El panorama so­cio­eco­nó­mi­co y las AFP

Al­gu­nos pro­po­nen un fon­do co­mún so­li­da­rio, pe­ro di­cha ini­cia­ti­va, en su ver­sión más ex­tre­ma, con­lle­va em­bar­gar los fon­dos de quie­nes han he­cho es­fuer­zos pa­ra aho­rrar.

Pulso - - Opinion - —por AR­CA­DIO CER­DA URRU­TIA— El au­tor es de­cano Fa­cul­tad de Eco­no­mía y Ne­go­cios Uni­ver­si­dad de Tal­ca.

LA PRE­SI­DEN­TA Ba­che­let anun­ció un au­men­to del 10% en la Pensión Bá­si­ca y el aporte pre­vi­sio­nal so­li­da­rio, a par­tir del 1 de enero del pró­xi­mo año, lo que en tér­mi­nos ge­ne­ra­les re­pre­sen­ta­ría unos $10 mil pe­sos adi­cio­na­les pa­ra sus be­ne­fi­cia­dos. A pe­sar de que di­cho mon­to no re­suel­ve el pro­ble­ma pa­ra al­gu­nos ju­bi­la­dos, es un avan­ce pa­ra per­so­nas cu­yas pen­sio­nes son mí­ni­mas.

Por otro la­do, la con­tro­ver­sia de las pen­sio­nes ba­jas es trans­ver­sal y es una preocupación pa­ra la ma­yo­ría de los chi­le­nos, lo cual es el re­sul­ta­do no só­lo del sis­te­ma de AFP sino tam­bién de una se­rie de fac­to­res re­la­cio­na­dos, que afec­tan sus re­sul­ta­dos y ca­pa­ci­dad de res­pon­der a las ne­ce­si­da­des de los chi­le­nos.

En­tre los fac­to­res que de­ter­mi­nan las ba­jas pen­sio­nes, que du­ran­te 2015 en pro­me­dio al­can­za­ron ape­nas $260.834, se in­clu­yen los po­cos años que co­ti­zan las per­so­nas, sa­la­rios ba­jos e ines­ta­bi­li­dad del mer­ca­do la­bo­ral, ba­jas ta­sas de in­te­rés en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, ines­ta­bi­li­dad de los mer­ca­dos, ma­yor ex­pec­ta­ti­va de vi­da, y al­tas co­mi­sio­nes de al­gu­nas AFP.

Un es­tu­dio de la Aso­cia­ción de AFP mues­tra que so­bre 50% de los ju­bi­la­dos en 2015 aho­rró por me­nos de quin­ce años; sin lu­gar a dudas, la ca­pi­ta­li­za­ción que di­chas per­so­nas ge­ne­ran ter­mi­na­rá sien­do in­su­fi­cien­te pa­ra po­der cu­brir sus ne­ce­si­da­des. Es­to se pue­de ex­pli­car por dos ra­zo­nes. Por un la­do, la ro­ta­ción en el

per se,

¿Qué ha pa­sa­do? Un con­jun­to de ra­zo­nes eco­nó­mi­cas y so­cia­les ha con­du­ci­do a que las pen­sio­nes que otor­gan las AFP hoy sean ba­jas.

¿Có­mo reac­cio­nar? Las au­to­ri­da­des de­ben es­tar dis­pues­tas a im­pul­sar me­di­das que ten­gan aso­cia­dos cos­tos po­lí­ti­cos a cor­to pla­zo.

¿Cuál es la con­se­cuen­cia? Las au­to­ri­da­des, en­tre otras de­ci­sio­nes, tie­nen que im­pul­sar la co­ti­za­ción obli­ga­to­ria de los tra­ba­ja­do­res in­de­pen­dien­tes y a ho­no­ra­rios. que ello sig­ni­fi­ca re­du­cir los in­gre­sos ac­tua­les.

Ade­más, las ex­pec­ta­ti­vas de vi­da en Chi­le ha ido au­men­tan­do, lo que vuelve ne­ce­sa­rio que pa­ra te­ner una pensión mí­ni­ma de­co­ro­sa las per­so­nas ne­ce­si­tan co­ti­zar más y más tiem­po. Es­to en ge­ne­ral no ocu­rre, sal­vo en los gru­pos más aco­mo­da­dos, que han te­ni­do la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar aho­rro pre­vi­sio­nal vo­lun­ta­rio (APV) adi­cio­nal. Otro fac­tor, ya más es­truc­tu­ral, es que con el tiem­po las ta­sas de in­te­rés a ni­vel mun­dial se han ido re­du­cien­do, lo que ha­ce que la ren­ta­bi­li­dad de los fon­dos dis­mi­nu­ya, ha­cien­do aún más ba­jas las ju­bi­la­cio­nes.

Al­gu­nos pro­po­nen un fon­do co­mún so­li­da­rio, pe­ro di­cha pro­pues­ta, en su ver­sión más ex­tre­ma, con­lle­va em­bar­gar los fon­dos de quie­nes han rea­li­za­do es­fuer­zos se­rios de aho­rro pa­ra la ve­jez, lo que sin lu­gar a du­da se­ría in­jus­to. Una de las al­ter­na­ti­vas más via­bles es au­men­tar el mon­to de las co­ti­za­cio­nes in­di­vi­dua­les y obli­gar a co­ti­zar a los tra­ba­ja­do­res a ho­no­ra­rios o cuen­ta pro­pia, con el con­se­cuen­te cos­to po­lí­ti­co de re­du­cir los in­gre­sos de las per­so­nas en el cor­to pla­zo. Es­ta es la úni­ca ma­ne­ra de me­jo­rar las ju­bi­la­cio­nes. In­de­pen­dien­te­men­te de es­tas pro­pues­tas, las AFP de­be­rían ser, al me­nos par­cial­men­te, so­li­da­rias en las pér­di­das que su­fren las per­so­nas cuan­do las in­ver­sio­nes ren­tan po­co o ne­ga­ti­va­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.