Am­bi­güe­dad la­bo­ral

El pri­mer dic­ta­men de la Di­rec­ción del Tra­ba­jo so­bre ser­vi­cios mí­ni­mos ra­ti­fi­ca los te­mo­res de los ex­per­tos: ha­brá una ma­yor ju­di­cia­li­za­cón.

Pulso - - Opinion -

SE­GÚN LO es­pe­ra­do, la Di­rec­ción del Tra­ba­jo (DT) ha ini­cia­do la emi­sión de dic­tá­me­nes pa­ra re­gla­men­tar la Re­for­ma La­bo­ral. El pri­me­ro de ellos re­fie­re a los ser­vi­cios mí­ni­mos. Lo pri­me­ro que se de­be ob­ser­var es el lar­go pe­río­do pa­ra la de­fi­ni­ción de es­tos, a par­tir de una pro­pues­ta del em­plea­dor, y el ci­clo de ne­go­cia­ción y ape­la­cio­nes an­te la DT. Asi­mis­mo, co­mo han sub­ra­ya­do los ex­per­tos, el dic­ta­men es res­tric­ti­vo en su in­ter­pre­ta­ción y exis­te un in­cen­ti­vo pa­ra que am­bas par­tes pue­dan ma­ni­pu­lar el sis­te­ma en fun­ción de sus pro­pios in­tere­ses. Sin em­bar­go, lo más com­ple­jo es si la en­ti­dad es­ta­tal ten­drá la ca­pa­ci­dad de re­sol­ver las con­tien­das y las dudas acer­ca de si el or­ga­nis­mo tie­ne ade­más la au­to­no­mía po­lí­ti­ca su­fi­cien­te co­mo pa­ra de­ci­dir y el ni­vel de com­pe­ten­cia téc­ni­ca pa­ra de­fi­nir ser­vi­cios mí­ni­mos en una mul­ti­tud de in­dus­trias. El pri­mer dic­ta­men de la Di­rec­ción del Tra­ba­jo cla­ra­men­te con­fir­ma los ries­gos de la fron­do­sa re­gu­la­ción que ha in­tro­du­ci­do la Re­for­ma La­bo­ral y su po­ten­cial es­tí­mu­lo a una ma­yor con­flic­ti­vi­dad la­bo­ral. Una crí­ti­ca que no só­lo vie­ne de los ex­per­tos lo­ca­les, sino tam­bién des­de el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal. En el ca­pí­tu­lo IV so­bre nues­tro país, el or­ga­nis­mo ca­li­fi­có ayer co­mo “in­cier­tas” las im­pli­can­cias que pue­de pro­du­cir la Re­for­ma La­bo­ral en la eco­no­mía lo­cal, co­mo efec­to de sus “am­bi­güe­da­des le­ga­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.