?

— Sí, y eso es­tá en el ADN de la so­lu­ción a los ries­gos psi­co­so­cia­les. To­do el pro­ce­so re­quie­re de la con­ver­sa­ción y par­ti­ci­pa­ción de los tra­ba­ja­do­res, don­de los sin­di­ca­tos son cla­ve. Es­te es el gran cam­bio, con res­pec­to a otras po­lí­ti­cas de cli­ma la­bo­ral. Po­dría­mos ha­cer una ana­lo­gía con la me­di­ci­na tra- di­cio­nal. Cuan­do al­guien es­tá en­fer­mo y con­sul­ta a un mé­di­co, se­gu­ra­men­te és­te lo en­via­rá a ha­cer­se exá­me­nes. Pe­ro tan­to o más im­por­tan­te es con­ver­sar con el pa­cien­te pa­ra sa­ber qué sien­te, don­de le due­le, qué ha­ce dia­ria­men­te, etc. Mu­chas ve­ces, el diag­nós­ti­co es más efec­ti­vo gra­cias a esa con­ver­sa­ción. Lo mis­mo su­ce­de con las po­lí­ti­cas y es­tra­te­gias pa­ra pre­ve­nir los ries­gos psi­co­so­cia­les.

¿Exis­ten sec­to­res pro­duc­ti­vos o car­gos con ma­yo­res ín­di­ces de ries­gos psi­co­so­cia­les?

— Por lo ge­ne­ral hay in­dus­trias que por su de­fi­ni­ción ge­ne­ran es­trés, co­mo la sa­lud o la edu­ca­ción. Pe­ro en ge­ne­ral, cual­quier área tie­ne ries­gos psi­co­so­cia­les. Y la me­to­do­lo­gía sir­ve pa­ra to­das. Pe­ro cla­ra­men­te el sec­tor ser­vi­cios es más pro­cli­ve a es­te ti­po de pro­ble­mas.

¿Y fac­to­res cul­tu­ra­les?

— Sí, pe­ro tam­bién de­pen­de de ca­da ca­so. En Ja­pón exis­ten em­pre­sas muy exi­gen­tes, que lle­van in­clu­so al sui­ci­do de al­gu­nos tra­ba­ja­do­res, que por ejem­plo, no cum­plen me­tas. Pe­ro ha­ce po­co, se dio la aler­ta en Fran­cia, por­que en una com­pa­ñía es­ta­ba pa­san­do al­go si­mi­lar.

CO­LA­BO­RA­CIÓN “La par­ti­ci­pa­ción de los tra­ba­ja­do­res es­tá en el ADN de la so­lu­ción a los ries­gos psi­co­so­cia­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.