Jor­ge Mars­hall: “El ries­go de que nos fa­rree­mos la po­si­bi­li­dad de ser desa­rro­lla­do ha ido au­men­tan­do”

“Si al­guien cree que re­vir­tien­do tres re­for­mas de­vuel­ve el cre­ci­mien­to al país, es­tá vi­vien­do una ilu­sión”

Pulso - - Front Page - Una en­tre­vis­ta de MI­RIAM LEIVA P.

No quie­re apa­re­cer co­mo pe­si­mis­ta, pe­ro lo cier­to es que es­tá muy des­ani­ma­do res­pec­to del fu­tu­ro de Chi­le. Pa­ra Jor­ge Mars­hall, ex vi­ce­pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral, ex mi­nis­tro de Eco­no­mía y ac­tual pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Marítima Por­tua­ria, el país no tie­ne có­mo cre­cer más.

Su diag­nós­ti­co es en­fá­ti­co: “Es­ta­mos vi­vien­do la cri­sis de un país que lle­va 10 años sin pro­yec­to de cre­ci­mien­to”. Lo que no ve es la sa­li­da, por­que con­si­de­ra que muy po­cos es­tán preo­cu­pa­dos de ello, pe­se a co­lar­se en to­dos los dis­cur­sos.

Co­mo buen PPD, su can­di­da­to es Ri­car­do La­gos, pe­ro le preo­cu­pa que no lo­gre con­ci­tar apo­yo ba­jo “esa bri­llan­te visión de fu­tu­ro que tie­ne”.

¿Cuá­les son sus ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to, es­tán en lí­nea con las de Ha­cien­da?

—En el corto pla­zo ten­go una pers­pec­ti­va si­mi­lar a la del mi­nis­tro Val­dés, con una di­fe­ren­cia: que él mi­ra ha­cia 2017 una ten­den­cia más per­sis­ten­te de me­jo­ra­mien­to, acer­cán­do­se a su cre­ci­mien­to po­ten­cial de 3,5% en los pró­xi­mos años a un rit­mo pro­ba­ble­men­te de 0,5% por año. Yo no la veo.

¿Por qué no?

—Es po­si­ble que el pró­xi­mo año ten­ga­mos un di­na­mis­mo en­tre 2% y 2,3% pe­ro no vi­sua­li­zo una tra­yec­to­ria más ele­va­da, por­que la eco­no­mía no ha re­suel­to la ten­sión bá­si­ca de ha­ber aban­do­na­do las po­lí­ti­cas pro cre­ci­mien­to.

¿Y cuán­do co­men­zó es­te aban­dono?

—En la se­gun­da mi­tad de la pri­me­ra ges­tión de Ba­che­let au­men­ta el pre­cio del co­bre, y el go­bierno sim­ple­men­te aban­do­na la idea de una po­lí­ti­ca en fa­vor del cre­ci­mien­to, y eso va te­nien­do con­se­cuen­cias. Y Pi­ñe­ra tam­po­co tu­vo una agen­da de re­for­mas es­truc­tu­ra­les re­le­van­tes, él ocul­tó es­ta ten­sión an­te la abun­dan­cia de la in­ver­sión ex­tra­je­ra y de la in­ver­sión en el co­bre. Pe­ro tan pron­to co­mo el pre­cio del co­bre cae, ca­si si­mul­tá­nea­men­te se no­ta la de­bi­li­dad del cre­ci­mien­to y a fi­nes de 2013 que­dó al des­nu­do esa ten­sión.

¿Por eso aho­ra es­ta­mos en una me­se­ta de 2%, no más?

—10 años de go­bier­nos que no tie­nen sin­to­nía con el cre­ci­mien­to tie­ne un cos­to muy gran­de y aho­ra nos es­tá pa­san­do la cuen­ta, por­que du­ran­te to­do ese pe­río­do no hu­bo incubación de po­lí­ti­cas, ni una ge­ne­ra­ción de pro­fe­sio­na­les preo­cu­pa­dos pre­fe­ren­te­men­te del cre­ci­mien­to. En­ton­ces pa­ra esos pro­fe­sio­na­les el tra­ba­jo pue­de ser sim­ple­men­te au­men­tar la car­ga re­gu­la­to­ria so­bre la em­pre­sa y eso es lo que vi­vi­mos.

Pe­ro con Se­bas­tián Pi­ñe­ra hu­bo cre­ci­mien­to, en torno a 5%.

—Pi­ñe­ra lo que hi­zo fue ges­tión, pe­ro no les pres­ta aten­ción a los pro­fe­sio­na­les del sec­tor pú­bli­co, la ges­tión es por so­bre ellos, cree que mo­vien­do los pues­tos di­rec­ti­vos lo­gra re­sul­ta­dos y no fue así, no lo fue en el Re­gis­tro Ci­vil ni en el INE. Des­pués de la elec­ción de 2012 vie­ne la vic­to­ria de la NM y el an­ti­ci­po del triun­fo de Ba­che­let, y so­bre la ba­se de una eu­fo­ria se cons­tru­ye un pro­yec­to con un diag­nós­ti­co don­de no es­tá con­si­de­ra­do el cre­ci­mien­to co­mo al­go que es­ta­ba da­do con la iner­cia, que no re­quie­re po­lí­ti­ca.

¿No hu­bo cam­bio por ser és­te el año de la pro­duc­ti­vi­dad?

—No. Se hi­zo un in­ten­to pe­ro en la prác­ti­ca, no. Es­to es más com­ple­jo por­que te­ne­mos una ma­sa de pro­fe­sio­na­les en el sec­tor pú­bli­co sin sin­to­nía con el cre­ci­mien­to, que hoy cons­ti­tu­yen una car­ga pa­ra pen­sar el fu­tu­ro.

¿Chi­le se es­tá fa­rrean­do la po­si­bi­li­dad de ser desa­rro­lla­do por es­ta iner­cia?

—El ries­go de que nos fa­rree­mos la po­si­bi­li­dad de ser desa­rro­lla­do ha ido au­men­tan­do, an­tes es­tá­ba­mos en­ca­mi­na­dos, aho­ra esa men­ta­li­dad ya no es­tá.

Mu­chas cla­si­fi­ca­do­ras de ries­go han se­ña­la­do que vie­ne un re­pun­te de las ex­pec­ta­ti­vas an­te el cam­bio de go­bierno ¿us­ted com­par­te esa idea?

—El cam­bio en los pre­cios de los ac­ti­vos que he­mos vis­to du­ran­te es­te año y que se ha acen­tua­do en las úl­ti­mas se­ma­nas tie­ne muy po­co que ver con el es­ce­na­rio elec­to­ral, y tie­ne mu­cho que ver con los flu­jos de ca­pi­ta­les, lo mis­mo es­tá ocu­rrien­do en Bra­sil, Co­lom­bia, Pe­rú. Es­to es­tá más vin­cu­la­do a las ten­den­cias in­ter­na­cio­na­les, no veo ra­zo­nes pa­ra un en­tu­sias­mo con un pro­yec­to de Pi­ñe­ra.

¿Por qué no si en su go­bierno hu­bo cre­ci­mien­to y ba­jo des­em­pleo?

—Ellos han trans­mi­ti­do que vol­vien­do al es­ti­lo de ges­tión 2013, po­drían vol­ver las mis­mas ci­fras, y eso es muy di­fí­cil. En Chi­le Va­mos es­tán con una eu­fo­ria que de al­gu­na ma­ne­ra les pa­re­ce in­ne­ce­sa­rio pen­sar una es­tra­te­gia de cre­ci­mien­to sin la bo­nan­za del co­bre, creen que pue­de vol­ver a go­ber­nar co­mo en 2013 y eso no es po­si­ble por­que el mun­do cam­bió: bas­ta ver que el co­mer­cio mun­dial cre­ció, du­ran­te 20 años a 7,3% y en 2016 va a es­tar en 1,5%.

En es­te con­tex­to, ¿qué le pa­re­cie­ron los re­sul­ta­dos de las mu­ni­ci­pa­les?

—Veo más eu­fo­ria en la opo­si­ción, que es da­ñi­na, creo que exis­te el pe­li­gro de que cai­ga en su pro­pia tram­pa: creer que son ellos los que tie­nen ca­pa­ci­dad de di­ri­gir el país in­de­pen­dien­te­men­te del pro­yec­to. Que no lo ne­ce­si­tan y que bas­ta el del Con­sen­so de Washington a fi­nes de los 80 pa­ra sa­car ade­lan­te el país, es una ilu­sión. Si va­mos a re­pe­tir el go­bierno de Pi­ñe­ra sin el res­pal­do fi­nan­cie­ro que tu­vo y sin el res­pal­do po­lí­ti­co que no tu­vo, el re­sul­ta­do cla­ra­men­te es peor. A cua­tro años la ad­mi­nis­tra­ción Pi­ñe­ra con el mis­mo es­ti­lo, sin sin­to­nía po­lí­ti­ca, sin re­cur­sos, la pre­gun­ta es qué vie­ne des­pués.

¿Qué ven­dría?

—Me preo­cu­pa más allá del 2017 el pro­ble­ma que se va ir pro­du­cien­do des­pués de es­tas su­ce­si­vas al­ter­nan­cias y que el país se que­de sin pro­yec­to de cre­ci­mien­to. Ahí pue­de ocu­rrir lo de otros paí­ses que con por­cen­ta­jes ba­jos de par­ti­ci­pa­ción ter­mi­nan go­ber­na­dos por un out­si­der, y des­pués por su se­ño­ra, la fa­mi­lia, etc, o sea el po­pu­lis­mo. Cuan­do el sis­te­ma po­lí­ti­co no tie­ne res­pues­ta le es­tá abrien­do las puer­tas al po­pu­lis­mo y nues­tro sis­te­ma ha de­mos­tra­do que no tie­ne res­pues­ta. Na­da de eso sig­ni­fi­ca que no po­da­mos to­mar con­cien­cia de es­ta si­tua­ción de aquí al pró­xi­mo año, pe­ro ne­ce­si­ta­mos un diag­nós­ti­co re­no­va­do, es­ta­mos pe­ga­dos en que lo úni­co re­le­van­te es el as­pec­to re­dis­tri­bu­ti­vo.

¿Si vie­ne Pi­ñe­ra de­be­ría bo­rrar las re­for­mas de es­te go­bierno?

—Las gran­des tra­bas pa­ra el cre­ci­mien­to es­tán mu­cho más allá de las re­for­mas, des­pués de 10 años de no — Me pa­re­ce que en los gre­mios em­pre­sa­ria­les hay una ten­sión en­tre de­jar­se lle­var por el en­tu­sias­mo que ofre­ce un even­tual go­bierno de la opo­si­ción, o asu­mir con pro­ta­go­nis­mo e in­de­pen­den­cia la ta­rea de re­no­var el diag­nós­ti­co so­bre la so­cie­dad y ser par­te de un pro­yec­to de fu­tu­ro.

¿Es con­ve­nien­te que lle­gue gen­te más jo­ven? Me re­fie­ro al gru­po de los cin­co que en­via­ron la car­ta, se lo di­go ade­más por­que va­rias ve­ces us­ted ha co­men­ta­do que los gre­mios es­tán con una men­ta­li­dad muy con­ser­va­do­ra de siem­pre de­cir que no.

—En los úl­ti­mos años se han pro­du­ci­do cam­bios po­si­ti­vos en las or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les. Se tra­ta de re­de­fi­nir el rol del em­pre­sa­ria­do en la so­cie­dad, que ha­ber ejer­ci­ta­do el múscu­lo de las re­for­mas es­truc­tu­ra­les, el múscu­lo es­tá atro­fia­do y si no se em­pie­za la ki­ne­sio­te­ra­pia aho­ra no lo va a te­ner con la ca­pa­ci­dad ne­ce­sa­ria en mar­zo de 2018, eso sig­ni­fi­ca el sec­tor pú­bli­co com­ple­to. Si al­guien cree que re­vir­tien­do tres re­for­mas de­vuel­ve al país el cre­ci­mien­to, es­tá vi­vien­do una ilu­sión.

¿Y a la Nueva Ma­yo­ría (NM), có­mo la ve?

—La NM que­dó muy da­ña­da por­que fue la ve­ri­fi­ca­ción de que go­ber­nó con un mal diag­nós­ti­co.

¿Qué co­rres­pon­de­ría ha­cer?

—Los días pre­vios a la elec­ción apa­re­cía la con­ti­nui­dad co­mo el me­jor pro­yec­to de la NM. Hoy, des­pués del re­sul­ta­do, el pro­yec­to de­be ser de rec­ti­fi­ca­ción aun­que no es­toy se­gu­ro de que es­té en con­di­cio­nes de ha­cer­lo pa­ra in­cor­po­rar el cre­ci­mien­to co­mo eje cen­tral.

¿Có­mo ve la po­si­bi­li­dad de ge­ne­rar ese pro­yec­to en las can­di­da­tu­ras que se per­fi­lan?

—En lo per­so­nal, lo más só­li­do es el plan­tea­mien­to de Ri­car­do La­gos, pe­ro es­tá la du­da de si lo­gra cons­ti­tuir­se en un pro­yec­to cen­tral.

¿Qué le fal­ta­ría a La­gos?

—Él se ha plan­tea­do en un ca­mino en­tre con­ti­nuis­mo y rec­ti­fi­ca­ción y tie­ne que bus­car más lo se­gun­do.

¿Cree que se va a dis­gre­gar la NM en un pró­xi­mo es­ce­na­rio elec­to­ral?

—Tie­ne más pro­ba­bi­li­dad de dis­gre­gar­se. Cuan­do in­cor­po­ra­mos la va­ria­ble cre­ci­mien­to apa­re­ce aque­lla fra­se del ex pri­mer mi­nis­tro de Lu­xem­bur­go: “To­dos sa­be­mos lo que hay que ha­cer pa­ra ar­ti­cu­lar el cre­ci­mien­to, pe­ro no sa­be­mos có­mo ga­nar las elec­cio­nes lue­go de ha­cer­lo”. Es de­cir, que cuan­do se me­te es­ta va­ria­ble de cre­ci­mien­to se es­tá in­tro­du­cien­do un con­jun­to de po­lí­ti­cas con cos­to de corto pla­zo por un be­ne­fi­cio de lar­go pla­zo, y la alian­za que es­té dis­pues­ta a ese pro­yec­to es dis­tin­ta a la que se aglu­ti­na en torno a be­ne­fi­cios de corto pla­zo co­mo la re­dis­tri­bu­ción.

¿A quién ve fue­ra al PC o la DC?

—En un pro­yec­to don­de el cre­ci­mien­to sea lo cen­tral, es más di­fí­cil que es­tén jun­tos por­que el PC es­tá muy in­cli­na­do a la re­dis­tri­bu­ción. P de­be ser de com­pro­mi­so con el pro­yec­to de país y au­tó­no­mo de los sec­to­res po­lí­ti­cos, lo cual re­quie­re mu­cho diá­lo­go e in­ter­ac­ción con otros ac­to­res so­cia­les. En ese sen­ti­do pien­so que es­ta­mos bien en­ca­mi­na­dos, aun­que exis­te el ries­go de de­jar­se lle­var por la eu­fo­ria que trans­mi­te Chi­le Va­mos. Más que ju­ven­tud, se re­quie­re ca­pa­ci­dad pa­ra cons­truir con­ver­sa­cio­nes fruc­tí­fe­ras.

¿En otro plano, es­tá de acuer­do con el 2,7% de cre­ci­mien­to del gas­to pú­bli­co? por­que al­gu­nos sec­to­res de la NM di­cen que po­dría ha­ber si­do más.

—El pro­yec­to es pru­den­te den­tro del es­que­ma ac­tual, se­ría dis­tin­to si uno abre la dis­cu­sión en el sen­ti­do de otro pro­yec­to país y se in­clu­yen va­ria­bles co­mo el Fon­do de In­fra­es­truc­tu­ra, pe­ro ha­cer más es­tí­mu­lo fis­cal con la ca­li­dad de pro­yec­tos ac­tua­les es in­con­du­cen­te, no tie­ne nin­gún sen­ti­do.

—Creo que es una muy bue­na de­sig­na­ción, no só­lo por su ca­pa­ci­dad pro­fe­sio­nal, sino por­que la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria va a en­fren­tar desafíos muy im­por­tan­tes a fu­tu­ro y se re­quie­re a per­so­nas que ten­gan una visión más am­plia de lo que ha si­do tra­di­cio­nal­men­te. Mar­cel es un pro­fe­sio­nal múl­ti­ple, un eco­no­mis­ta de pri­mer ni­vel, que pue­de en­fren­tar esos di­le­mas nue­vos.

¿Cuá­les son esos nue­vos di­le­mas?

—La for­ma tra­di­cio­nal de ver la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria es a tra­vés de la ta­sa de in­te­rés y la di­fe­ren­cia con la ta­sa neu­tral. Cuan­do la ta­sa tie­ne po­ca efec­ti­vi­dad de afec­tar la de­man­da, el in­di­ca­dor prin­ci­pal em­pie­za a ser el ti­po de cam­bio, y de al­gu­na ma­ne­ra los paí­ses han es­ta­do en es­ta pug­na cam­bia­ria, ese es un dilema. Un se­gun­do te­ma a en­fren­tar es el con­cep­to de flu­jos de ca­pi­ta­les de corto pla­zo, go­lon­dri­na, que es más da­ñino que po­si­ti­vo pa­ra los paí­ses. Los mis­mos ca­pi­ta­les que ga­ti­lla­ron la cri­sis asiá­ti­ca en los emer­gen­tes, 10 años des­pués la ge­ne­ra­ron en los desa­rro­lla­dos, y aho­ra es­tán de vuel­ta, lo que se re­fle­ja en Chi­le en el ti­po de cam­bio y en los pre­cios de ac­cio­nes de la bol­sa. Y otro te­ma es que con ba­jas ta­sas de in­te­rés en el mun­do se pro­du­cen dis­tor­sio­nes en los pre­cios de los ac­ti­vos, lo cual de al­gu­na ma­ne­ra le­van­tan du­das so­bre la es­ta­bi­li­dad fi- nan­cie­ra fu­tu­ra. —Es que es­ta­mos ha­blan­do de ban­cos cen­tra­les que son par­te de un sis­te­ma de coope­ra­ción. La po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de­be pen­sar en es­que­mas don­de los paí­ses no se las­ti­men unos a otros, por tan­to creo que Chi­le, que ha si­do el lí­der en banca cen­tral en Amé­ri­ca La­ti­na, de­be se­guir sién­do­lo em­pu­jan­do en­fo­ques que se adap­ten a es­ta nueva reali­dad.

¿Ha­cien­do ex­pe­ri­men­tos?

—Sí, ló­gi­co. Tie­ne que ir cons­tru­yen­do un or­den mo­ne­ta­rio internacional con ma­yor in­te­gra­ción, que per­mi­ta una eco­no­mía abier­ta, una glo­ba­li­za­ción, ver­sus la si­tua­ción ac­tual de gue­rra cam­bia­ria y ten­den­cias pro­tec­cio­nis­tas. Por eso una per­so­na que trae ex­pe­rien­cias de dis­tin­tos mun­dos le va a ha­cer muy bien al BC de Chi­le.

¿Mar­cel se­rá más hal­cón o pa­lo­ma a la ho­ra de de­fi­nir el rum­bo de la ta­sa?

—Lo veo en una lí­nea de res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca ma­cro­eco­nó­mi­ca, de un buen ba­lan­ce, con cri­te­rio, y no creo que pue­da ser ca­te­go­ri­za­do de esa ma­ne­ra. Po­dría ju­gar am­bos ro­les en el BC.

¿Cree que es ho­ra de ba­jar la ta­sa de in­te­rés del 3,5% ac­tual?

—La ta­sa de in­fla­ción lle­ga­rá a 3,5% o me­nos a fin de año, mien­tras que el ti­po de cam­bio y los flu­jos de ca­pi­ta­les es­tán dan­do se­ña­les de apre­cia­ción du­ran­te 2017, por tan­to el es­ce­na­rio ma­cro se­rá dis­tin­to al de ha­ce 6 me­ses. Eso na­tu­ral­men­te lle­va­ría a pen­sar que du­ran­te el pró­xi­mo año de­bie­ran exis­tir dos ba­jas de ta­sas de 25 pun­tos ba­se ca­da una.

¿Pa­ra el pró­xi­mo no pa­ra és­te, por qué?

—Por­que es muy im­por­tan­te la sin­to­nía en­tre el BC y el mer­ca­do. Mar­cel tie­ne que ha­blar­le al mer­ca­do pri­me­ro, tie­ne que trans­mi­tir­le su visión. Creo que el ac­tual BC o sea Ro­dri­go Ver­ga­ra ha in­cor­po­ra­do me­nos la va­ria­ble internacional en el es­ce­na­rio na­cio­nal y ha­ce tres me­ses pen­sa­ba que el mun­do es­ta­ba me­jor que en mu­cho tiem­po, cuan­do la ta­sa de in­te­rés internacional es ne­ga­ti­va y eso es de mu­cha com­ple­ji­dad pa­ra la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria. El es­ce­na­rio que le va a to­car a Ma­rio es muy dis­tin­to, creo que la se­cuen­cia es que él dé a co­no­cer cuál es su visión y pos­te­rior­men­te ac­túe en ba­se a ello, más que ex­pli­que lo que es­tá ha­cien­do.

¿Ser­vi­rá de al­go una ba­ja en la ta­sa pa­ra reac­ti­var?

—El efec­to prin­ci­pal hoy es so­bre el ti­po de cam­bio y en ese sen­ti­do ayu­da a cap­tar más de­man­da mun­dial pa­ra los pro­duc­tos chi­le­nos, pe­ro no es­ta­mos ge­ne­ran­do más in­ver­sión.

“El ries­go de que nos fa­rree­mos la po­si­bi­li­dad de ser desa­rro­lla­do ha ido au­men­tan­do”.

Me­jo­res ex­pec­ta­ti­vas: “es­tá más vin­cu­la­do a las ten­den­cias in­ter­na­cio­na­les”.

“Des­pués de diez años de no ha­ber ejer­ci­ta­do el múscu­lo de las re­for­mas es­truc­tu­ra­les del cre­ci­mien­to, se es­tá atro­fia­do”.

“Des­pués del re­sul­ta­do, el pro­yec­to de la NM de­be ser de rec­ti­fi­ca­ción aun­que no es­toy se­gu­ro de que es­té en con­di­cio­nes de ha­cer­lo”.

“En un pro­yec­to don­de el cre­ci­mien­to sea lo cen­tral, es más di­fí­cil que es­tén jun­tos (DC y PC)”. Mar­cel y los desafíos de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria: “Le va a ha­cer muy bien al Ban­co Cen­tral” PRÓ­XI­MO PRE­SI­DEN­TE “Mar­cel es un pro­fe­sio­nal múl­ti­ple, un eco­no­mis­ta de pri­mer ni­vel, que pue­de en­fren­tar esos di­le­mas nue­vos”.

TA­SA DE PO­LÍ­TI­CA MO­NE­TA­RIA “Du­ran­te el pró­xi­mo año de­bie­ran exis­tir dos ba­jas de ta­sas de 25 pun­tos ba­se ca­da una”.

VISIÓN DE VER­GA­RA “Creo que el ac­tual BC o sea Ro­dri­go Ver­ga­ra ha in­cor­po­ra­do me­nos la va­ria­ble internacional en el es­ce­na­rio na­cio­nal”. PRESUPUESTO 2017 “Ha­cer más es­tí­mu­lo fis­cal con la ca­li­dad de pro­yec­tos ac­tua­les es in­con­du­cen­te, no tie­ne nin­gún sen­ti­do”. Elec­ción So­fo­fa:“Exis­te el ries­go de de­jar­se lle­var por la eu­fo­ria de Chi­le Va­mos”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.