La lec­ción de las mu­ni­ci­pa­les

Se de­ben im­ple­men­tar las tec­no­lo­gías ne­ce­sa­rias pa­ra fa­ci­li­tar el su­fra­gio. El vo­to de­be ir a la gen­te y no la gen­te al vo­to.

Pulso - - Front Page - por Luis Her­nán Bus­tos

LAS ELEC­CIO­NES mu­ni­ci­pa­les del pa­sa­do 23 de oc­tu­bre mar­ca­ron un nue­vo ré­cord de abs­ten­ción ciu­da­da­na: ape­nas un 35% del elec­to­ra­do acu­dió a vo­tar, ha­cien­do de ellas las de me­nor par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na des­de el re­torno a la de­mo­cra­cia y des­per­tan­do una vez más los an­he­los de los viu­dos del vo­to obli­ga­to­rio.

¿Pe­ro es ese el ca­mino pa­ra re­en­can­tar a los vo­tan­tes? En la so­cie­dad mo­der­na, a la que tran­si­ta Chi­le, los de­re­chos son es­pa­cios de li­ber­tad y no de obli­ga­ción. No co­rres­pon­de ti­rar las ore­jas a quie­nes no vo­ta­ron. Por el con­tra­rio, es de­ber de las au­to­ri­da­des ge­ne­rar las con­di­cio­nes pa­ra que el de­re­cho a vo­to se pue­da ejer­cer li­bre y fá­cil­men­te, eli­mi­nan­do o re­du­cien­do las ba­rre­ras pa­ra ello.

En mar­ke­ting usa­mos el tér­mino “Go to mar­ket” pa­ra se­ña­lar una orien­ta­ción al mer­ca­do que bus­ca, en­tre otras co­sas, que la pro­pues­ta es­té siem­pre ali­nea­da y dis­po­ni­ble en el ca­nal ade­cua­do.

Res­pon­dien­do a pre­gun­tas ta­les co­mo “¿qué ven­des?”, “¿quién com­pra tu pro­duc­to?”, “¿có­mo lle- gas a él o ella?” y “¿dón­de se ven­de?”, se pue­de me­jo­rar la efec­ti­vi­dad de las es­tra­te­gias de ven­ta.

Mien­tras las mar­cas han desa­rro­lla­do gran­des cam­bios e in­no­va­cio­nes en sus prác­ti­cas “Go to mar­ket”, es­pe­cí­fi­ca­men­te con in­no­va­ción en ca­na­les y el uso de me­dios di­gi­ta­les pa­ra que los bie­nes y ser­vi­cios es­tén más cer­ca, sean más opor­tu­nos y más fá­ci­les pa­ra el con­su­mi­dor, la po­lí­ti­ca se ha que­da­do atrás.

En las pa­sa­das elec­cio­nes, los que vo­ta­ron de­bie­ron des­pla­zar­se de sus ho­ga­res, de­ja­ron de ha­cer ac­ti­vi­da­des que les re­sul­tan más atrac­ti­vas, tu­vie­ron que ad­mi­nis­trar el cui­da­do del ho­gar, los ni­ños, los an­cia­nos y aque­llos que re­quie­ren cui­da­dos es­pe­cia­les y mo­vi­li­zar­se pa­ra ma­ni­fes­tar su pre­fe­ren­cia por pro­pues­tas que, en mu­chos ca­sos, no les re­sul­tan par­ti­cu­lar­men­te atrac­ti­vas.

¿Qué de­be ha­cer la au­to­ri­dad? La res­pues­ta es ob­via: im­ple­men­tar las tec­no­lo­gías ne­ce­sa­rias pa­ra fa­ci­li­tar el su­fra­gio. El vo­to de­be ir a la gen­te y no la gen­te al vo­to. Es más, el vo­to elec­tró­ni­co es una reali­dad en mu­chos paí­ses y no exis­te ra­zón al­gu­na pa­ra no im­ple­men­tar­lo, per­sis­tien­do en un sis­te­ma ab­so­lu­ta­men­te ar­cai­co y ajeno a la vi­da di­gi­tal que vi­vi­mos a dia­rio.

En Chi­le hay más de 23 mi­llo­nes de te­lé­fo­nos ce­lu­la­res ac­ti­vos. De he­cho, son más los ce­lu­la­res que las per­so­nas y nos des­ta­ca­mos por te­ner uno de los más al­tos ín­di­ces de uso de te­le­fo­nía mó­vil. Hoy, más que nun­ca, la tec­no­lo­gía es­tá pre­sen­te en la vi­da de las per­so­nas y las pan­ta­llas tác­ti­les do­mi­nan la es­ce­na tec­no­ló­gi­ca. La Bo­le­ta Úni­ca Elec­tró­ni­ca que se ocu­pa en Ar­gen­ti­na per­mi­te que el vo­tan­te una vez lle­ga­do al re­cin­to, se di­ri­ja a una pan­ta­lla, pul­se su elec­ción y de­po­si­te la im­pre­sión de su bo­le­ta en la ur­na. Es un pri­mer paso en la in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gías.

EN ES­TA­DOS UNI­DOS, un país ca­rac­te­ri­za­do por la al­ta abs­ten­ción, ya se im­ple­men­tó un sis­te­ma de vo­to au­sen­te o por co­rreo y un me­ca­nis­mo de vo­ta­ción an­ti­ci­pa­da, in­clu­so en al­gu­nos es­ta­dos sin jus­ti­fi­ca­ción, y en mu­chos ca­sos es­ta­ble­cien­do pues­tos de vo­ta­ción sa­té­li­tes res­pec­to del pun­to de vo­ta­ción cen­tral. En ese país Elec­tion Day no es un fe­ria­do y la vo­ta­ción una ac­ti­vi­dad más de un día nor­mal, aun­que las em­pre­sas dan fa­ci­li­da­des pa­ra que los em­plea­dos acu­dan a vo­tar.

Pe­ro no es só­lo eso. Los cen­tros co­mer­cia­les, los par­ques y pla­zas pú­bli­cas, los pa­seos ma­rí­ti­mos y ur­ba­nos, son tam­bién pun­tos im­por­tan­tes de vi­da ciu­da­da­na y lu­ga­res po­ten­cia­les don­de los cen­tros elec­tró­ni­cos de vo­ta­ción po­drían ins­ta­lar­se. Es­tar don­de las per­so­nas van, don­de rea­li­zan sus vi­das y pue­den al­ter­nar el vo­to, corto, sim­ple y opor­tuno, con otras ac­ti­vi­da­des pro­pias de sus vi­das acer­ca­ría a más ciu­da­da­nos a ejer­cer es­te ac­to de­mo­crá­ti­co. En de­fi­ni­ti­va, es el pro­ce­so de vo­ta­ción el que de­be ade­cuar­se a los formatos que uti­li­zan los vo­tan­tes y no al re­vés. Así, con in­ge­nio e in­for­ma­ción so­bre los há­bi­tos de con­su­mo, se pue­de in­no­var en ca­na­les, in­cre­men­tan­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na y re­du­cien­do los cos­tos y ba­rre­ras pa­ra quie­nes tie­nen me­no­res in­gre­sos o di­fi­cul­ta­des pa­ra acu­dir a las ur­nas, ha­cien­do más igual y de­mo­crá­ti­ca es­ta par­ti­ci­pa­ción.

Los triun­fa­do­res de es­tas elec­cio­nes tie­nen el de­re­cho a ce­le­brar, pe­ro se­ría pru­den­te que lo hi­cie­ran con pre­cau­ción: sus pro­pues­tas só­lo han si­do ca­pa­ces de lle­gar a muy po­cos. Es su res­pon­sa­bi­li­dad lle­var­las al vo­tan­te si quie­ren ad­qui­rir es­pa­cios ma­yo­res de le­gi­ti­mi­dad y as­pi­rar a fu­tu­ras re­elec­cio­nes. Pa­ra ello, la ca­lle y el cons­tan­te diá­lo­go ciu­da­dano re­sul­ta vi­tal. El mar­ke­ting nos di­ce “Go to mar­ket”, y en po­lí­ti­ca po­dría­mos tra­du­cir­lo co­mo: se­ño­res al­cal­des, “¡sal­gan a la ca­lle!”. Quie­nes lo hi­cie­ron, co­se­cha­ron bue­nos re­sul­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.